FUENLABRADA, según Catastro, a 1.1.2015 por tamaño y fecha

tabla-fuenlabrada-2-121996e-314dadtaman%cc%83o-edificaciontabla-fuenlabrada-edadtaman%cc%83o-edificacion

Estos gráficos representan el Parque Residencial de FUENLABRADA, Madrid.

Son los Bienes Inmuebles, de uso VIVIENDA, matriculados a 1.1.2015, clasificados por tamaño y fecha de inscripción.

Cada barra horizontal representa una década, la inferior es la más reciente (2010-2014), y la superior la más antigua (<1960).

Cada color es un tamaño, del más cálido (<60 m2) al más frío (>180 m2).

La barra inferior (DELVI) representa el cálculo hecho desde Otropunto de la Demanda Latente de Vivienda (la demanda latente se configura por las personas que no tienen vivienda y que por su perfil sociológico (edad) y socioeconómico (no están en desempleo) son potenciales compradores). Es una estimación del número máximo de vivienda que constituye la demanda encubierta de una zona y se basa en las personas con el perfil de los actuales compradores de vivienda pero que todavía no han constituido un hogar.

fuenlabrada-delvifuenlabrada-piramidetabla-fuenlabradafuenlabrada-catastro-2014-2016fuenlabrada-inefuenlabrada-alquiler

Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


fuenlabrada-ge3Fuenlabrada es un municipio español de 39,49 km2 en la Comunidad de Madrid, y una villa de dicho municipio, capital del mismo, situada al sur de Madrid, en el borde externo del área metropolitana de la capital y la villa dista unos 17 km (22.5 km por carretera) de la capital de España.

El municipio de Fuenlabrada se localiza en el segundo anillo de la corona sur metropolitana de la Comunidad de Madrid, queda por fuera de la M‐50. Limita al norte con los municipios de Leganés y Getafe, por el sur con los de Parla y Humanes de Madrid, al este linda con Pinto y al oeste con el municipio de Móstoles. El municipio es atravesado por la autopista R‐5 al oeste, por la carretera de Toledo al este, por el centro del municipio y el casco urbano, la antigua carretera de Humanes y la línea de tren de Cercanías C‐5.

Fuenlabrada ofrece un aspecto típico de campiña, con un relieve suave, sin accidentes topográficos destacables, y sólo alterado por el ligero encajamiento del Arroyo de Valdeserranos y por la presencia del Cerro de la Alcantueña, principal hito geomorfológico de la comarca, y cota más alta del municipio con 681 m., estando la menor en 617 m. al norte de la Alcantueña, en el punto donde el arroyo del Culebro abandona el término de Fuenlabrada.

El nombre de Fuenlabrada probablemente viene de Fuente Labrada según consta en las Relaciones topográficas de Felipe II. Loranca, fue una de las aldeas precursoras de Fuenlabrada junto a la de Fregacedos hacia el siglo XII. El origen del núcleo de Fuenlabrada data del siglo XII cuando un grupo de familias dedicadas a la agricultura se asienta en la zona, fruto de las repoblaciones que en ese siglo hacían los reyes castellanos. Pero no será hasta el siglo XVI cuando aparezca en un documento escrito.  Hasta la segunda mitad del siglo XX la ciudad de Fuenlabrada no era más que un pequeño pueblo de carácter rural lejano a la ciudad de Madrid. Con el fuerte crecimiento demográfico el pueblo de Fuenlabrada pasa a convertirse en una ciudad de la periferia de Madrid.

Es una de las principales ciudades del área metropolitana de Madrid, en la que priman la industria y el sector servicios. Es uno de los municipios con una población más joven en todo el territorio nacional. Esto se debe a un proceso migratorio producido en los años 80′, y la llegada de muchos jóvenes que buscaban vivienda, siendo así también la ciudad muy castigada por la especulación inmobiliaria. 

mapa-fuenlabrada

Curiosamente, sin ser en origen una ciudad amurallada, la ciudad de Fuenlabrada sigue una estructura de crecimiento apoyada en varios anillos concéntricos que se han ido completando a medida que la ciudad crecía, tomando como centro el casco histórico y como radios los antiguos caminos o cañadas que servían de conexión con las poblaciones cercanas (Móstoles, Humanes, Leganés, Parla, Getafe) y que aún hoy son ejes estructurantes de la trama urbana de la ciudad. Esta clara estructura radial y concéntrica, se vio alterada a finales del siglo XIX con la construcción de la línea férrea que unía Madrid‐Torrijos que atraviesa el casco urbano de norte a sur partiendo el municipio en dos partes. En la actualidad la línea de cercanías que pasa por estas vías es una de las principales conexiones, junto a MetroSur, de transporte público delmunicipio con los municipios del entorno y con la ciudad de Madrid.

Hasta los años 60′ Fuenlabrada tiene la morfología y estructura urbana de un pueblo rural: manzana cerrada y vivienda entre medianerías con grandes patios para usos agrícolas. El núcleo histórico en la actualidad coincide con el denominado Casco Urbano, y se localiza en el cruce de las carreteras Móstoles-Pinto y Leganés-Humanes. Se trata de un núcleo típicamente rural, que se ha beneficiado de dicha accesibilidad y de la proximidad de la línea del ferrocarril. Estructura y morfología responden a manzanas cerradas y a casas bajas de 1 o 2 alturas entre medianerías, que dan lugar a calles estrechas y frecuentemente congestionadas por el tráfico. Las viejas edificaciones, al perder su utilidad agrícola, han sido en parte demolidas y sustituidas por otras construcciones, que han roto en buena parte del casco histórico con el espacio original. Los usos de la edificación son residenciales, aunque se suceden los comercios en las plantas bajas de las calles más transitadas del centro urbano.

El eje vertebrador es el antiguo camino de Móstoles a Pinto, que de este a oeste cruzaba el pueblo por la mitad. Aquí se encuentran los edificios históricos, como la Iglesia y el Ayuntamiento, así como un buen número de comercios que reflejan el carácter de paso que la calle tenía y sigue teniendo en relación a la ubicación aquí de buena parte de los servicios municipales.

Fuenlabrada 3d.jpg

Los primeros ensanches, construidos a finales de los años 60′ y primeros 70′, presentan un desarrollo a lo largo dos ejes, esteo-este y norte-sur, en un crecimiento lineal que articulará posteriores asentamientos. El primero tiende a unir la localidad de Móstoles al oeste, con el importante núcleo industrial situado al este del término municipal (en el cruce con la autovía de Toledo). El segundo Fuenlabrada con Madrid, crecimiento que se ve frenado por la proximidad del límite administrativo de Leganés. Las edificaciones se sitúan de forma dispersa rodeando el casco histórico, en colonias y promociones donde predomina la edificación abierta y la vivienda en bloques que no sobrepasan los 4 pisos de altura.
1. Distrito Centro: delimitado por la primera ronda incorpora el viejo casco urbano y el primer crecimiento o ensanche. Tiene una superficie de 122 ha. Se articula en tomo a dos calles, una de dirección oeste-este que recibe diversos nombres en cada uno de sus tramos (calle de Móstoles, de la Iglesia y de la Constitución) y otra de dirección norte-sur con las denominaciones de Luis Sauquillo y Leganés. La vía del ferrocarril divide el distrito en dos, dejando dos barrios al otro lado de la traza, Belén y Nuevo Centro, que se continúan en los distritos periféricos. La estación principal de ferrocarril se incluye también en el distrito y vinculándose a ésta, el que se apunta como nuevo centro de la ciudad, el Nuevo Centro CAESI. La línea del ferrocarril que atraviesa de norte a sur Fuenlabrada tiene un considerable efecto barrera no  sólo en el distrito central sino también en la comunicación del resto de la ciudad. Sin embargo como contrapartida éste canaliza hoy buena parte de los desplazamientos que hacen los residentes que trabajan en Madrid. Puede señalarse finalmente que es éste el espacio más heterogéneo de Fuenlabrada. Consta de 6 barrios: Casco Urbano, Polvoranca, Belén, Nuevo Centro, San Esteban y El Pinar.
B) Distritos periféricos
Se localizan en tomo a la primera ronda de circunvalación y ocupan las tres cuartas partes de la superficie urbana de Fuenlabrada. Estos han sido el resultado del crecimiento residencial de los 70′ y 80′, constituyendo hoy los ensanches más recientes. La morfología urbana responde a una edificación abierta formadas por bloques de disposición variable en unos casos y adoptando formas más regulares en otros. Es precisamente la disposición más irregular la que da lugar a un sistema de plazas y espacios abiertos poco estructurados.
La tipología edificatoria es bastante homogénea y se configura dentro de una oferta de vivienda barata, aunque dentro de la misma se advierten diferencias (calidad de los materiales empleados, aprovechamiento del espacio construido, etc). Estas peculiaridades de la edificación traducen de alguna manera la diferenciación del espacio social.
La edificación de bloques repite indefinidamente los mismos modelos: edificios de formas regulares (H, T u otras), exentos o adosados por agregación simple, en hilera o en dientes de sierra. Las alturas varian entre las 4 y 9 plantas, con 4 viviendas por piso. Las promociones inmobiliarias se identifican muy fácilmente en la localidad por el tipo de construcción, que por otro lado destaca más por lo repetitivo que por la variedad. Con el objetivo de romper con esta uniformidad el Plan General planteaba introducir una mayor variedad tipológica, cuyo fin era el relleno de los solares y espacios libres en el interior de la ciudad y en los bordes del núcleo urbano, así como la elevación del nivel socioeconómico a partir de la incorporación de residentes con mayores niveles de renta.
La superficie de los ensanches, que actualmente constituyen los distritos periféricos del municipio, es a comienzos de 1989 de 494 ha.
2. Distrito Norte: su superficie es de 115 ha. Sus viarios principales son la calle de Leganés que cruza el distrito de norte a sur y la Avenida de la Hispanidad de oeste a este. Sus límites son al sur el distrito centro y al oeste la vía del ferrocarril. Son 3 los barrios: San Gregorio, La Cueva y La Avanzada. 
3. Distrito Noroeste: tiene una superficie de 156 h. Sus viarios principales son la calle de Móstoles, que la separa del Distrito Oeste, y las Avenidas de España y las Provincias. El distrito tiene también como límite al este del mismo el ferrocarril. Son 3 sus barrios: El Camino, El Naranjo y La Serna.
4. Distrito Oeste: la superficie es de 130 ha. Sus principales viarios son dos grandes avenidas, la de Europa y Francia, y la calle de Móstoles que lo separa del Distrito Noroeste. Tiene como límites la vía del ferrocarril al sur y los barros de Belén y Nuevo Centro al este. Consta de 2 barrios: El Molino y Europa.
5. Distrito Sur: la superficie es de 93 ha. Es el distrito más pequeño en extensión y población, y se articula en relación a dos importantes viarios: la Calle Luis Sauquillo, salida de Fuenlabrada hacia Humanes de Madrid y conexión de la zona industrial de la Estación, y la calle de Extremadura, que la separa por el norte del distrito Centro. Son 2 los barrios: La Fuente y El Arroyo
El otro gran núcleo residencial es Fuenlabrada Oeste, de reducidas dimensiones con respecto a Fuenlabrada Centro; solamente 22,6 hectáreas de superficie y una población de 1054 habitantes. Este espacio se encuentra más cerca del núcleo de Móstoles que de Fuenlabrada. Consta de 2 barrios: Nuevo Versalles y Parque Miraflores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La problemática del crecimiento urbano de Fuenlabrada había sido abordada por las sucesivas corporaciones locales, y en esta línea se inscriben las directrices reguladoras de usos y edificación adoptadas en el viejo Plan General de Ordenación Urbana del año 1986. Hasta el año 1977, el único instrumento urbanístico utilizado para legalizar la transformación de suelo rústico en urbano fue la concesión de licencias de construcción, siendo el único requisito para edificar el ser propietario de la parcela o solar donde se iba a realizar la operación. En este año Fuenlabrada aprobaba unas Normas Complementarias y Subsidiarias de Planeamiento, normativa que trata de encauzar el crecimiento anárquico de la concentración residencial-industrial que venía produciéndose por entonces. Los resultados serán muy pobres, pues la situaciór viene condicionada por el elevado número de licencias de construcción que ya habían sido concedidas.

El anterior PGOU de Fuenlabrada se inicia en 1979 con los trabajos de información urbanística y diagnóstico, finalizando esta primera etapa en 1982 cuando se acabó el Avance del mismo. Se destacaba en éste la complejidad de las soluciones de cientos de problemas, recomendándose que no  se procediera a la rápida redacción definitiva del Plan. Este se encuadraba dentro de las Directrices de Planeamiento Territorial Urbanístico para la Revisión de los Planes Generales de los términos municipales de Alcalá de Henares Fuenlabrada. Móstoles y Parla , que trataban de concretar los aspectos ya desarrollados en las Directrices de Planeamiento para el Area Metropolitana Institucional.

En este documento se insistía en los déficits de urbanización, infraestructura y equipamientos de estas localidades, y se apostaba por la necesidad de la inversión pública. Se señalaba que desde el Planeamiento, en los municipios de la Zona Suroeste-1 se debería atender los siguientes cinco aspectos en el marco de las directrices generales:

a) Reestructurar y equilibrar la zona, dotándola por un lado de una estructura comarcal con mayor grado de autosuficiencia, contemplando al mismo tiempo, su relación con las áreas geográficas más al sur.

b) Desaconsejar un mayor crecimiento urbano a estos municipios, orientando el desarrollo de modo que permita reequipar y completar la trama urbana existente actualmente.

c) Preservar los terrenos agrícolas de calidad, tanto de secano como de regadío, del desarrollo urbano (residencial e industrial).

d) Potenciar la implantación industrial en polígonos ya consolidados, bien comunicados, que ayuden a completar la estructura urbana, fomentando las  implantaciones de pequeñas y medianas industrias.

e) Impulsar la localización de actividad terciaria en los centros urbanos, y especialmente en las áreas en torno a las estacioies ferroviarias.

Tomando como punto de partida el Avance de 1982, y una vez contrastada la viabilidad económica y su adecuación, el Plan se formuló y se redactó. Este sería aprobado 4 años más tarde, en febrero de 1986, tratando de encauzar los compromisos y expectativas del Ayuntamiento para acabar de estructurar Fuenlabrada, en unos momentos particularmente difíciles. El Plan comprendía los siguientes documentos: memoria, anexos a la memoria (población-vivienda, estructura urbanística, políticas sectoriales y breve estudio sobre la viabilidad de un nuevo centro urbano), normas urbanísticas, prograna de actuación y estudio económico financiero y planos, desarrollándose éste mediante los instrumentos de planificación, gestión y ejecución previsto en la Ley del Suelo (Programas de Actuación Urbanística, Planes Parciales, Planes Especiales, Estudios de Detalle y Ordenanzas).

El PGOU de Fuenlabrada desarrollaba en el municipio los objetivos que con carácter general señalaban las Directrices, y en su declaración de intenciones señala la necesidad de mejorar la situación metropolitana de la zona sur, completar la ciudad, y actuar positivamente sobre los recursos básicos del municipio.

La plasmación concreta podría verse en función de 3 grandes objetivos y propuestas:

1.- Inserción de Fuenlabrada en la Comarca Sur del Area Metropolitana de Madrid: se pretendía potenciar la estructura interna de esta comarca, con una personalidad que venía caracterizada por la localización de los sectores sociales de rentas más bajas y el importante crecimiento urbano e industrial durante los últimos años. Se trataba también de mejorar las relaciones con el Centro, mediante la inserción de la localidad en el sistema de comunicaciones y transporte metropolitano.

2.- Creación de nuevos centros urbanos que articulen la nueva ciudad: se planteaba por un lado la creación de un nuevo área de centralidad local en tomo a la estación de ferrocarril, el llamado Centro-CAESI, donde se dispondrán los nuevos usos de centralidad de rango ciudad: actividades institucionales, comerciales, terciario, asistenciales y equipamientos, que aparecenan vinculadas a este importante intercambiador de transportes. Y por otro, un sistema de centros urbanos de segundo orden en los distintos distritos de la ciudad, lo que permitiría dar vida a los barrios que los integran.

3.- Potenciación del eje este-oeste: mejorar la conexión entre los 3 grandes vías de penetración a Madrid (N-IV, N-401 y N-V) y las zonas industriales de Móstoles, Fuenlabrada y Pinto y Valdemoro, pretendiéndose que sea un importante eje de actividad económica y marco del empleo en la zona.

La filosofía que impregnaba todo el reglamento se resumía en la idea de racionalizar el crecimiento de una ciudad que, a finales de los años 70′, era modelo de especulación del suelo en los municipios de la periferia madrileña.

pgou 1986 clasificacion suelo.jpg

El Plan hacía una regulación del suelo acorde con la nueva política urbanística del Ayuntamiento, calilicándose éste en las diferentes categorías contempladas en la Ley. Se distinguía un Suelo Urbano de carácter residencial (582 ha en Fuenlabrada Centro y 22,6 ha en la Zona Oeste). Dentro de éste puede señalarse un suelo consolidado que ya no precisaba planeamiento, y que vendría dado por todo lo construido hasta mediados de los años 80′, y un suelo vacante. En este último se distinguen a su vez unas actuaciones ya comprometidas (sobre todo en los barrios de la Serna y en Europa, donde se concretaban más de la mitad), y en distinto grado de consolidación y pendiente de desarrollo. Finalmente, la regulación del suelo urbano contemplaba también diferentes grados de consolidación: edificación colectiva entre medianerías, edificación colectiva en bloque abierto y edificación unifamiliar (grados 1, 2 y 3 respectivamente). Con respecto al Suelo Urbanizable No Programado (207, 1 ha en el término municipal), se contemplaba éste en el sur del núcleo urbano (barrios del El Arroyo y La Fuente) y en la Zona Oeste. A su vez se concretó un suelo de uso mixto, residencial-industrial (29 ha en Fuenlabrada Oeste).

Con respecto al Suelo Urbano Residencial habría que destacar un conjunto de actuaciones como resultado de las directrices contempladas en el Plan. Destacamos entre las llevadas a cabo en la segunda mitad de los años 80′ y primeros 90′, el relleno de numerosos solares dentro de la trama urbana, mediante la adopción de tipologías edificatorias  similares a las existentes (bloques de pisos), aunque introduciendo una menor altura y prestando mayor atención a su relación con alineaciones y linderos.

También se introducían nuevas tipologías de edificación, en espacios de tamaño suficiente como para producir una modificación de carácter morfológico, como era el caso de las viviendas unifamiliares, auténtica novedad en estos últimos años.

El conjunto de las nuevas edificaciones construidas obedecía a dos claras tipologías: bloque de varias alturas en manzana abierta y vivienda unifamiliar. Estas se encuentran repartidas de forma irregular, aunque se localizan sobre todo en los barrios situados al norte de la ciudad. Referentes los tenemos en La Serna, Europa, La Cueva. Otras actuaciones son más concretas, en barrios como Casco Urbano, donde estas viviendas vienen a rellenar solares.

A su vez se ha potenciado la urbanización del municipio, haciéndose una clara definición de la trama viaria y de los espacios públicos.

Se han creado nuevos equipamientos y zonas verdes que han permitido una mayor habitabilidad social del espacio urbano; parques hoy ocupan los espacios libres que habían quedado entre las diferentes promociones inmobiliarias. Todo ello ha posibilitado canalizar de una forma más racional el crecimiento urbano y demográfico actual, que aunque a unos ritmos más lentos que en la etapa precedente hoy sigue produciéndose.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por lo que respecta al Suelo Urbanizable No Programado, habría que señalar que éste se dimensionó en exceso, pues en su momento se estableció en función de unas expectativas de crecimiento demográfico y de vivienda que se tenían por entonces y que no se han cumplido. Buena muestra es la población que se estimó por entonces, cifrada en 198.963 habitantes para el año 1993, cuando sólo se ha llegado a 155.168, unos cuarenta mil menos. El suelo previsto en barrios como El Arroyo y La Fuente no se ha ocupado, y con respecto a Fuenlabrada Oeste, el otro gran espacio en el que se preveía este tipo de suelo, no ha tenido ningún tipo de crecimiento por lo problemático de las actuaciones pasadas (en el contexto de un conocido “affaire inmobiliario”). En 1993 y después del derribo de las edificaciones no terminadas de Nuevo Versalles, se está potenciando desde instancias regionales y locales una gran actuación urbanística, que de llevarse a cabo podría repercutir positivamente en la zona. Sobre este espacio se contempla la creación de Loranca Ciudad-Jardín, barrio residencial que según proyecto supondrá 7.000 nuevas viviendas unifamiliares y colectivas. Se ha constituido al efecto un consorcio integrado por el Instituto de la Vivienda de  Madrid (IVIMA) y por el Ayuntamiento de Fuerlabrada.

Fuenlabrada GE8.jpgHaciendo una valoración de los objetivos del Plan en función de lo conseguido, habría que poner en el haber la mejora del espacio urbano y la creación de nuevos centros, conjunto de actuaciones que han favorecido la habitabilidad de la localidad y han ayudado en definitiva a “crear ciudad”. Y en el debe la terminación de lo programado en el nuevo Centro- CAESI y la creación de empleo; esto último en relación al desarrollo de actividades terciarias de ámbito local, no con siguiéndose romper con el desequilibrio población-empleo que viene teniendo desde hace años. Desde 1992 y coincidiendo con la crisis, tal como posteriormente detallaremos, también se produce una importante pérdida de empleo en el sector de naves industriales de Fuenlabrada.

El nuevo espacio edificado y sus implicaciones en el esuacio social: Entonces se estaba generando una dinámica de crecimiento urbano diferente, en relación a los cambios introducidos en la morfología del espacio edificado y concretados en los nuevos tipos de edificación. Ello puede tener a medio plazo una clara implicación en la elevación del nivel socioeconómico. Estas nuevas construcciones atienden las necesidades de alojamiento y al mismo tiempo revalorizan el conjunto de la ciudad, diversificando y enriqueciendo la uniforme oferta inmobiliaria realizada en el pasado, tratando de cubrir igualmente las nuevas demandas de vivienda. El gran reto para el futuro es  solucionar las necesidades de alojamiento de una población joven en crecimiento, para que no tenga que emigrar como sus padres, ayudando así a la integración social y espacial de sus ciudadanos.

Son numerosos los edificios que se están construyendo a finales de los años 80′ y principios de los 90′, obedeciendo muchos de éstos a nuevas tipologías de edificación. El Plan General planteaba como principal problema de la vivienda de cara al futuro, la necesidad de conectar en cada momento con la demanda metropolitana. Y es precisamente la diversificación de la demanda la que ha permitido variar al menos una parte de la oferta local. Son las viviendas unifamiliares, y dentro de éstas las colonias de adosados, los grandes protagonistas de buena parte de los núcleos metropolitanos madrileños y del crecimiento de Fuenlabrada a comienzos de los años 90′. Esta novedad constructiva rompe en la ciudad con la monotonía de los bloques abiertos y puede ser determinante en la elevación del nivel socioeconómico de la zona en la que se asientan.

Al inicio de los años 60′ Fuenlabrada todavía conserva el carácter rural, teniendo como principal actividad económica la agricultura. A lo largo de esta década se instalaron las primeras fábricas junto al núcleo urbano y los principales viarios de comunicación: carretera de Fuenlabrada a Humanes, a Móstoles, a Leganés y a Pinto, y cruce de la carretera de Madrid a Toledo con la comarcal Móstoles-Pinto (actual M-506). Desde un principio se caracteriza el municipio por el reducido tamaño de los establecimientos industriales y la dispersión de los mismos, que siguen las vías de comunicación antes señaladas.

En 1975 de los 335 existentes solo 112 se encuentran en el casco urbano, estando el resto distribuido por todo el término, formando pequeñas concentraciones industriales. Se adviene también desde un primer momento la especialización en algunas ramas de actividad: minerales no metálicos con mas de 150 establecimientos y madera con más de 100. En éstas Fuenlabrada ocupa el primer lugar entre los pueblos de la provincia fuera del Area Metropolitana. Otras actividades como metalúrgica básica y química también están representadas, aunque en menor número y proporción. Todavía hoy quedan algunos de los primeros establecimientos de los años 60′,  39 en concreto en 1992, lo que supone un 4,16% de los existentes, edificación, lo que fue aprovechado por los promotores de la zona para obtener cuantiosos beneficios con la transformación del suelo rural en urbano e industrial.

Fuenlabrada GE7.jpgSe concreta en esos momentos una gran operación inmobiliaria industrial que prefigurará el gran crecimiento posterior de la Zona Industrial Este de Fuenlabrada. Se trata de la creación del polígono Cobo Calleja, donde ya se asentaban algunos establecimientos, en el cruce de la carretera de Móstoles a Pinto con la de Toledo. Este presentaba una serie de ventajas para la localización de empresas industriales. Y entre éstas sus notables dimensiones, la cercanía y accesibilidad a Madrid (carretera de Toledo), el aprovechamiento íntegro del suelo ocupado y la ya citada ausencia de controles administrativos. Todo ello favoreció que un gran número de empresas vinieran hasta aquí, como altenativa a la implantación en el Area Metropolitana administrativa. La más importante manifestación de la transformación industrial ha sido el aumento de suelo industrial, del número de naves y del empleo. El primero, llega a mediados de los años 70′ a las 106 hectáreas, el segundo a los 335 establecimientos, y el tercero presenta la cuarta tasa de crecimiento anual de los municipios madrileños. Con un 6,9% anual se sitúa por detrás de los municipios de Leganés, Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares (COPLACO 1978).

El primer gran crecimiento industrial en el municipio tiene lugar a partir de la segunda mitad de los años 60′, reforzándose en los primeros 70′. Desde 1968 se han producido 3 actuaciones a nivel regional que han influido fuertemente en este desarrollo, tanto en la ordenación de la industria existente como en el agotamiento y el encarecimiento de suelo industrial. “Por un lado, se paralizaron casi totalmente los Planes Generales, y por otro, se reforzó extraordinariamente y eficazmente el control ejercido en toda operación de traslado, ampliación y nueva instalación de industria dentro del Área Metropolitana. La tercera causa fue la aprobación de las Ordenanzas Municipales, aprobadas por el Área Metropolitana en febrero de 1972”. Por estas causas un cierto número de industrias prefirieron trasladarse o instalarse en municipios exteriores del Area Metropolitana de Madrid, entre los que se incluía Fuenlabrada. El municipio carece por entonces de cualquier tipo de planeamiento urbanístico, por lo que la implantación industrial tiene un carácter arbitrario y una dispersa plasmación en el territorio. En estos momentos Fuenlabrada no dispone ni de Normas Subsidiarias ni de Plan General, siendo el suelo ocupado solamente con el requisito de una licencia municipal. Al no existir una modificación legal del suelo la corporación local comprometió un elevado número de licencias para

La consolidación de Fuenlabrada como municipio industrial se continúa en la segunda mitad de los años 70′, y coincide con la crisis económica que afecta de forma importante a la industria madrileña.

Los cierres y reconversiones de empresas afectaban por entonces a otros espacios, especialmente de la denominada “gran fábrica del sur madrileño” con barrios como Villaverde en la capital y municipios como Getafe, situados en el sur de Madrid y de la primera corona metropolitana respectivamente.

Nuestro municipio experimenta sin embargo por entonces un importante crecimiento, desarrollando los sectores productivos de primera implantación: transformados metálicos y madera y mueble fundamentalmente. Ello ligado en buena parte a la consolidación de un tejido productivo formado por pequeñas y medianas empresas, que encuentra en la promoción industrial existente en estos momentos el caldo de cultivo propicio para su desarrollo. Durante estos años el más importante foco de crecimiento se encuentra en la Zona Este del término municipal, junto a la carretera de Toledo, dónde se consolidan polígonos como Cobo Calleja o La Robla-Toreno por citar dos de los ejemplos más significativos. En 1980 se encuentran en Fuenlabrada 687 establecimientos, incluidos los sectores no industriales, y 9.324 empleos, produciéndose igualmente un importante incremento de la superficie ocupada por parcelas con edificación, que pasa de 90 a 359 hectáreas entre 1973 y 1984.

Se ha hablado mucho de los orígenes de estos tejidos  productivos metropolitanos aludiéndose por u ri lado al traslado de los establecimientos industriales desde el interior de las ciudades hacia el exterior de las mismas, como consecuencia de una serie de externalidades negativas en el primero de los casos y positivas en el segundo (factores de expulsión y atracción), y por otro a la descentralización productiva de la gran empresa.

Una de las preguntas de nuestra encuesta, que en otro apanado comentaremos, trataba de concretar estos aspectos en el conjunto de los establecimientos industriales de más de treinta trabajadores.

Se quería diferenciar primeramente la primera implantación de las relocalizaciones desde otros lugares de Madrid o del resto de España.

El traslado tuvo como causa principal el crecimiento de la empresa y la necesidad de disponer de espacios más grandes para la producción, aunque en dos casos, relativos a fundiciones, fueron expulsadas del centro de la ciudad por contaminación. Factores de peso a la hora de venirse aquí fueron la proximidad a la capital, los precios del suelo y la disponibilidad de naves en alquiler en la zona. Para las empresas que se crearon expresamente en Fuenlabrada, la mayor parte de éstas a finales de los años setenta, los elementos más valorados fueron sobre todo los asequibles precios de suelo y de nave industrial, lo que facilitó su compra o su alquiler.

Tanto las que se trasladaron como las que se crearon aquí se encuadran indistintamente en los diferentes sectores industriales representativos de Fuenlabrada, no apreciando regularidades que nos permitan diferenciar relocalizaciones de primera implantación.

En cuanto a los lugares de origen de las empresas que se trasladaron hasta Fuenlabrada, 10 fueron desde la capital (la mayor parte de éstas desde la zona suroeste: zona de Embajadores, Pase0 de Extremadura y barrio de Carabanchel), 4 desde otras provincias (Asturias, Barcelona, Valencia y Toledo), y 3 de otros pueblos del Area Metropolitana de Madrid (2 de Leganés y 1 de Getafe). Casi todas ella sse instalaron en la localidad entre los años 1975 y 1983 (14 de las 17 cambiaron de lugar por entonces). En 12 de los casos se trasladó toda la empresa, mientras que en los otros 5 se ha mantenido la sede social o una delegación comercial en el lugar de  procedencia, especialmente cuando se ha venido de la capital. Por último, la mayoría de estas empresas integran las labores de producción con las de administración y gestión dentro del propio establecimiento.

Con los datos hasta ahora obtenidos no podemos hablar tan claramente en términos de descentralización productiva, al menos al referimos a los grandes establecimientos por volumen de empleo que son los objeto de nuestro estudio. Predomina más aquí la deslocalización desde otras zonas de España y sobre todo de la región madrileña, lo que se explica por las importantes ventajas comparativas que ofrece Fuenlabrada dentro del conjunto metropolitano. Todo ello nos habla de un espacio industrial que atrae precisamente por su situación en la región, medida en proximidad a Madrid, accesibilidad de la mano de obra empleada, conocimiento y tradición industrial de la zona; conjunto de factores más valorados en nuestra encuesta.

El Desarrollo y consolidación del tejido industrial (1981-1990). El primer gran crecimiento industrial que se procujo durante los años 70′ se ha mantenido en los 80′, por lo que no puede hablarse en 1990 de una zona industrial en crisis, cuando en ésta se han creado más establecimientos y empleos a lo largo de la década. La competencia de espacios más periféricos de la zona suroeste no parece haber frenado el desarrollo del tejido productivo en naves industriales, y muy al contrario nos hace pensar que estos espacios son lugares atractivos para el tipo de establecimiento que tradicionalmente ha venido instalándose aquí. Y ello a pesar de la alta mortalidad empresarial que aquí se produce, lo que ha sido reflejado en diferentes estudios sobre el distrito industrial del suroeste metropolitano.

La consolidación de este tejido productivo puede entenderse y explicarse a través de la significaci6n de una serie de variables básicas, que han configurado el espacio industrial a lo largo de estos años: establecimientos, empleo, oferta y grado de ocupación del suelo industrial, tipo de naves, infraestructuras y equipamientos, y planeamiento y política urbanística sobre suelo industrial.

El crecimiento urbano, experimentado en los años 70′ y 80′ por Fuenlabrada, es un claro ejemplo de actuación de la iniciativa privada en un mercado de competencia por el espacio y falta de planificación urbana, al menos en sus orígenes, por parte de las entidades públicas, regionales y locales. La explicación a este crecimiento urbano hay que buscarla en el proceso de desarrollo metropolitano, que desplaza hacia la  periferia la mayor parte de la actividad edificatoria. Un suelo abundante y barato, junto a la ausencia de planes urbanísticos y la permisividad de las corporaciones locales en la concesión de licencias de construcción, es aprovechado por las promotoras para la edificación de grandes promociones inmobiliarias.

Todo ello derivaría finalmente en una transformación masiva del suelo rural en urbano. Entre 1971 y 1980 se solicitan 364 licencias, lo que supone 56.077 viviendas (entre 1973 y 1974 se legalizaron el 84,50% de las mismas). De éstas únicamente el 4,96% estaba situado en el interior del casco urbano. El proceso se enmarca en el importante crecimiento del Área Metropolitana de Madrid, que originó la formación de “ensanches metropolitanos” a partir de municipios rurales con escasos efectivos demográficos, dando así lugar a “ciudades dormitorio” con semejantes características y problemas.

En relación a las regularidades espaciales de la función residencial, se señala que durante el período de la construcción masiva de vivienda el casco urbano de Fuenlabrada apenas ha sido transformado, conservando en parte su primitivo aspecto rural. Las principales operaciones inmobiliarias han tenido lugar a cierta distancia del centro urbano. Por otro lado la construcción de vivienda ha estado muy concentrada en el tiempo, entre los años 1975 y 1982. En estos momentos destaca el bajo nivel de estructuración territorial, una vez que las densidades de edificación aparecen marcadas claramente con la distancia. Las mayores densidades tienen lugar en el cinturón espacial que rodea el primitivo núcleo, descendiendo progresivamente a medida que nos alejamos, buscándose la mayor ventaja que genera la centralidad. Otros aspectos de interés son la homogeneidad del tipo de vivienda en cuanto a calidades y precios se refiere, la falta de una adecuada red de comunicación interior, la insuficiencia de infraestructuras básicas, el desequilibrio población-empleo y el déficit de equipamientos.

Todo el conjunto de operaciones urbanísticas al producirse muy concentradas en el tiempo y estar alejadas del centro urbano, especialmente las más grandes, dan lugar a núcleos inconexos y poco estructurados que presentan importantes desequilibrios, determinando la heterogeneidad de distritos y barrios. Ya desde mediados de los años 80′ e incluso antes se produce una ralentización del crecimiento urbano. En estos momentos son muchos los pisos que permanecen vacíos y sin posibilidades de venta, lo que a su vez trae un cierto parón en la construcción de nuevos edificios.

El Plan General de Ordenación Urbana indicaba que alrededor de un 10% de las viviendas construidas estaban vacías a mediados de los años 80′.  Esta ralentización del sector se fue superando conforme se remontaba la crisis económica, aunque ya no volvería al auge anterior. En esta misma línea el Plan recoge los problemas heredados en los términos siguientes: “falta de jerarquización urbana, aislamiento físico de las promociones inmobiliarias, carencia de infraestructuras básicas, densificación de la vivienda y escasos servicios y equipamientos”

Una última e importante nota característica del crecimiento residencial de la localidad ha sido y es la existencia de una venta de vivienda de bajo precio en relación a otros espacios madrileños. Ésta se ha mantenido con altibajos en los últimos 25 años, y ha potenciado la residencia aquí de una población con un bajo nivel socioeconómico. En 1981 el precio por m2 construido en esta zona del Área Metropolitana iba desde las 25.000 o 26.000 pesetas en Parla y Fuenlabrada a las 42.000 pesetas de Getafe. En los últimos años se han disparado los precios del suelo, sobre todo en Madrid capital, pero también en la corona metropolitana (46.134 pts/m2 construido de vivienda de nueva construcción en el año 1984 y 146.377 pts/m2 en 1991). Los precios en Fuenlabrada sin embargo no se han elevado tanto como en los municipios de la primera corona metropolitana, que se han revalorizado con la construcción de la M-40. De lo expuesto se deduce que el municipio seguirá concretando a nivel metropolitano una oferta de vivienda que canalice la demanda de pisos baratos, lo que de nuevo repercutirá en el asentamiento de una población con un bajo nivel socioeconómico. Sin embargo, esta afirmación vendría matizada por un cierto cambio en la oferta de vivienda, que ha variado con la introducción de los adosados unifamiliares, de gran auge en toda la región.

pret

Bases del Plan Regional de Estrategia Territorial de la Comunidad de Madrid.

La vigente Revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Fuenlabrada  se inició, a principios de 1995, es decir hace ya 20 años. Tras sufrir un ritmo de tramitación desigual, en parte motivado por desajustes con el proceso de planificación regional por entonces en marcha, acabó finalmente por ser aprobado definitivamente por la Comunidad de Madrid en abril de 1999.

Se ha sobrepasado pues y con creces el periodo de los 8 años correspondientes a los 2 cuatrienios de programación establecidos en el mismo, y se han cumplido ya más de 20 años desde su aprobación inicial (15.8.1996), que es probablemente el que señala la fecha de referencia de los principales datos y previsiones manejados en el susodicho Plan.

vpp-2vpp-1

Desde su entrada en vigor, se han aprobado ya o se encuentran en tramitación los planeamientos urbanísticos de desarrollo correspondientes al suelo urbanizable programado y a algunos de los suelos que, aun no habiéndose programado, se configuraban también como futuros sectores (PAU 2, PAU 7 y PAU 8), culminándose así el desarrollo de todo del suelo urbanizable de uso residencial previsto en el Plan aun cuando queda aun parte sin urbanizar.

Por otra parte se han ejecutado ya, o están en curso de hacerlo, los principales elementos de las grandes infraestructuras (sistemas generales o redes) especialmente los referentes al transporte público (Metrosur, en especial) y a la red viaria (particularmente M-50, R5 y M-407), lo cual despeja las principales incertidumbres que llevaron a un aplazamiento indeterminado del desarrollo e incluso de su precisa delimitación de algunos suelos (dependiente en buena medida de los trazados definitivos de esas infraestructuras) que fueron conceptuados como Reservas, una de carácter local (es decir municipal), y la otra de naturaleza metropolitana, sobre todo por su posición respecto a los municipios circundantes y respecto a esas grandes infraestructuras por aquel entonces solo previstas y ni siquiera proyectadas en lo que acabaría siendo su trazado definitivo. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De otro lado, algunas otras de las previsiones del Plan General al respecto han decaído por completo o han perdido toda posibilidad de realización (como sucede por ejemplo con la mayor parte de las bandas de reservas del viario, impuestas por la Comunidad de Madrid como futuros “canales de distribución regional” o “líneas de fuerza” (identificados con las siglas DOS y DES en el Plan General) y sobre todo los nuevos trazados ferroviarios que o bien ya fueron sustituidos por Metrosur o simplemente han decaído)

Mientras tanto, la dinámica de las principales variables que determinan el crecimiento urbano, ya sean las puramente demográficas, ya sean las económicas y más concretamente las inmobiliarias, se han manifestado con particular intensidad en esos mismos años (desde el inicio de la redacción del Plan hasta el comienzo de la presente Revisión en 2007), en coincidencia con una fase del ciclo económico ascendente y muy expansiva (de crecimiento continuado y muy sostenido, tanto en términos de renta, como de empleo, consumo interno y dinero en circulación), aproximándose o incluso superando así, el más optimista de los escenarios contemplados en un Plan que, por lo demás, había enfocado y abordado la cuestión del crecimiento y la expansión urbana y en consecuencia la clasificación y preparación de nuevo suelo urbanizable, con criterios de máxima cautela y “autocontención”, apostando por un modelo que frente a la clasificación masiva e indiscriminada, oponía otro de máximo compromiso con la mejora y el reequipamiento de la ciudad existente y con una gestión del nuevo suelo marcada por un fuerte protagonismo público.

suelo-ocupado-por-usos-y-an%cc%83os

Suelo ocupado por años y usos en FUENLABRADA

Con fecha 4.8.2006 el Ayuntamiento de Fuenlabrada acordó la convocatoria de concurso público para la redacción de la “Primera Fase de la Revisión del Plan General de Fuenlabrada”, adjudicándose finalmente el correspondiente encargo por Acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno Local con fecha 24.11.2006

Dicha Revisión, en su primera etapa de Avance, ya contenía los elementos que permiten identificar algunos aspectos críticos que, por su carácter opcional y muy condicionante de las subsecuentes fases, dieron lugar a la adopción de las correspondientes decisiones por parte del Ayuntamiento. 

De conformidad con lo establecido en el artículo 56 de la ley 9/2001 de 17 de julio del Suelo de la Comunidad de Madrid y en el artículo 18 de la ley 2/2002 de 19 de junio de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Fuenlabrada en sesión de Pleno de 8.5.2007 acordó el inicio del trámite de Información Pública del Avance de la presente Revisión del Plan General (Primera Fase), remitiéndose éste a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio con fecha 12.7.2007, y con posterioridad las sugerencias o alegaciones presentadas en dicho periodo de Información Pública.

A su vez la Dirección General de Evaluación Ambiental en aplicación de la Ley 9/2006 de 28 de abril, sobre Evaluación de los efectos de determinados planes y programas en en el Medio Ambiente procedió a consultar a la Administraciones Públicas afectadas y al público interesado1

Finalmente con fecha 2.7.2009 la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental emitió el preceptivo Informe Previo de Análisis Ambiental (IPAA). Tras ello, en sesión de Pleno de 4.2.2010 el Ayuntamiento de Fuenlabrada procedió a la aprobación del Avance, para proseguir la tramitación de la Revisión hasta su aprobación inicial

fuenlabrada-revision-2010

CAM clasificacion SUELO.jpgEn Mayo de 2009, se proponía “El Plan Estratégico del Sur”, como respuesta a una …situación de apatía en la gestión de la Comunidad Autónoma de Madrid, cuyo Ejecutivo lleva meses sin afrontar las necesidades de los ciudadanos de la región. Nace como respuesta a la política de “castigo” impuesta a los gobiernos municipales que no comparten el “color político” del Gobierno regional; un “castigo” que afecta a un millón de habitantes de la zona sur de Madrid.  Este Plan es una respuesta razonada a una situación de freno en el crecimiento y mejora de la calidad de vida en la región, pero también es una propuesta de acción para que Madrid aproveche sus potencialidades y haga frente a la grave situación de crisis actual con la activación de los planes y propuestas de trabajo elaborados desde 7 consistorios del sur de Madrid: Alcorcón, Aranjuez, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Parla y Pinto.  El Plan Estratégico del Sur tiene su desarrollo en 6 grandes apartados: Movilidad, Actividades Productivas, Vivienda, Inversiones en Servicios Públicos, Políticas Sociales y una imparable apuesta por la Investigación, el Desarrollo y la Innovación…
Sus propuestas en materia de infraestructuras eran:
TREN 
Soterramiento de las vías del tren. Enterramiento de la C-5 a su paso por la ciudad de Fuenlabrada, eliminando la brecha que genera y sustituyéndola por un “pasillo verde”.
METROSUR 
Apertura de la estación “ciega” del barrio de El Vivero: Se trata de una estación construida en previsión de futuros desarrollos urbanísticos en la zona. La estación se encuentra realizada, pero sin salida al exterior del barrio del Vivero, donde ya viven sus primeros habitantes. 
En el plazo de dos años, Fuenlabrada necesitará que se abra la segunda de las estaciones “ciegas” construidas en MetroSur. Se trata de La Pollina, ya que el Ayuntamiento solicitó su construcción, en previsión de futuros desarrollos urbanísticos. Está hecha y tan sólo falta por ejecutar la obra de acceso a superficie.
CARRETERAS 
Construcción del enlace del Naranjo. Nuevo acceso a este barrio y a los desarrollos residenciales de El Vivero y zona Hospital desde la M-506. 
Construcción del enlace del Polideportivo. Se trata de soterrar la M-506 baja la actual rotonda.
Construcción del eje transversal Cantueña M-50, lo que supondría prolongar la avenida de la Cantueña hasta la M-50.
Construcción del enlace del Olivar. Proporcionaría un nuevo acceso de entrada, desde la M-506, a esta zona de la ciudad ya los futuros desarrollos del margen opuesto
En materia de empleo e industria;
Fuenlabrada tiene en estos momentos más de cuatro millones de m2 destinados a la creación de suelo empresarial, lo que crearía más de 20.000 puestos de trabajo. De todo este suelo, más de la mitad -4 polígonos- se encuentran paralizados a la espera de diferentes informes o autorizaciones que debe emitir la Comunidad de Madrid. Se pierde así la oportunidad de que 615 empresas estén ya instaladas en estos desarrollos, proporcionando trabajo directo a 3.000 personas e indirecto a otras 9.000.
NUEVOS DESARROLLOS INDUSTRIALES
El Bañuelo (784.149 m2). Su creación está paralizada desde hace diez años.
Los Gallegos (239.809 m2). La ampliación de este polígono lleva paralizada desde 2003.
Tempranar Norte (342.561 m2). Pendiente de un informe medioambiental desde 2004
Parque Empresarial Noroeste (1.293.000 m2). Sujeto al nuevo PGOU, pendiente de aprobación
REHABILITACIÓN DE POLÍGONOS EXISTENTES
Sevilla
La Laguna
En materia de viviendas:
La ciudad ha planificado la construcción de 14.062 nuevas viviendas durante la próxima década, ocupando 1.432.239 metros cuadrados. De estas viviendas proyectadas, 12.075 (361.020 metros cuadrados) están pendientes de resolución de expedientes por parte de la Comunidad de Madrid. Son los siguientes nuevos barrios:
NUEVOS DESARROLLOS RESIDENCIALES: 
La Pollina: Ubicado junto a la M-50, se trata de un desarrollo urbano que suma 352.020 metros cuadrados. Contempla la construcción de 3.075 viviendas, de las que 1.786 son protegidas. Pendiente su desarrollo de la aprobación definitiva del PAU por parte de la Comunidad de Madrid.
Barrio Valdeserrano: Ubicado en un área de próxima expansión, prevé la construcción de 3.000 viviendas, de ellas 1.800 protegidas, sobre una superficie de 302.000 metros cuadrados. Está a la espera de un informe previo de análisis medioambiental por parte de la Comunidad de Madrid.
Parque Miraflores: Ubicado en la prolongación de este antiguo barrio fuenlabreño, la actuación forma parte de un ambicioso proyecto desarrollado junto al SEPES —organismo dependiente del Ministerio de Vivienda— y que incluye un Parque Empresarial Tecnológico. En el sector residencial, contempla, junto a la R-5, la construcción de 6.000 viviendas, de las que 3.600 serán protegidas. También está pendiente de un informe medioambiental de la Comunidad de Madrid
OTRAS ACTUACIONES RESIDENCIALES: 
El Vivero: 1.792 viviendas; de ellas, 810 protegidas.
Rehabilitación de 4.000 viviendas en los barrios más antiguos de la ciudad. Además, se están instalando ascensores en edificios de cuatro plantas que carecen de él. 
Viviendas en alquiler: 250, en los barrios de Universidad y El Arroyo, así como en los nuevos desarrollos residenciales.
además 
SANIDAD NUEVOS EQUIPAMIENTOS
1 centro de salud (zona Hospital, Universidad y El Vivero)
EDUCACIÓN
NUEVOS EQUIPAMIENTOS
1 escuela infantil (zona Loranca)
1 instituto de secundaria (zona Loranca)
MEJORAS EN CENTROS EXISTENTES
Adaptación Casa de Niños Las Cigüenas en escuela infantil
Adaptación del colegio Pablo Picasso en Escuela Oficial de Idiomas
Adaptaciones en Centro Manuela Malasaña, incluida la construcción de un gimnasio, para su uso como colegio de educación infantil y primaria
Aulario en el CEIP Velázquez para adaptarlo a línea 3
Adaptación del CEIP Luis Buñuel para Colegio de Educación Especial
OTROS EQUIPAMIENTOS
Construcción de un Centro de Educación para niños/as “borde-line” para toda la zona sur.
Construcción de un Centro Ocupación de Empleo para personas con discapacidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

3 grandes operaciones plantea La Revsión del PGOU Fuenlabrada, SECTOR 1.1 MIRAFLORES y SECTOR 1.2 PARQUE EMPRESARIAL y TECNOLOGICO (ambos al norte) y SECTOR 2 VALDESERRANOS (al sur)

miraflores1miraflores2

miraflores3

MIRAFLORES -FUENLABRADA 2010

La propuesta de ordenación del nuevo barrio responde en lo morfológico a criterios de maclado de una trama híbrida entre los modelos de “ensanche moderno” y “ciudadjardín” de cierta densidad, con una banda en torno al eje central estructurante de mayor edificabilidad y concentración de actividades urbanas. Se pretende mantener la coexistencia en la nueva trama de distintos sistemas de ordenación –alineado a vial, abierto y específico- y tipos edificatorios diversos: series de bloques conformando manzanas abiertas, manzanas semiabiertas con bloques alineados al eje central, “cubos” aislados o en cadena, con ó sin espacios en condominio, pequeñas parcelas de uso comercial o terciario en determinados enclaves o frentes, edificación singular sobre el eje o en emplazamientos estratégicos.
En el conjunto del ámbito-con una superficie de 1.618.430 m2-el suelo calificado para usos no lucrativos asciende a 1.055.978 m2. lo que representa el 65,2% del total. A su vez el suelo lucrativo tiene una superficie de 562.452 m2. que significa un 34,8% de la total del sector.
El número total de viviendas en el suelo lucrativo calificado como residencial es de 5.614, que se subdividen en VL 2.146, VPPB 2.946 y VPPL 521 viviendas.
El sistema de espacios libres ocupa en superficie de 35,6 Ha que una vez descontada la superficie de la vía pecuaria (red supramunicipal) y la no computable en razón de afección acústica)12 se reduce hasta 23,9 Has, lo que representa el 14,8 % del ámbito, con una proporción de 42,6 m2. de suelo por vivienda.
El suelo dotacional calificado para equipamiento (escolar, deportivo, social y servicios), incluido el reservado para viviendas publicas o de integración social) representa el 24,5% del total.
Finalmente la red viaria (incluida la superficie tanto de las redes locales como las generales) representa el 18,7% de la superficie total del ámbito.
La superficie de suelo que en total se destina a viario y dotaciones públicas representa un estándar de 188 m2. por cada vivienda.

parque-empresarial-y-tecnologico-1

parque-empresarial-y-tecnologico-2

PARQUE EMPRESARIAL Y TECNOLOGICO – FUENLABRADA 2010

La propuesta de ordenación del nuevo Parque de Actividades (Terciarias, Empresariales, Tecnológicas) responde en lo paisajístico y ambiental a la creación de un espacio de alta calidad y en lo morfológico a criterios de maclado e integración de tramas y piezas diversas con una banda de mayor centralidad en torno al cruce de los dos ejes –el estructurante y el de acceso a Miraflores- que concentran las actividades mas urbanas – y simbólicas- del sector.
Las autopistas y vías rápidas que delimitan el sector, demandan de la ordenación la conformación de las piezas envolventes del Eje con una marcada imagen de frentes – escaparate a distintas escalas.
En el conjunto del ámbito-con una superficie de 1.227.685 m2-el suelo calificado para usos no lucrativos asciende a 674.076 m2. lo que representa el 54,9% del total. A su vez el suelo lucrativo tiene una superficie de 553.609 m2. que significa un 45,1% de la total del sector.
El sistema de zonas verdes (sin contar la red supramunicipal vía pecuaria) ocupa en superficie 19,6 Has, lo que representa el 16 % del ámbito, con una proporción de 42,4m2. de suelo por cada 100 m2 construidos.(sensiblemente superior a los 35mlegalmente exigibles como mínimo)
El suelo calificado para equipamiento (escolar, deportivo, social y servicios) representa el 15,4% del total.
Finalmente la red viaria interior (incluida la superficie de los sistemas generales interiores) representa el 13,7% de la superficie total del ámbito.
La superficie de suelo que en total se destina a viario y dotaciones públicas representa un estándar de 146 m2. por cada 100 m2 de techo edificable.

valdeserrano2valdeserrano1

valdeserrano.jpg

VALDESERRANO -FUENLARADA 2010

La propuesta de ordenación del nuevo barrio VALDESERRANO responde en lo morfológico a la integración de “ensanche moderno” y “ciudad-jardín” de cierta densidad, con una banda en torno al eje central estructurante de mayor edificabilidad y concentración de actividades urbanas entre las que destaca la presencia del Nuevo Ferial de la Ciudad. Se pretende mantener la coexistencia en la nueva trama de distintos sistemas de ordenación – alineado a vial, abierto y específico- y tipos edificatorios diversos6: series de bloques conformando manzanas abiertas, manzanas semiabiertas con bloques alineados al eje central, “cubos” aislados o en cadena, con ó sin espacios en condominio, pequeñas parcelas de uso comercial o terciario en determinados enclaves y edificación singular sobre el eje. 
En el conjunto del ámbito-con una superficie de 886.586 m2-el suelo calificado para usos no lucrativos asciende a 584.176 m2. lo que representa el 65,9% del total. A su vez el suelo lucrativo tiene una superficie de 302.410 m2. que significa un 34,1% de la total del sector.
Las 15,5 ha de espacios libres públicos calificadas en el sector (en conjunto de los sistemas local, general y sin contar la via pecuaria supramunicipal) representan un estándar de 44 m2 por cada 100 m2. construidos –461 m2 por vivienda- y 17,5 % de la superficie bruta, estándar que resulta ser superior en 32.957 m2 al mínimo exigido por la vigente legislación. 
El suelo dotacional calificado para equipamiento (escolar, deportivo, social y servicios), incluido el reservado para viviendas publicas o de integración social) representa el 20,4% del total.
Finalmente la red viaria interior (incluida la superficie de las redes o sistemas generales interiores) representa el 21,6% de la superficie total del ámbito.
La superficie de suelo que en total se destina a viario y dotaciones públicas representa un estándar de 156 m2. por cada vivienda.

En el Informe “Análisis Urbanístico de Barrios Vulnerables 1996. Catálogo de Áreas Vulnerables Españolas”. Ministerio de Fomento‐Instituto Juan de Herrera. Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica de Madrid.‐ HERNÁNDEZ AJA, AGUSTÍN (director) (1996), se identifican en 2001 como barrios vulnerables 1.‐ Polvoranca, además de

CASCO HISTÓRICO SURESTE. Como su nombre indica este área comprende la zona sureste, por debajo de la calle de la Constitución, de lo que fue el núcleo urbano de Fuenlabrada hasta los años setenta. Tiene una estructura irregular de calles estrechas que se organizan a lo largo de la cañada que conectaba con los municipios de Pinto y Móstoles. Al igual que en resto del casco, se mezclan viviendas antiguas de carácter rural con edificaciones nuevas de mayor altura que han ido sustituyendo a la edificación original. Del estudio de los indicadores se deduce que es un barrio con un elevado porcentaje de personas sin estudios; esto se debe en gran medida a que buena parte de la población es de edad avanzada por lo que es población poco cualificada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 20.2.1991, en el BOCM nº 43, se publicaba el acuerdo por el cual el Ayuntaniento Pleno en sesión extraordinaria celebrada en fecha 10.1.1991 adoptó, entre otros, aprobar con carácter definitivo el Plan Especial de Reforma Interior del Casco. En su Introducción a la Memoria justificativa se decía: …” 
El Plan Especial de Reforma Interior del Casco Antiguo de Fuenlabrada, completa las actuaciones que en materia de planeamiento municipal se habia propuesto el Gobierno Municipal.
Las condiciones peculiares en que se encuentra dicho Centro respecto del resto de la ciudad, habían determinado que el Plan General aprobado reservase esta figur a de planeamiento, más adecuada para abordar en detalle la compleja problemática de un casco antiguo, que se encuentra en un estado que oscila entre su abandono, o actuaciones que se han traducido en un deterioro generalizado del medio urbano y de la calidad de sus edificaciones. 
La tarea de planeamiento fue realizada por el equipo EUA, quienes realizaron el Plan General y el Avance del presente PERI. Aprobado dicho Avance por la Corporación, una vez hecha la Participación Pública y recogidas las sugerencias pertinentes,  un equipo de técnicos municipales se ha encargado de la redacción definitiva del Plan, del que hay que señalar que sigue en lineas generales, las directrices formuladas en el Avance…
Fuenlabrada GE2.jpg

Grandes desarrollos residenciales pendientes en Fuenlabrada y su entorno.

Los Grandes Desarrollos Residenciales pendientes de edificar en Fuenlabrada acumulan 1.598.075 m2 de edificabilidad residencial para 13.328 viviendas, estando pendientes 431.422 m2 y 3.716 viviendas. Son sectores como ALBARREJA VARIANTE NORTE (539.375 m2 de suelo para 251.313 m2 de techo para 1.841 viviendas,iniciándose), SECTOR CIUDAD JARDIN OESTE 2 (304.101 m2 de suelo para 169.847 m2 de techo para 1.180 viviendas, urbanizado al 100% y ejecutado al 50%), o el SECTOR SEVILLA (223.260 m2 de suelo para 213.468 m2 de techo para 1.642 viviendas, urbanizado al 100% y pendientes de ejecutar 727 viviendas).

Convocado por el Ministerio de Vivienda y fallado el mes de febrero de 2006, el Premio Nacional de Urbanismo 2004 (en su modalidad de trabajo, plan o proyecto) ha sido concedido a los arquitectos Jesús Gago Dávila y José M.ª García-Pablos Ripoll por sus trabajos de planeamiento urbanístico en diferentes escalas para los nuevos desarrollos residenciales de Fuenlabrada (Madrid). 
“El jurado ha valorado el trabajo de los arquitectos en el planeamiento de desarrollo del Plan General, manteniendo una perfecta sintonía entre su estrategia urbana y su concreción de los planes parciales. La aportación de los ganadores del premio a la integración social en la localidad ha sido especialmente tenida en consideración”.
…El trabajo profesional premiado se inscribe en el propósito de responder con lenguaje contemporáneo al problema de la actual expansión urbana de las ciudades periféricas madrileñas surgidas a finales de los 60′ en las llamadas coronas metropolitanas. Con esa finalidad se han proyectado en este caso formas de crecimiento superadoras de su vieja marginalidad, desde una visión fiel y al mismo tiempo crítica con la cultura urbanística moderna y sus ya remotos paradigmas. El lema que quizás mejor condense esa intención es el que daba título (Re-construyendo la periferia) a algunos de los trabajos ahora premiados, al publicarse en el nº 9 de Urban. Propósito que ha de entenderse referido tanto a la escala territorial –dotándola de una estructura de sistemas y una forma urbana que su vertiginoso crecimiento impidió crear–, como a la más propia del espacio urbano local, a través de un proyecto de trazados y creación de lugares con identidad urbana…

Hoy Fuenlabrada tiene la suerte de contar con una estrategia urbana muy avanzada, que sigue siendo redactada por aquellos que redactaron en su día la Revisión del PGOU. Nada tiene que ver el modelo urbano del que partieron y el que hasta hoy propugnan. Pero la actualidad de sus planteamientos urbanos destacaba y sigue siendo referente de futuro.

Más allá de las anécdotas familiares de la vida política de sus gestores, son la digestión de sus parque de vivienda vacía (próxima al 35% de la construida en los últimos 10 años), los retos de futuro para su población, la educación y la infancia-juventud (su gran patrimonio).

La Revisión de us PGOU está en el Avance y confiamos en su natural desarrollo, son la mesura de las áreas incorporadas, consolidadas y no, y la prudencia de las nuevas áreas de suelo a desarollar; porque el riesgo es suficientemente importante para hipotecar el futuro de una joven Fuenlabrada.

Fuenlabrada tiene hoy una población de 195.180 habitantes, y un parque residencial de 69.728 viviendas, de las cuales 1.936 son unifamiliares (el 2,78% del total). Datan de los 60′ en Fuenlabrada 751 viviendas (el 1,1% del total), de los 70′ son 28.554 viviendas (el 41,0%), de los 80′ son 16.297 viviendas (el 23,4%), de los 90′ son 15.691 viviendas (el 22,5%) y de la década prodigiosa 2000-2009 son 6.723 viviendas (el 9,6%).


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


…seguiremos analizando en próximas entregas los 250 municipios mayores de España