CORDOBA, según Catastro, a 1.1.2015 por tamaño y fecha.

tabla-cordoba-2-121996e-314dadtaman%cc%83o-edificaciontabla-cordoba-edadtaman%cc%83o-edificacion

Estos gráficos representan el Parque Residencial de CORDOBA.

Son los Bienes Inmuebles, de uso VIVIENDA, matriculados a 1.1.2015, clasificados por tamaño y fecha de inscripción.

Cada barra horizontal representa una década, la inferior es la más reciente (2010-2014), y la superior la más antigua (1930-1939).

Cada color es un tamaño, del más cálido (<60 m2) al más frío (>180 m2).

La barra inferior (DELVI) representa el cálculo hecho desde Otropunto de la Demanda Latente de Vivienda (la demanda latente se configura por las personas que no tienen vivienda y que por su perfil sociológico (edad) y socioeconómico (no están en desempleo) son potenciales compradores). Es una estimación del número máximo de vivienda que constituye la demanda encubierta de una zona y se basa en las personas con el perfil de los actuales compradores de vivienda pero que todavía no han constituido un hogar.

cordoba-delvicordoba-piramidetabla-cordobacordoba-catastro-2014-2016cordoba-inecordoba-alquiler

Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


cordoba GE3.jpgCórdoba es un municipio de 1.255,24 km2 y una ciudad de Andalucía, capital de la provincia homónima, situada en una depresión a orillas del Guadalquivir y al pie de Sierra Morena, es la 3ª ciudad más grande y poblada de Andalucía tras Sevilla y Málaga, y la 12ª de España. Su área metropolitana comprende 8 municipios, con una poblaciónpróxima a los 400.000 habitantes, la 23ª más poblada de España. 

Cordoba 3d.jpgEl término municipal de Córdoba ocupa 1245 km2, aproximadamente el 9 % del total de la provincia. Siendo el núcleo principal de población la zona más poblada existen 6pedanías, El Higuerón, Alcolea, Santa Cruz, Cerro Muriano, Villarrubia y Santa María de Trassierra y una Entidad Local Menor, Encinarejo de Córdoba nacidas bien como asentamientos agrarios o bien como núcleos residenciales. El núcleo principal de Córdoba se encuentra situado en los márgenes del río Guadalquivir que la atraviesa de E a O formando varios meandros. Al N del término municipal se encuentra Sierra Morena y al S una extensa campiña

Distritos_de_Córdoba.pngDesde julio de 2008 la ciudad se divide en 10 distritos administrativos (Centro: le corresponden los barrios de San Basilio, Huerta del Rey, Vallellano, La Catedral, San Francisco-Ribera, Santiago, San Pedro, El Salvador y la Compañía, La Trinidad, Centro Comercial, San Miguel, Capuchinos, San Andrés, San Pablo, La Magdalena, Cerro de la Golondrina, San Lorenzo, Santa Marina, Campo de la Merced-Molinos Alta, Ollerías y El Carmen), Levante (le corresponden los barrios de La Viñuela, Fuensantilla, Sagunto, Levante y Fátima), Poniente-Sur (Parque Cruz Conde, Vista Alegre, Polígono de Poniente, Huerta de la Marquesa, Ciudad Jardín, Cercadilla-Medina Azahara y Olivos Borrachos), Sur (Guadalquivir, Sector Sur, Fray Albino y Campo de la Verdad-Miraflores), Noroeste (Huerta de la Reina, Las Margaritas, Moreras, Arruzafilla, Arroyo del Moro, Parque Figueroa y Huerta de Santa Isabel), Sureste (El Arenal, Arcángel, Santuario, Fuensanta, Cañero y Fidiana), Norte-Sierra (Valdeolleros, Santa Rosa, Asomadilla, El Cámping, El Tablero, El Patriarca, El Brillante, El Naranjo y Huerta de San Rafael), Periurbano Este-Campiña (Cerro Muriano, Alcolea y Santa Cruz), Poniente-Norte (Parque Azahara, Electromecánicas, Palmeras, Miralbaida y San Rafael de la Albaida) y Periurbano Oeste-Sierra (Villarrubia de Córdoba, El Higuerón y Trassierra)), coordinados por Juntas Municipales de Distrito, que a su vez se subdividen en barrios

Hoy es una ciudad de tamaño medio, en cuyo casco antiguo aún podemos contemplar edificaciones con elementos arquitectónicos de cuando Córdoba fue la capital de la Hispania Ulterior en tiempos de la República romana, o de la provincia Bética durante el Imperio romano y del Califato de Córdoba durante la época musulmana, cuyos dirigentes gobernaron gran parte de la península ibérica. Según los testimonios arqueológicos, la ciudad llegó a contar con alrededor de un millón de habitantes hacia el siglo X, siendo la ciudad más grande, culta y opulenta de todo el mundo.

Mapa-Municipios-Cordoba.jpgLas mezquitas, las bibliotecas, los baños y los zocos, abundaron en la ciudad, gestándose las bases del Renacimiento europeo. Durante la larga Edad Media europea, en Corduba florecieron las letras y las ciencias. La ciudad contó con multitud de fuentes, iluminación pública y alcantarillado, durante la época de mayor esplendor califal.

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994. Diez años antes, en 1984, lo había sido la Mezquita-catedral de Córdoba.4 Fue candidata a la capitalidad cultural europea para el año 2016, siendo finalista para representar a España. 

Córdoba ha sido el lugar del nacimiento de 3 grandes filósofos: el estoico romano Séneca, el musulmán Averroes y el judío Maimónides. También nacieron en Córdoba los poetas Lucano, Ibn Hazm, Juan de Mena, Luis de Góngora, Marco Anneo Lucano y Ángel de Saavedra, también conocido como el Duque de Rivas.

cordoba.jpg

Aunque existen vestigios de asentamientos a lo largo del valle del Guadalquivir datados 3000 años aC, no es hasta el siglo X aC cuando podemos asegurar la existencia de una gran aldea tartésica posiblemente amurallada, rodeada de numerosas granjas situada en un cerro, en la margen derecha del Guadalquivir, donde actualmente se localiza el parque Cruz Conde. Un lugar estratégico que permitía controlar los vados sobre el río sin estar a merced de las violentas riadas, con abastecimiento de agua gracias a los numerosos acuíferos provenientes de la sierra y rodeados de buenas tierras de cultivo. La base económica se sustentaba en la agricultura y la ganadería, complementada con el procesado y distribución del cobre llegado de las minas de la sierra. En el s. VII aC ya podemos hablar de CORDUBA, la principal ciudad tartésica del valle medio del Guadalquivir cuya superficie amurallada era de más de 50 ha que mantenía fluidas relaciones comerciales con griegos y fenicios que llegaban atraídos por la riqueza de los yacimientos metalíferos.
Tras la II Guerra Púnica (219 aC) los ejércitos romanos llegan a la Península Ibérica. Corduba, fiel aliada de los cartagineses, fue tomada por Lucio Marcio en 206 aC estableciendo un castellum o praesidium, iniciándose así una de las épocas de esplendor de la ciudad.
CORDUBA ROMANA. La República. 206 aC- 31 aC.
El asentamiento romano se ubicó a unos 750 m al NE. del turdetano, en una superficie prácticamente plana sobre otro promontorio próximo al río, entre dos arroyos, a resguardo de los vientos del N por la sierra y orientado hacia el mediodía, protegido por acusados accidentes geográficos: al E y al S, empinadas laderas, al O los barrancos originados por los arroyos que lo separaban del primitivo asentamiento tartésico en la Colina de los Quemados, que acabará desapareciendo debido a la dificultad de conexión con la nueva ciudad romana. El campamento romano dominaba tanto el hábitat turdetano como los vados del Guadalquivir, garantizando el control de las comunicaciones en el valle, permitiendo contener las incursiones de los pueblos lusitanos y meseteños. Al mismo tiempo posibilitaba planificar la penetración hacia el N, asegurando un punto de invernada para el abastecimiento de las tropas. Córdoba se convierte en un centro estratégico tanto militar como comercial siendo paso obligado para las relaciones, por una parte del centro de la península con el mediterráneo, y por otra de los amplios campos de cereales del sur hacia el resto de Hispania.
evolucion urbana cordoba1.jpgLa fundación de la ciudad romana se atribuye a Claudio Marcelo en el año 169-168 aC ó 152-151 aC.
En un principio la administración romana dividió Hispania en dos provincias la “Ulterior Baética” (más lejana a Roma) y la “Citerior Tarraconensis” (más próxima a Roma), siendo Corduba la capital de la “Hispania Ulterior Baetica” y Tarraco de la Citerior. Esta división se mantuvo hasta el año 27 aC.
El 1º recinto tenía una superficie de 47 ha cerrándose con un perímetro amurallado de cerca de 2.650 m. La topografía del terreno obligó a que el trazado rectangular (basado en el centuriato) característico de las ciudades romanas se alterase en Córdoba, dando lugar a un polígono irregular aproximadamente hexagonal.
El cardus maximus (calle principal en dirección N-S) partía de la porta Praetoria (Puerta Osario), seguía aproximadamente por las actuales calle Osario, Ramírez de Arellano, San Álvaro, plaza de las Tendillas, Jesús y María y Ángel de Saavedra, encontrándose la porta Decumana a la altura del Convento de Santa Ana.
En cuanto al decumanus maximus (calle principal, dirección E-O) es posible que desde su fundación presentara la peculiaridad de no disponer enfrentadas las puertas, sino que estas se situasen en decumani adyacentes. Se iniciaba en la porta Gémina o porta Principales Siniestra (Puerta de Gallegos) hasta la porta Principales Dextra en la actual Plaza del Salvador. Recorría por tanto las calles Concepción, Gondomar, plaza Mármol de Bañuelos y Alfonso XIII. De esta puerta oriental partía la vía Augusta por las actuales calles de San Pablo y María Auxiliadora.
El foro (umbiculus) se localizaba en el encuentro entre las calles Cruz Conde y Gondomar. Se trataba del centro de la ciudad donde se situaban los edificios públicos más significativos como la curia o la basílica.
Los acontecimientos históricos que más marcaron a la ciudad fueron el ataque de Viriato en 142 aC, un gran terremoto en el año 76 aC y la guerra civil entre César y Pompeyo. Esta guerra, debido al apoyo de Córdoba a la causa pompeyana, supuso la destrucción de la ciudad y la matanza de gran número de pobladores (22.000) en el año 45 aC.
1ISLAMIC.pngÉpoca Altoimperial. 31 aC- 284 dC.
Con la llegada al poder del primer emperador, Augusto, se produce la reorganización administrativa de la península en el año 27 aC, subdividiéndose en 3 provincias: “Ulterior Baetica”, “Citerior Tarraconensis” y “Ulterior Lusitania”, manteniendo Corduba la capitalidad de la “Hispania Ulterior Baetica”.
Este nuevo e importante papel dentro del mundo romano conlleva la ampliación de la ciudad, extendiéndose hasta la ribera del río, alcanzando el recinto amurallado una longitud de 3.600 m e incrementando su extensión 31 ha (la superficie total asciende a 78 ha). La ciudad adquiere el rango de Colonia Patricia, lo que implica que la provincia Baetica y su capital Corduba dependen directamente del Senado Romano. Este periodo se caracterizó por la construcción de nuevos equipamientos y monumentos (acueductos, cloacas, foro, templos…).
Durante la etapa altoimperial se produce la consolidación y transformación de los principales espacios públicos de la ciudad, planificados y concebidos ya en época augustea como el foro “colonial” y el foro “provincial”.
El nuevo trazado viario ampliado parte de la bifurcación del Cardus Maximus republicano en su extremo meridional, en la confluencia de la actual c/ Blanco Belmonte hacia la Plaza de Benavente. Un ramal adopta una dirección NO-SE, coincidiendo aproximadamente con la c/ Rey Heredia. Esta “diagonalis” segrega un sector destinado a “barrio de espectáculos”, reservándose aquí el espacio necesario para la edificación del  teatro, posiblemente el monumento más emblemático del momento, que se encaja en un importante desnivel hacia el río, y el anfiteatro. Un segundo ramal del Kardo Maximus, al que se considera principal, busca la puerta del puente, presentando una orientación diferente a las murallas. Con esta misma orientación se trazan el resto de kardines, espaciados un actus (aprox. 35 m) cada uno. Los decumani conocidos se espacian dos actus. Las calles, tanto en la ampliación augustea, como las del asentamiento primigenio, se dotan de cloacas y se pavimentan.
En época de Claudio debemos destacar el inicio de la construcción de un gran templo hexástilo pseudoperiptero rodeado por una plaza con triple pórtico de 77m de anchura sobre una plataforma artificial de 10 m de altura que se finalizó en época de Nerón. En época Flavia (69-96 dC) se superaron los límites amurallados apareciendo barrios residenciales (vici) suburbanos a lo largo de las vías que partían de la ciudad. Entre la época de Augusto y el final del s. III dC Corduba alcanza a su máximo florecimiento. Con Diocleciano (finales del s. III) se inicia el declive y se desplaza la capital de la provincia a Hispalis.
Época bajo imperial. (284 – 409 dC)
La imagen de la Córdoba romana se mantendrá hasta el s. III. A mitad de este siglo, comienza una profunda transformación urbana, los espacios públicos se ocupan con viviendas y la anchura de las calles se reduce incrementando la superficie edificada. El mantenimiento de la infraestructura decae debido a los cambios en el modelo del gobierno local. Los potentados renunciarán a los cargos públicos locales dejando de financiar las obras necesarias y trasladándose a vivir a grandes villae, fuera de la ciudad.
En los últimos años del s. III dC e inicios del IV dC se construye, al noroeste del recinto amurallado y fuera del mismo, el fastuoso complejo arquitectónico de Cercadilla (Palatium Maximiani), donde se trasladó posiblemente el poder político. Es este un caso único en la arquitectura romana, sin igual en todo el Imperio. A partir del s. VI el palacio fue utilizado como centro de culto y necrópolis cristiana.
CÓRDOBA VISIGODA
Entre los siglos IV y VI se produce la desintegración del imperio y la ciudad se va cristianizando, entrando esta en una profunda crisis tras la conquista en 572 por Leovigildo y su incorporación al reino visigodo de Toledo. No se conoce mucho de este momento con la excepción de sus basílicas, la construcción del caserío con muros de ladrillo y el mal estado de las murallas. La población disminuyó notablemente en este periodo. Córdoba fue saqueada en el s. V por vándalos y suevos, conformándose como un terreno fronterizo entre la provincia bizantina y el reino visigodo.
QURTUBA ISLÁMICA
Tras la entrada de Tariq y sus guerreros norteafricanos a las costas españolas en el 711, encontraron Córdoba como una ciudad en decadencia, con las murallas parcialmente derruidas, el puente abandonado y cortado, extensas zonas despobladas, etc. Con la integración en el imperio islámico, Córdoba recupera poco a poco su esplendor, convirtiéndose en la sede del emirato de al-Andalus dependiente de los califas omeyas de Damasco (711-756). En el año 756 Abd al-Rahman I, príncipe omeya exiliado en occidente, declara un nuevo emirato independiente de Bagdad (independencia administrativa y política pero no religiosa). Los siglos VIII y IX están marcados por constantes batallas contra los reinos cristianos del norte de la península.
La Medina islámica ocupa el interior del perímetro amurallado romano. En ella se construye la Mezquita que sufrirá sucesivas ampliaciones y el Palacio Califal, al oeste de esta.Las murallas se ven rápidamente sobrepasadas dando lugar a barrios (arrabales) extramuros. El primero de ellos se sitúa en el interior del meandro del río, atravesando el puente, el llamado arrabal de Sequnda que fue arrasado por al-Hakam I en el 818 a causa de una revuelta popular.
En el año 929, Abd al-Rahman III declara el Califato Independiente de al-Andalus dando lugar a la gran expansión de la Córdoba islámica. La ciudad crece hacia el E conformándose el gran arrabal de la Axerquía. Este es el momento de máximo esplendor de la ciudad que pudo llegar a tener más de 100.000 habitantes, convirtiéndose en una de las mayores ciudades de la época.
La ciudad islámica se caracteriza por una fuerte fragmentación; la alcazaba, la medina y los diversos arrabales permanecen separados entre ellos. Al mismo tiempo estas grandes áreas se subdividen en barrios independientes que se cerraban al anochecer, paliando la falta de seguridad. El elemento unificador de toda la ciudad era la Mezquita Aljama, cuyos alrededores acogían el centro administrativo, religioso y comercial.
MEZQUITA.jpgMás allá de los arrabales el territorio se va ocupando con un gran número de almunias, una mezcla entre granja y residencia campestre con huertas y jardines. En todo este periodo el río sigue jugando un papel predominante, el puente se repara y se mantiene después de cada riada.
El urbanismo actual es heredero de ese momento histórico, exceptuando algunos fragmentos de ciudad que se describirán más adelante. Las calles contaban con un sistema de alcantarillado que vertía al río de manera directa. Entre los dos grandes núcleos, Axerquía y Medina existía un vacío por motivos defensivos. Además de la Mezquita Aljama se han conservado restos de otras mezquitas que posteriormente fueron convertidas en iglesias cristianas, como Santa Clara, San Juan, Santiago, San Nicolás o San Miguel. También se han conservado algunos de los numerosos baños que existían en la ciudad, como los de las calles Velásquez Bosco, Cara, Carlos Rubio o los recientemente restaurados en el Campo Santo de los Mártires.
Abd al-Rahman III, tras la declaración del Califato independiente, decide construir, a partir de 936, una nueva ciudad, Madinat al-Zahra, como símbolo del triunfo del nuevo estado. Esta se sitúa en un lugar estratégico a 7 Km. de la ciudad consolidada en una posición claramente escenográfica, en el punto en que Sierra Morena se adentra en la vega, consiguiendo una excelente visibilidad hacia el oeste, sur y este. El recinto adopta una forma rectangular de 1.500 m de lado en sentido esteoeste y 750 m norte-sur, resuelto mediante terrazas que miran a la vega. La pacificación de todo el territorio y los constantes aportes tributarios de los reinos del norte de la península posibilitan su creación. La duración de Madinat al-Zahra, a pesar de la riqueza de los materiales empleados y la calidad de su construcción fue efímera, apenas 73 años.
murallas grande.jpgEl sometimiento del califa Hisam II (976-978) a su primer ministro Al-Mansur provocó el traslado del poder a una nueva ciudad, al-Zahira, localizada al este de Córdoba, creada con la intención de legitimar y hacer visible un nuevo poder de al-Andalus. Durante este periodo 3 medinas convivirán en la ciudad, Madinat al-Zahra, la Medina del centro de la ciudad y Madinat al-Zahira.
evolucion urbana cordoba2.jpgLa desintegración del califato se produjo entre los años 1010 y 1013. La ciudad a partir de ese momento vuelve a entrar en un periodo de decadencia, reduciéndose su población a la superficie de la Medina y a los arrabales de la Axerquía, que fueron amurallados en el siglo XI. Estas murallas cobran un gran valor estratégico en un entorno muy inestable.
La taifa cordobesa, la subordinación al reino de Sevilla, la dominación almorávide (1091-1147) y la almohade (1147-1236), son el reflejo del retroceso del Islam peninsular frente a los reinos cristianos del norte, que desembocará en la conquista de la ciudad en 1236 por Fernando III el Santo.
PLAN_COLLACIONES.jpgCÓRDOBA BAJOMEDIEVAL, SIGLOS XIII, XIV Y XV
Tras la reconquista, en la ciudad se diferencian dos zonas, la Medina, que a partir de entonces se llamará La Villa, y la Axerquía, los dos recintos se encuentran amurallados y conectados mediante varias puertas.
En este momento la ciudad presenta un estado decadente, las calles sucias y sin pavimentar constituían un autentico muladar ya que a ellas se arrojaba la basura. En época de lluvia los arroyos anegaban grandes áreas. Hasta el siglo XV no se inició el proceso de pavimentación. El cambio más significativo tras la reconquista es la implantación de numerosas iglesias y conventos, que ocuparán la franja de terreno, vacía por motivos defensivos, colindante a la muralla de la Medina en su lado este. Ejemplo de ello son los conventos de San Pablo y de San Pedro el Real. Las nuevas iglesias llamadas “fernandinas” (en referencia a Fernando III) fueron construidas entre los siglos XIII y XIV. La ciudad se estructura en collaciones o barrios vinculados a cada templo. 7 en la Villa: San Miguel, Santo Domingo, San Nicolás de Bari, San Juan, Omnium Santorum, Santa María, San Salvador y seis en la Ajerquía: Santa Marina, San Andrés, San Pedro, San Lorenzo Santiago, La Magdalena y San Nicolás de la Ajerquía. A finales del siglo XVI aparece una nueva collación, la de San Bartolomé en el extremo SO de la Villa.
Los siglos siguientes se caracterizan por la fragmentación social; los judíos quedan aislados en la judería (entre la Puerta de Almodóvar y la Mezquita) y los mudéjares serían, a finales del siglo XV, confinados en la actual calle Morería.
Desde esa época la imagen de la ciudad ha permanecido inalterada prácticamente hasta finales del s. XIX. En el s. XIV el recinto amurallado se ve alterado con la construcción del Alcázar, la Huerta del Alcázar y el Alcázar Viejo. Este último, creado en 1399 como Corral de los Ballesteros en el ángulo suroccidental de la Villa, es el único barrio de nueva creación en la ciudad bajomedieval, se distingue un trazado viario rectilíneo que ha llegado hasta nuestros días.
En 1328 el rey Alfonso XI de Castilla ordena la construcción de los Reales Alcázares, sobre edificaciones anteriores, como el Alcázar califal que a su vez se construyó sobre la residencia del Gobernador Romano y de la Aduana.
1567.jpg

1567 Córdoba por Van der Wyngaerde

CÓRDOBA EN LOS SIGLOS XV-XVI-XVII-XVIII. PRIMEROS ENSANCHES
Durante este periodo se construyen los conventos de Santa Marta (1468) y Santa Cruz (1464), y el Palacio del Conde de Cabra que posteriormente será convento de las Capuchinas (1655). El espacio urbano posiblemente más relevante de esta época es la Plaza del Potro, auténtico eje económico de la ciudad durante la Baja Edad Media. Esta plaza en su origen tenía proporciones cuadradas pero tras la construcción, en 1493 del Hospital de la Caridad, su superficie se reduce casi a la mitad y su forma pasa a ser alargada. La plaza quedaba cerraba en la calle Lucano y Lineros hasta 1903, fecha en la que se abrió hasta la Ribera, según el proyecto de Pedro Alonso de 1891.
En el siglo XVI se inicia un paulatino proceso de ensanches de calles, (Concepción, Juan de Mesa, Isaac Peral, Deanes y se abre la plaza de la Judería) y algunas nuevas aperturas como la Cuesta de Luján, Duque de Hornachuelos, Portería de Santa María de Gracia, al mismo tiempo se dota a la ciudad de numerosas fuentes públicas.
Felipe II visita la ciudad en 1572, lo que lleva a formalizar la Puerta del Puente como arco de triunfo para celebrar su recepción. Este mismo año el monarca ordena la construcción del edificio de Caballerizas Reales en las proximidades del Alcázar de los Reyes Cristianos, sede de la inquisición en esos momentos.
1617

1617 Córdoba Civitatis Orbis Terrarum

Córdoba Civitatis Orbis Terrarum 1617

Este periodo se caracteriza por la apertura gradual de importantes espacios públicos asociados a los edificios más relevantes: la Plaza de la Corredera ligada a la cárcel y a la casa del Corregidor, la plaza del Salvador al convento de San Pablo, la de la Puerta del Puente al triunfo de San Rafael, la plaza de las Cañas al colegio de la Piedad, la de San Agustín al convento del mismo nombre, la plaza de Abades a la Ermita de la Concepción, la de Capuchinos al hospital de San Jacinto, la del Cardenal  Salazar al hospital homónimo y al convento de San Pedro de Alcántara. Un fenómeno similar de menor escala se produce frente a algunas casas señoriales creando espacios de antesala que mejoran la perspectiva de sus portadas.
En el s. XVI se construyen los hospitales de San Sebastián (1513-1516), San Andrés (1551), de Antón Cabrera, y de los Ríos, y las iglesias de la Compañía y del Carmen, la capilla de San Nicolás, los conventos de Regina, de Santa Isabel y de las Nieves (hoy sede del Círculo de la Amistad. Entre los edificios civiles destacan los palacios de Orive o de los Villalones, el de Viana y de los Páez de Castillejo, las casas del Bailío, de los Aguayo, de los Venegas, de los Luna y de los Marqueses de la Fuensanta del Valle.
evolucion urbana cordoba3.jpg

Córdoba siglo XVII

En el Siglo XVII se construyen los conventos, de Santa Ana, de la Encarnación, del Corpus Christi, de Capuchinos y de San Pedro de Alcántara, y las iglesias de la Trinidad y de los Padres de Gracia. En arquitectura civil destaca el palacio del Duque de Medina Sidonia y la casa de los condes de las Quemadas.
Debemos detenernos en la Plaza de la Corredera, un gran vacío urbano, único en Andalucía iniciado en 1683 y acabado en 1687, aunque desde la segunda mitad del s. XIV existe constancia en este lugar de una plaza con forma irregular y más alargada que la actual. El proyecto fue realizado por el arquitecto Antonio Ramos y Valdés, siguiendo el modelo de las plazas mayores porticadas castellanas. Preside la plaza en su cara sur el actual mercado de la Corredera, construido como cárcel por el arquitecto Juan de Ochoa en 1568 y las Casas de Doña Ana Jacinto que tras ganar un pleito al rey impidió la demolición del edificio para completar el porticado. En 1896 se construye en el centro de la plaza un mercado de abastos que únicamente dejaba unas calles perimetrales. Este mercado, de estilo modernista, fue derribado en 1959 una vez finalizada la concesión municipal.
25840_DATOS_HISTxRICOS_1.jpgEn el s XVIII se produce una importante transformación del entorno de la Mezquita con la construcción del triunfo de San Rafael, el seminario de San Pelagio y el Palacio Episcopal.
De este siglo datan el palacio del Vizconde de Miranda, las casas de los Muñices y de los Trillo, los Hospitales del Cardenal Salazar (1704) y de San Jacinto, los conventos de la Merced y del Cister, los colegios de Santa Victoria y de la Piedad, las iglesias de San Rafael y la del convento de las Capuchinas, la ermita de la Alegría, las reformas de la iglesia de San Andrés y de la colegiata de San Hipólito y la portada de San Pablo.
En el siglo XVIII surgen nuevas alamedas como la del Campo de San Antón (entre 1739 y 1749, que desaparecerá a lo largo del siguiente siglo), Campo Madre de Dios, la del Corregidor y la del Camposanto de los Mártires. Uno de los paseos más populares fue el de la Ribera desde la Cruz del Rastro a San Nicolás y San Eulogio de la Axerquía.
A mediados del XVIII se arreglan las plazas La Magdalena, de San Pedro y de San Felipe, posteriomente las de las Dueñas, Doblas y Padres de Gracia.
1853 cordoba.jpgCÓRDOBA DEL XIX. EL FERROCARRIL COMO MOTOR DE RENOVACIÓN URBANA
A principios del siglo XIX Córdoba tenía unos 40.000 habitantes y era una ciudad económicamente muy precaria. La entrada del nuevo siglo trae una serie de actuaciones que paulatinamente van regenerando la ciudad; mejoras urbanas como la renovación del empedrado (1816), la construcción de aceras (1842), la recogida de basuras (1846), el alumbrado público de gas (1869), etc. Hasta 1880 no se comienza a establecer un sistema general de alcantarillado y saneamiento. 
A finales del XIX surgen una serie de industrias, ligadas a la línea férrea dando lugar a la formalizaciónde la Carrera de las Ollerías, que sufrió diversas alineaciones (1877, 1887 y 1926).
La construcción del Cuartel de Caballerías de Alfonso XII entre 1878 y 1883 fue determinante en la reforma de la ronda entre la Fuensantilla y la Puerta de Plasencia, demolida en 1879, siendo el germen de la Ronda de Andujar y del Marrubial. El Paseo del Campo de San Antón se creó en el siglo XVIII, y en 1859 se le anexó un paseo arbolado en el Campo Madre de Dios, que acogía la feria de la Fuensanta. Se completó la ronda con los proyectos de alineación del tramo entre las puertas de Baeza y Nueva (1879) y en 1892 la alineación del trayecto entre la Puerta Nueva y la de Andujar.
Pero el hito fundamental del siglo XIX es, sin duda alguna, la llegada del ferrocarril y la construcción de la estación, que se convierte en la puerta principal de la ciudad, símbolo de progreso y modernidad, desplazando el centro de la ciudad hacia el norte. La primera línea de ferrocarril (Sevilla- Córdoba) se inaugura en junio de 1859 y discurre por el N de la ciudad para evitar el trazado del Guadalquivir y permitir la conexión con el siguiente tramo con destino en Andújar. La ubicación de la estación busca por la proximidad del Paseo de la Victoria y el acceso al centro por la Puerta de Gallegos.
Una de las manifestaciones de este deseo de progreso es la creación de nuevos espacios para el ocio en el perímetro inmediato de la ciudad amurallada. Entre estos nuevos espacios haremos referencia al Paseo de la Victoria que comenzó a planificarse en 1776, llegando a su forma definitiva en 1866 tras la ampliación hacia el N en los Jardines de Agricultura durante la dominación de los franceses.
La desamortización de 1836 permitió al ayuntamiento hacerse con numerosos conventos que serían destinados a diversos usos. Se crearon nuevos equipamientos: el convento de la Merced se destinó a hospicio, el de San Pedro de Alcántara a manicomio, Madre de Dios a asilo de ancianos, la Trinidad y San Felipe a cuarteles. Los de los Mártires y La Victoria se de demuelen para crear víapública y jardines. Algunos son comprados por particulares, como San Pedro el Real y San Agustín dando lugar a nuevas manzanas edificadas. Otros continúan como conventos pero serán desamortizados en 1868 como el de las Dueñas, Concepción, Jesús Crucificado o Santa Clara.
La demolición del convento de San Martín, con una superficie de 3.650 m2, originó el paseo del mismo nombre, convertido en un lugar de esparcimiento en el corazón de la ciudad histórica. El diseño responde a la tipología de “paseo de salón”, lugar de encuentro de la ciudadanía. Se finalizó en 1843.
En 1865 este paseo se demuele para dar lugar al actual Paseo de Gran Capitán. Este nuevo espacio viene motivado por la construcción del ferrocarril, y pretende convertirse en moderno vestíbulo de entrada a la ciudad. La nueva clase social emergente necesitaba desarrollar un entorno residencial y comercial adaptado al incipiente problema que empezaba a causar el incremento del parque automovilístico.
El Paseo del Gran Capitán se inauguró en 1866, según proyecto del arquitecto Pedro Nolasco. El diseño original constaba de un paseo peatonal central y dos calzadas rodadas laterales. El paseo se prolonga, a partir de 1904, desde Ronda de Tejares hasta la antigua estación de ferrocarril. El proyecto actual (1989) es obra del arquitecto Juan Serrano. Otro de los nuevos espacios destacables es el Campo de la Merced al noreste de la Villa, construido en 1905 y reformado en 1948.
Una de las grandes operaciones urbanas del siglo XIX es el Murallón de la Ribera, iniciado a finales del XVIII y finalizado a comienzos del s. XX. La necesidad de crear una red de carreteras nacional, en este caso la que une Cádiz con Madrid, planteada por Carlos III sumado al ataque de las riadas a la cimentación de las viviendas, hace necesaria esta importante obra. Antes de esta actuación el tráfico circulaba por el centro de la ciudad. En el año 1852 sólo se había ejecutado la mitad, desde el molino de Martos hasta la Cruz del Rastro, faltando el tramo hasta el Puente Romano. Hasta 1905 no se finaliza totalmente quedando abierto el desvío de la Carretera General. Esta actuación supuso una nueva realineación de la fachada al río y el aislamiento de la Puerta del Puente y la remodelación del Campo Santo de los Mártires. En 1907 se abre, a través de la Alameda del Corregidor, entre la Huerta del Alcázar y el río, un camino que posibilita conectar con la ronda que lleva a la estación.
Desde la segunda mitad del siglo XIX la ciudad es testigo de un proceso de expansión, las murallas son un corsé del que hay que liberarse, destruyendo las puertas existentes y abriendo rompiendo la muralla en algunos puntos para hacerla más permeable. En 1852 se demuele la Puerta del Rincón, 1862 se abre la nueva puerta de Gran Capitán buscando la estación, en 1863 se abre un nuevo acceso en la Trinidad demoliendo un lienzo de muralla. En 1865 se demuelen las puertas de Gallegos y Sevilla, la de Baeza en 1869, la de Andujar en 1870, la de Plasencia 1879, la de la Misericordia 1882, en 1895 la de Puerta Nueva y finalmente en 1905 la Puerta de Osario.
Se inicia un proceso de alineaciones de calles, que refleja el creciente interés colectivo frente al privado. A partir de 1846 una Real Orden obliga a levantar planos Geométricos de las poblaciones, en Córdoba se aprueba en 1849 el plano Geométrico, firmado por D. Manuel García del Álamo. Este plano refleja una serie de alineaciones de las principales calles que se irán realizando paulatinamente en varias fases a lo largo de los años, Jesús María (1895, 1906, 1919, 1920 y 1928), Gondomar (1864, 1867, 1876, y 1901), Paraíso (1863), Góngora (1873, 1879), Liceo (1879, 1880, 1882), Moreria (1880), Letrados (1879).
Debemos destacar la creación de la calle Claudio Marcelo. Durante el periodo comprendido entre 1877 y 1883 se alinea el primer tramo entre la calle del ayuntamiento y María Cristina, posteriormente se prolonga hasta Diego de León, en 1910, y una vez demolido el Hotel Suizo se abre la nueva calle a las Tendillas. Queda formalizado de esta manera el eje este oeste entre el ayuntamiento y la Puerta de Gallegos.
La ciudad en el siglo XIX apenas había rebasado las murallas. El escaso incremento industrial se ubicó entre el casco urbano y la periferia más inmediata. Muchas casas unifamiliares se transformaron en residencias plurifamiliares. Las únicas transformaciones urbanas consistieron en las ligeras realineaciones, como ya hemos citado.
1811.jpg

1811 Plano de Córdoba por Karswinsky y J. Rillo

El primer plano que se conoce de la ciudad de córdoba es la realizada bajo el dominio napoleónico en 1811 por el barón Karwinsky y el ingeniero Joaquín Rillo, conocido como “plano de los franceses”.
Hasta 1851 no se realiza un nuevo plano, tomando como base el anterior, realizado por José María Montis y Pedro Nolasco Meléndez. En este se distinguen las reformas realizadas desde 1811 como el Paseo de San Martín (Gran Capitán) y la urbanización del campo de la Merced (Jardines de Colón). Se observa la tímida aparición de barrios extramuros, Tejares, San Antón, Matadero, etc.
1851.jpeg

1851 Córdoba

En 1884 Dioniso Casañal realiza un nuevo plano donde aparecen, fuera del recinto amurallado, los asentamientos militares, la estación de ferrocarril e industrias periféricas. A comienzos del siglo XIX existen 5 arrabales extramuros: al sur, el Campo de la Verdad, en la margen izquierda del Guadalquivir, al N los barrios del Matadero, de los Tejares y de las Ollerías, y al E el de San Antón. En el s. XIX se construye el Gran Teatro y los palacios de los condes de Torres Cabrera, del Duque de Rivas, de los Valdefloro y de los Burgos. En 1884 se promulgan las primeras ordenanzas redactadas por Antonio Vázquez Velasco.
1894-1.jpg

1884 – Córdoba por D. Castañal

CÓRDOBA EN EL SIGLO XX
Motivado por el incremento del parque automovilístico, continua el proceso de aperturas y realineaciones, sobre todo en el sector noroeste del conjunto histórico próximo a la estación de ferrocarril.
1906-segui.jpg

1905 – Córdoba por Seguí

En el primer tercio, se prolonga el Paseo de Gran Capitán, ampliando la ciudad. Se prolonga la calle Nueva, hoy Claudio Marcelo, y se culmina la Plaza de las Tendillas. Se completan las alineaciones de Jesús María, Góngora, Gondomar, Concepción, Diego de León y Alfonso XIII. Se abre la calle Cruz Conde entre las Tendillas y Ronda de Tejares generando nuevos ejes comerciales y renovando la arquitectura.
1910 cordoba.jpg

1910 Córdoba por Alejandro Guichot

Sólo quedan en pie las puertas de Almodóvar y del Puente. Aunque la muralla ha dejado de ser barrera para el crecimiento de la ciudad el río al sur y el ferrocarril al norte impiden el crecimiento de esta.
Hasta la segunda mitad del siglo XX no se construye otro puente, el de San Rafael, que permite descargar el tráfico rodado de la nacional IV que todavía pasaba por el Puente Romano. Casi 40 años se tardará en construir el siguiente puente, el del Arenal en 1994. Sobre las líneas del ferrocarril fue necesario construir un viaducto.
1920-fernandez fenoy.jpg

1920 -Córdoba por Fernández Fenoy

El ferrocarril va a generar la aparición de nuevos barrios a lo largo de su trazado, Cercadillas, las Margaritas, la Huerta de la Reina, el Zumbacón, de Electromecánicas, etc… Hubo un intento, en el primer cuarto del s. XX, de crear un nuevo barrio de baja densidad al oeste de la ciudad con proyecto de Francisco Azorín, que fracasó al fallecer el promotor en 1917, Diego Serrano Rodríguez, dando lugar en cambio a un barrio de una alta densidad con el paradójico nombre de Ciudad Jardín.
1921 cordoba.jpg

1921 – Anteproyecto de Ensanche

En 1930 el número de habitantes llega a 103.000. Las casas nobiliarias se transforman en casas de vecinos dando lugar a situaciones de hacinamiento y falta de higiene. Especial atención merece la Plaza de las Tendillas, que se convertirá en el centro económico y social de la ciudad, tras un largo proceso de gestación, datando el primer proyecto de 1896, y no realizándose el definitivo hasta 1925 en el que Félix Hernández intentó unificar el estilo de toda la plaza con un historicismo renacentista y regionalista en boga en esa época. La 1ª fase ejecutada en 1907 lleva la plaza hasta Diego de León. La operación más compleja fue la relacionada con la manzana del Hotel Suizo que fue comprado por el ayuntamiento en 1918 y comenzado a derribar en 1924. La actuación se complementó con el ensanche de la calle Concepción.
Tras la apertura de la Plaza de las Tendillas se hace necesario drenar este espacio central con vías acordes a la importancia del mismo, descongestionando la circulación de las calles Gondomar y Morería. En un principio se crea una nueva calle, la actual Cruz Conde, hasta la calle Góngora en dirección N que se prolongaría entre 1925 y 1930 hasta Ronda de Tejares. Como en el caso de la avenida de Gran Capitán, con esta nueva calle se busca la creación de edificios modernos con viviendas, oficinas y locales comerciales para la clase acomodada ampliando el centro comercial de la ciudad.
1927.png

1927 – Córdoba

En 1935, los arquitectos Francisco Azorín Izquierdo y José M. de Murga Serret presentan el Proyecto de Saneamiento y Reforma Interior de Córdoba, que pretende resolver los problemas de la Ajerquía facilitando el acceso al Centro desde la carretera de Madrid. La propuesta plantea la creación de 2 ejes uno E-O (Carretera de Madrid, calle Abéjar, Realejo y San Pablo acabando en la Plaza del Salvador) y otro N-S que arranca de la Puerta del Colodro, pasando por detrás de la iglesia de San Pedro, hasta salir a la antigua Puerta del Sol, en la Ribera, con una gran plaza de 60 m en la confluencia de los 2 ejes en el Realejo. Esta propuesta se redujo en otra de 1936, el “Proyecto de Extensión, Saneamiento y mejora interior de Córdoba”, no obstante llegó a realizarse el ensanche de las calles Abéjar y San Pablo y seguía manteniendo la propuesta de la gran plaza del Realejo. El alzamiento del 18 de julio lo dejó aparcado.
Al finalizar la guerra civil asistimos a una llegada masiva de inmigrantes a la ciudad creando una necesidad urgente de vivienda. Se construyen dos barriadas de casas unifamiliares para obreros, una junto al Campo de la Verdad, en 1947, promovidas por el recientemente nombrado obispo Fray Albino y la Asociación Benéfica “La Sagrada Familia” y otra, el actual barrio de Cañero, entre 1950 y 1955.
1958 cordoba.jpgPLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA. 1958
Con anterioridad a la redacción del Plan General de 1958, la expansión periférica podía sintetizarse en 4 grandes áreas: al O las barriadas junto a la fábrica Electromecánicas, el parque Cruz Conde, las casas unifamiliares de Ciudad Jardín y la zona al NO de ella, al N las edificaciones residenciales en la Sierra; al E la barriada de Cañero, y al S la de Fray Albino.
Tras la ley del suelo de 1956, Córdoba se dota de su 1º Plan General de Ordenación Urbana en 1958. Bajo la dirección del arquitecto municipal José Rebollo se realizan previsiones para una población de 350.000 habitantes y marcaría las directrices de la ciudad durante las 2 décadas próximas.
Este plan hacía un reconocimiento de la potencialidad de los espacios tangenciales al Conjunto Histórico donde sitúa los nuevos centros representativos de los poderes civiles e institucionales, así potenciaba el cinturón verde constituido por parques enlazados. Incorpora el citado proyecto del año 1936 del eje E-O con alguna modificación aunque nunca llegaría a fraguar. Propone drenar el centro histórico con el eje E-O que conecta la avenida Medina Azahara con la calle Abejar, ensanchando todas las calles que las unen y creando 2 grandes plazas, una en el ayuntamiento y otra en el Realejo, también propone el ensanche de la Ronda de Isasa. Desarrollaba una normativa específica para la “zona histórico-artística” aunque muy reducida. Se proponía salvar el Centro Histórico trasladando la travesía de la ciudad hacia el N del mismo, paralelo al ferrocarril.
Establece 3 centros urbanos principales: Centro religioso (entorno de la Mezquita), el Centro Municipal (en el corazón de la ciudad), el Centro Estatal (en el eje N-S, en la avenida de la Victoria).
Las 2 décadas posteriores se caracterizaron por un fuerte movimiento desarrollista haciendo que partes de este plan no se cumplieran y otras sin embargo se vieran sobrepasadas. Sobre todo en lo referente a dotaciones y densidades.
Durante los 60′ y 70′ las barriadas periféricas, surgidas en torno a los antiguos edificios extramuros, iglesias como las de San Cayetano o La Fuensanta, y factorías como Electromecánica, Carbonell o Asland, continuaron creciendo y vieron colmatarse buena parte de los espacios entre ellas: al E los Polígonos de Levante y la Fuensanta-Santuario; el Sector Sur, entre la avenida de Cádiz y la carretera de Granada; y al N las Moreras, Huerta de la Reina, Valdeolleros, Santa Rosa, el Naranjo, expansión de las Margaritas y el Brillante y el espléndido Parque Figueroa, una urbanización heredera del movimiento moderno diseñada por Rafael de la Hoz, inaugurado en 1970.
Esta corona de viviendas redujo la presión de la demanda de vivienda pero marcó enormemente la dicotomía entre “casco histórico” y nueva ciudad, cuya transición resultó difícil armonizar. Se realizan nuevas barriadas sociales como las Moreras o las Palmeras dando respuesta a una necesidad urgente de viviendas para las clases más desfavorecidas.
1986 cordoba.jpgPLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA. 1986
En los 80′ se decide llevar una revisión del planeamiento enfocada a una defensa de la ciudad histórica y a coser los intersticios generados.
Este plan tiene un carácter multidisciplinar e intenta dar respuesta a todos los problemas que en las décadas previas se habían originando. El desarrollo indiscriminado de algunas urbanizaciones, originando tramas urbanas desarticuladas provocando marginalidad y disfunciones en las comunicaciones, lleva a plantear estrategias que permitan dar solución a estos nuevos fragmentos de ciudad, reconformando la estructura viaria cosiendo los nuevos desarrollos y completando los vacíos urbanos generados. Se da una gran importancia a la movilidad con un análisis de todas las vías de penetración a la ciudad fundamentales para entender la relación del centro de la ciudad con lo que llamaban zonas de influencia.
En relación al centro histórico se detecta un abandono creciente de algunas áreas y la destrucción salvaje del parcelario. El plan establece mecanismos para paralizar las operaciones especulativas que se estaban llevando a cabo hasta ese momento, incrementando los niveles de protección del caserío y proponiendo la redacción de Planes Especiales y Estudios de Detalle que resuelvan con la escala adecuada los problemas detectados.
El documento analiza el incipiente y desordenado crecimiento de edificaciones ilegales en el territorio proponiendo medidas de disciplina urbanística que llegaron a reducir notablemente el desarrollo del mismo.
También realiza propuestas concretas para el desarrollo de planes específicos concernientes a los grandes problemas de la ciudad, como son el Plan Especial del Río y el Plan Renfe.
Plan Especial del Rio Guadalquivir, 1992.
El PGOU de 1986 detectó el importante papel articulador que el río juega en la ciudad y la imperante necesidad de realizar nuevas propuestas que lo aproximen a la ciudad, minimizando el impacto que la carretera nacional tiene en su transcurso por el sur del conjunto histórico. Se plantea un concurso de ideas para la ordenación de la margen del río, una vez que el cauce se ha controlado mediante presas río arriba y la limpieza del agua ha mejorado gracias a la depuración de las aguas residuales de los núcleos urbanos. Se plantea el desarrollo de nuevos puentes y la concentración de nuevos equipamientos generales en sus márgenes que palien la escasez de los mismos en el conjunto histórico y transformen el río en un nuevo foco de centralidad. Se propone la recuperación del Paseo de la Ribera disminuyendo drásticamente la circulación del tráfico, posibilitando el avance de los Jardines del Alcázar hasta la ribera del río y la recuperación de los molinos y azudas. Entre los objetivos destaca el de la protección medioambiental de los Sotos de la Albolafia o desplazar el recinto ferial al Arenal. Como pieza clave destaca la potenciación del eje monumental Torre de la Calahorra, Puente Romano y Puerta del Puente.
plan renfe.jpgPlan Parcial Renfe.
Este Plan Especial tenía como objetivo fundamental el cosido de la ciudad hacia el norte de las vías férreas con el centro de la misma, convirtiendo los terrenos liberados tras el soterramiento del ferrocarril en el “elemento primario” de la integración de la Ciudad. Todo ello enfatizando el importante papel que la estación, como nudo de comunicaciones estructurante, había jugado y seguirá jugando.
Los terrenos librados servirían para cerrar por el N los grandes paseos de ronda perimetrales a la ciudad amurallada, iniciados en el siglo XIX con la Ribera, los jardines de La Victoria o el Campo de la Merced.
Se deprimió la línea de ferrocarril en una longitud de unos 3.700 m. mediante un túnel artificial que se vertebrará como una Gran Avenida Peatonal, eliminando todos los pasos a nivel existentes permeabilizando la conexión entre las 2 partes de ciudad. Esta operación llevaba asociada la liberación de una gran superficie ocupada por instalaciones vinculadas al ferrocarril y que ahora podrían destinarse a otros usos, fundamentalmente residencial, permitiendo una mejora de gran calado en el urbanismo cordobés. Desde el ayuntamiento se convocaron concursos abiertos para los edificios que conformarían la nueva fachada hacia el conjunto histórico.
Se aprovechó la excavación de las trincheras para construir un gran aparcamiento de borde que paliara las carencias de este equipamiento en la franja N del centro urbano.
La Nueva Estación coronará la Gran Avenida Peatonal, integrándose de forma racional en el entorno urbano.
2001 pg.jpg

PGOU 2001 Córdoba

CÓRDOBA EN EL SIGLO XXI. PLAN GENERAL DE 2001.
A finales del siglo XX la ciudad cuenta con 351.000 habitantes y tras la gran operación que supuso el Plan Renfe, se consideró, desde los sectores políticos y económicos, que las necesidades de la ciudad estaban agotadas por lo que se hizo necesario iniciar la revisión del Plan General. En paralelo a este documento se desarrolla el Plan Especial de Protección del conjunto Histórico cuya aprobación es de 2003.
La revisión del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), aprobada en 2001, asume la fuerte antropización del territorio e intenta compaginar la sostenibilidad del medio ambiente con el desarrollo de la ciudad.
Este nuevo documento intenta enfrentar todas aquellas cuestiones dejadas de lado por planeamientos anteriores: son necesarias nuevas formas para nuevas funciones, nuevos equipamientos correctamente distribuidos, el análisis de nuevos modos de crecimiento o de no crecimiento (el vacíoy el paisaje como sujeto del proyecto), el territorio de la periferia y del no urbanizable, las  grandes infraestructuras territoriales…
Presenta a Córdoba como elemento articulador del territorio en el eje del Guadalquivir entre el sur y el centro y norte de España, como centro logístico de Andalucía. En este aspecto el potencial del tren de alta velocidad juega un papel determinante.
Plantea soluciones a los nuevos desarrollos industriales y potencia la presencia de la Universidad en las nuevas áreas de la ciudad a levante y poniente.
Se pretende potenciar el papel del Centro Histórico, con propuestas encaminadas a su rehabilitación, cualificación y redinamización social y económica. El PGOU insta a la redacción de un Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Córdoba, del que hablaremos más adelante.
El río sigue manteniendo el protagonismo como eje vertebrador tanto del territorio como del centro de la ciudad.
Se proponen estrategias para la consolidación del modelo de crecimiento residencial por Poniente y extensión de la ciudad por Levante hasta conectar con la Universidad.
Se definen de ordenaciones que integran las trazas naturales del territorio (“tramas híbridas”), buscando una mayor interrelación campo-ciudad. Se plantean una serie de parques periurbanos que modulan la transición entre núcleo urbano y rural. Se busca el equilibrio entre las rentabilidades productivas de las actuaciones y las sociales que legitiman las clasificaciones de suelo. Se hace una previsión adecuada de infraestructuras, dotaciones y Sistemas Generales.
En cuanto al Suelo no Urbanizable, el PGOU se enfrenta al problema de las parcelaciones ilegales a través de un completo Estudio de Impacto Ambiental, diferenciando entre las que son reconducibles y las que son necesarias paralizar y erradicar. Establece, en base al citado estudio de impacto, nuevos criterios de ordenación.
Plan Especial del Arenal de la Fuensanta.
Desarrollado en la margen derecha del Guadalquivir en el contacto del mismo como el núcleo urbano aguas arriba, establece una serie de objetivos encaminados a potenciar este sector de la ciudad.
Entre los objetivos:
• Modificar el actual Estadio Polideportivo Municipal para que deje de ser exclusivamente un Estadio de Fútbol, incorporando usos lucrativos como hotelero y comercial que hagan viable la operación a un inversor privado.
• Ampliar el recinto ferial existente, aumentando su capacidad y destinando una zona para usos dotacionales, especialmente de ocio, incluso un parque de atracciones, con carácter estable.
• Dotar de aparcamientos a todo el conjunto de estadio, ferial y parque de atracciones.
• Consolidar los usos deportivos en el sector norte (noreste) completándolos con aquellos otros que sean complementarios y compatibles con la clasificación del suelo, como hotelero, aparcamientos, etc.
• Crear un parque en el resto del ámbito, especialmente en la zona más próxima al río, que pudiendo ser compatible con los cultivos existentes, pueda incorporar un campo de golf que pudiese vincularse a los usos de los dos sectores extremos.
• Plantear una línea o banda de defensa alternativa a la mota propuesta por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, de forma que a la vez que se mantiene la misma capacidad de caudal hidráulico se conserve este paraje natural de sotos y bosque de ribera.
PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO DE CÓRDOBA (PEPCHC).
Es el documento clave para la salvaguarda del extenso patrimonio de la ciudad. El ámbito del PEPCHC coincide con el Conjunto Histórico declarado por la Consejería de la Junta de Andalucía: los recintos amurallados históricos, la Calahorra, el Puente Romano, la Albolafia y los molinos.
La superficie protegida es de 246 hectáreas, lo que convierte este conjunto histórico en uno de los mayores de Europa, caracterizándose por su gran vitalidad, con una población que oscila entre los 34000 y 36000 habitantes, siendo, sin lugar a dudas, el gran motor turístico de la ciudad.
En 1994 fue declarada Patrimonio de la Humanidad una superficie de 81 ha al suroeste del recinto amurallado, un tercio del total del Conjunto.
El documento parte de un análisis de los “invariantes” de la ciudad, aquellas características que la singularizan, a partir de las cuales se redacta la normativa encaminada a su protección. En relación a la edificación los objetivos primordiales son la conservación de la trama urbana y el mantenimiento de las alineaciones, haciendo especial hincapié en la protección del sistema parcelario, siendo muy pocos los casos en los que se permite la agregación o desagregación de parcelas.
En cuanto a la protección de los invariantes tipológicos tradicionales destaca el patio como elemento estructurador de la tipología tradicional, la relación de este con la galería y la escalera principal también está regulada. Se fomenta el uso de sistemas constructivos tradicionales recomendando la construcción con muros de carga y conservando los preexistentes siempre que sea posible.
El PECHC incluye un extenso catálogo que incluye 119 monumentos y 513 edificios con fichas individualizadas. Además, bajo la figura de “conjunto catalogado” agrupa varios inmuebles, reconociendo entornos urbanos sensibles que requieren una protección ambiental por su interés paisajístico o histórico, afectando a un total de 1163 parcelas.
En total, sumando monumentos, edificios y conjuntos catalogados, son cerca de 1800 inmuebles con algún grado de protección de un total de 4831 que conforman el Conjunto Histórico. De ellos 55 están declarados BIC.El catalogo recoge otros elementos urbanos singulares como son los restos de lienzos de muralla y las fuentes.
El resto de las parcelas, no incluidas en el catálogo, están incluidas en alguno de los grupos siguientes con ordenanzas específicas:
• “Protección tipológica” que establece criterios para intervenir en el resto de los inmuebles donde se quiere mantener una edificación tradicional y sin estar incluidos en el catálogo. Esta calificación permite la renovación constructiva siempre que se mantengan los invariantes de la edificación tradicional.
• “Zona renovada” un área que abarca fundamentalmente el norte de la Medina y fragmentos del perímetro de la Axerquía, zonas muy afectadas por las renovaciones de principio del siglo XX y demoliciones posteriores, en las que prácticamente no existen elementos de interés a conservar, excepto algunos casos puntuales de buena arquitectura.
• En cuanto a las áreas libres, se dividen en interiores, vacíos existentes en algunas manzanas y los patios, y los exteriores. Estos se agrupan en: espacios catalogados, locales, medios y primarios.
• Se regulan los equipamientos. El PEPCHC potencia el uso residencial frente a otros usos, como uso indispensable para la conservación del conjunto histórico. Se analiza y propone la dotación de equipamientos necesarios.
Además establece una serie de actuaciones en las que establece un desarrollo específico de áreas concretas.
Remodelación del Eje Monumental.
Fruto de un concurso internacional convocado por la Junta de Andalucía en colaboración con el Ayuntamiento de Córdoba del que resultó ganadora la propuesta del arquitecto Juan Cuenca, se procedió a remodelar el último tramo del eje urbano norte-sur, iniciado en la Ronda de Tejares con la calle Cruz Conde recientemente reurbanizada por la Gerencia de Urbanismo, llegando a la Plaza de las Tendillas, centro comercial de la ciudad, y continuando por Jesús María hasta llegar al entorno de la Mezquita. Se remata el eje con la importante actuación en el entorno de la Puerta del Puente, Puente Romano y Torre de la Calahorra y la construcción de un nuevo centro de recepción de visitantes resultado del citado concurso. Los criterios seguidos en la restauración son respetuosos con el nivel de protección de los elementos que lo conforman, sin renunciar a la contemporaneidad, utilizando técnicas y elementos actuales. Este eje pretende conectar el centro comercial de la ciudad con los nuevos equipamientos que se desarrollan en la margen izquierda del Guadalquivir, el centro de Congresos de Rem Koolhaas (a punto de comenzar las obras), el Centro de Arte Contemporáneo de Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, y el futuro Museo de Bellas Artes, previsto junto a la Torre de la Calahorra.
Plan Especial Alcázar Caballerizas.
Esta es quizá la actuación más importante que plantea el PEPCHC, ya que busca poner en valor el conjunto monumental conformado por el Alcázar de los Reyes Cristianos y las Caballerizas Reales, mediante una de las mayores operaciones, de puesta en valor del conjunto histórico, realizadas hasta la fecha, debido a la gran superficie afectada, a la importancia de los edificios que lo conforman, a los valores paisajísticos y ambientales, y por desarrollares en un escenario fundamental para la historia de Córdoba.
Este ámbito ha sido muy maltratado por el urbanismo reciente, con la apertura de la avenida del Alcázar, la proximidad del Puente de San Rafael y por el trazado de la avenida del Corregidor que han hecho del lugar un espacio con serios problemas de accesibilidad y con una fuerte alteración del paisaje, dando lugar a un espacio residual en el corazón de la ciudad.
El objeto de este Plan Especial es definir los criterios con los que se debe actuar en uno de los ámbitos con más potencial de la ciudad, incluido dentro de la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, próximo a la Mezquita y al Puente Romano. En este lugar se ha establecido desde época muy temprana el poder civil y religioso de la ciudad. Además engloba dos monumentos de primer orden, el Alcázar de los Reyes Cristianos y el edificio de Caballerizas Reales.
Las propuestas van encaminadas a preservar todos los elementos de interés que han llegado hasta nuestros días y evitar futuras actuaciones que por razones de oportunidad puedan distorsionar e incluso ocasionar daños irreparables en un ámbito extremadamente vulnerable, evitando en cualquier caso caer en falsos historicismos. Se busca devolver al recinto histórico amurallado una imagen similar a la que tenía antes de la construcción de la avenida del Alcázar, a mediados de la década de los años 50, como carretera nacional, resolviendo la travesía de la ciudad y descargando el Puente Romano del importante tráfico que soportaba hasta ese momento en que se construyó el Puente de San Rafael. Se ha considerado imprescindible, ya que esta vía a dejado de ser estructural, en la ordenación viaria de la ciudad, eliminar su impacto negativo, suprimiéndola para recuperar el recinto amurallado original.
El recinto amurallado, los edificios de Caballerizas Reales y el Alcázar de los Reyes Cristianos, los distintos lienzos de las murallas tanto de la Huerta del Alcázar como de la Alcazaba almohade, el río Guadalquivir y el gran espacio ajardinado del Álcazar son los protagonistas incuestionables de este documento.
Para el desarrollo de la propuesta se ha optado por siete grandes actuaciones que podríamos dividir en dos grupos, por una parte aquellas que se centran en conservar, rehabilitar y adaptar las edificaciones existentes,  dotándolas de contenido, incluidas las murallas; y por otra las que buscan recualificar los espacios libres, tanto interiores al recinto amurallado (Jardín del Alcázar), como exteriores (entorno inmediato del recinto amurallado, espacios exteriores a las edificaciones) de manera que respondan a un criterio uniforme. Estas actuaciones se recogen en una ficha individual donde se desarrollan los objetivos a cumplir y las propuestas para conseguirlos.
Se trata de establecer una continuidad entre espacios construidos y naturales, haciendo permeables los diferentes recintos, mediante la apertura de conexiones históricas actualmente perdidas o cegadas (Puerta de los Sacos, Portillo hacia jardines del Alcázar en Caballerizas, pasadizo entre Caballerizas y Alcázar, Puerta Barroca del Alcázar) o de nueva creación (accesos entre el jardín del Alcázar y el paseo bajo aprovechando fragmentos de muralla destruidos). Se ha estudiado la posible apertura de una nueva conexión con el barrio de San Basilio desde la calle Postrera liberando parte de la Torre de las Vírgenes. Esta propuesta queda recogida en una de las actuaciones del ámbito de influencia y deberá gestionarse de manera independiente al PEAC en caso de considerarse.
Asimismo se pretende hacer presente el río, para ello se propone un acercamiento mediante pasarelas ligeras, algunas de ellas elevadas que partiendo desde el jardín del Alcázar, de bajo impacto, se adentren en los Sotos con un carácter lúdico. Se busca la aproximación al agua, y la creación de nuevos miradores y observatorios. El diseño de estos elementos debe ir acompañado de un detallado estudio de impacto medioambiental.
El interior del jardín debe extenderse hasta ocupar el que fue recinto de la huerta del Alcázar, respetando los elementos paisajísticos que han pasado a formar parte del imaginario de la ciudad, en concreto los grupos de estanques generados en la ordenación realizada en la segunda mitad del s. XX dando lugar a un gran equipamiento, de primer orden, en el centro histórico.
En cuanto al ámbito de influencia se lanzan propuestas generales que buscan la continuidad con las actuaciones del Plan Especial, destacando aquellos elementos difíciles de segregar del ámbito de actuación y que deberían servir de referencia a la hora de resolver los carencias detectadas y que no son ajenos al área de intervención.
Los 2 grandes edificios del ámbito, mencionados anteriormente, poseen cualidades, no solo monumentales e históricas, sino espaciales, que los convierten en privilegiados contenedores de usos que difícilmente pueden tener cabida en otros lugares de la ciudad, como ocurre con la planta alta de la nave norte de Caballerizas Reales.
Es necesario recalcar que el ámbito del PEAC se encuentra en un área declarada Patrimonio de la Humanidad, con elementos declarados BIC, lo que implica que la actuación sobrepasa al ámbito de lo local y por lo tanto no podemos limitarnos a resolver problemas de menor escala que puedan resolverse en ámbitos inmediatos.
Plan de Accesibilidad al Conjunto Histórico de Córdoba.
La necesidad y obligatoriedad de redacción de este documento viene recogida en el PEPCHC. En 2003 se presentó el Plan de Accesibilidad al Conjunto Histórico de Córdoba, siendo actualizado en 2007 mediante el programa de la comunidad europea PAGUS.
Este plan se aprueba como Plan Director, un documento vivo sujeto a factores variables, pero que fija de manera clara los objetivos de cualquier actuación relacionada con la movilidad en el Conjunto Histórico.
Las singularidades del centro de la ciudad, su alta población, su gran extensión, la dificultad de su trama viaria, impiden la compatibilidad con el vehículo privado y complejiza enormemente un transporte público convencional eficiente. Es imprescindible racionalizar el uso del vehículo privado potenciando los modos no contaminantes (andando y en bicicleta) y el transporte público.
El plan de accesibilidad propone 2 estrategias fundamentales de intervención:
• La intermodalidad, entendiendo el desplazamiento como una cadena de viajes motorizados y no motorizados, donde sé prioriza lo no motorizado sobre lo motorizado, y lo público sobre lo privado. Se integran las diferentes escalas de relación del usuario con la trama viaria correspondienteadaptando cada modo al ámbito donde se realiza.
• La sostenibilidad entendida como procedimiento para que el ahorro energético y ambiental de los desplazamientos sea el óptimo para ese sistema urbano. Se incorpora el espacio viario al espacio público.
La ecuación propuesta en el PACHC para cumplir estos objetivos es: “Transporte público efectivo y compatible con la vulnerabilidad ambiental del Casco Histórico + actividad peatonal y no motorizados = Desarrollo económico y revitalización funcional del área central + habitabilidad y calidad de vida para los ciudadanos”
mapa_Cordoba_accesos.jpgCÓRDOBA 2011
Para finalizar este concentrado recorrido por el urbanismo de la ciudad, haremos una fotografía del estado actual de la ciudad.
Actualmente la ciudad vive un proceso de incesante renovación, desde la aprobación del PGOU de 2001, en torno al río se han ido generando numerosos equipamientos y propuestas que están cambiando aceleradamente la imagen de la ciudad. Entre estos proyectos debemos destacar los nuevos puentes realizados, actualmente la ciudad cuenta con seis, que han permitido minimizar los problemas ocasionados por la barrera que supone el río.
Nuevos espacios verdes, como los jardines del Balcón del Guadalquivir, proyecto de Juan Navarro Baldeweg, o el Parque de Miraflores de Juan Cuenca, nuevos equipamientos de ciudad como el Centro de Arte Contemporáneo de Córdoba (de los arquitectos Nieto y Sobejano, en fase muy avanzada de ejecución), el Centro de Congresos de Córdoba (proyecto de Rem Koolhaas y cuyo inicio de construcción se prevé inmediato), la recuperación de los molinos, como el de Martos, también obra de Juan Navarro Baldeweg, o el de San Antonio de Juan Cuenca, la construcción de un futuro Museo de Bellas  Artes junto a la Calahorra. La remodelación casi finalizada del llamado Eje Monumental que ha permitido la restauración de la Torre de la Calahorra, del Puente Romano, de la Puerta del Puente y su entorno y la construcción de un nuevo centro de recepción de visitantes. El ya citado Plan Especial Alcázar Caballerizas que incorporará a este rosario de equipamiento una nueva zona de esparcimiento. Hacen que el río sea indiscutible protagonista del desarrollo urbanístico de la ciudad en los inicios del siglo XXI.
En el centro de la ciudad se afianzan las políticas encaminadas a un desarrollo sostenible, con medidas de peatonalización del centro histórico cada vez más definidas y valientes. En los últimos años hemos asistido a la recuperación de importantes espacios urbanos para la ciudadanía, limitando el acceso del vehículo privado. Con este objetivo se está desarrollando una re de de vías preferentemente peatonales como Jesús María o el entorno de la Mezquita o la actualmente en fase de finalización calle Cruz Conde. Las plazas de la Corredera, de las Cañas, de Doña Engracia, o de San Francisco, paulatinamente han visto sustituidos los vehículos por niños jugando y personas paseando. Por lo tanto consideramos que el futuro de la ciudad está bien encaminado, aunque es imprescindible mantener la tensión que permita continuar mejorando las políticas urbanas que se desarrollan, muchas de ellas incipientes, teniendo en cuenta los valores propios de nuestra ciudad y la trascendencia y responsabilidad que conlleva pertenecer al selecto grupo de ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad.

En el informe “Análisis Urbanístico de Barrios Vulnerables 1996. Catálogo de Áreas Vulnerables Españolas”, Ministerio de Fomento‐Instituto Juan de Herrera. Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Universidad Politécnica de Madrid, HERNÁNDEZ AJA, Agustín, se identificaron en 1991 los barrios vulnerables de 1.‐ Distrito Noroeste, 2.‐ Fátima, 3. Cañero, 4.‐ Sector Sur, 5.‐ Casco , 6. Santuario, 7. Fuensanta, 8.‐ Moreras, 9.‐ Huerta de la Reina, 10.‐ Valdeolleros, 11.‐ Palmeras, 12.‐ Polígono del Guadalquivir, 13.‐ Campo de la Verdad/Fray Albino, 14.‐ Viñuela Rescatado y 15.‐Arcángel, además de las zonas de Barrio del Naranjo (situado al NO de la ciudad, es un barrio en el que pervive en gran medida su carácter rural original. Nacido como enclave periférico hoy se integra completamente en la ciudad. La zona más poblada es la Sur, donde durante mucho tiempo estuvieron las construcciones más pobres, mientras que los chalets destinados a familias de clase media se disponían en la parte norte, colindante con la zona residencial El Brillante) y Villarrubia e Higuerón, en torno a la carretera de Almódovar, núcleos periféricos marginales. En 2001 serán los barrios de 1.‐ Palmeras/Electromecánica, 2.‐ Figueroa, 3.‐ Las Margaritas, 4.‐ Las Moreras, 5.‐ Huerta de la Reina, 6.‐ Santa Rosa, 7.‐ San José/Valdeolleros, 8.‐ Zumbacón/San Cayetano, 9.‐ Axerquía, 10.‐ Levante 1, 11.‐ Levante 2, 12.‐ Viñuela‐Rescatado, 13.‐ Fátima, 14.‐ Ciudad Jardín, 15.‐ Campo de la Verdad/Fray Albino, 16.‐ Sector Sur, 17.‐ Polígono Guadalquivir, 18.‐ Villa/Axerquía, 19.‐ Arcangel/Arenal, 20.‐ Fuensanta, 21.‐Santuario y 22.‐ Cañero/Grandal, junto a las zonas de BARRIO DEL NARANJO (situada al NO de la ciudad, se caracteriza, según los datos del Censo de 2001, por sus altos porcentajes de población sin estudios, paro, y carencias en la vivienda, aunque no se ha incluido en el Catálogo por no alcanzar la población mínima establecida para ello. En el Barrio del Naranjo pervive, en gran medida, su carácter rural original. Nacido como enclave periférico hoy se integra completamente en la ciudad. La zona más poblada es la S, donde durante mucho tiempo estuvieron las construcciones más pobres, mientras que los chalets destinados a familias de clase media se disponían en la parte N, colindante con la zona residencial El Brillante) y DISTRITO PERIFÉRICO OESTE: VILLARRUBIA, HIGUERÓN (Se trata de una serie de núcleos periféricos marginales en torno a la carretera de Almodóvar, que según los datos del Censo de Población y Vivienda de 2001 tienen muy altos porcentajes de población sin estudios y paro. Sin embargo, dada la su dispersión y la falta de continuidad entre ellos, no se han incluido en el Catálogo. Las situaciones de cada uno de ellos son muy distintas, tanto en cuanto a su grado de urbanización como de marginalidad).

Además en Córdoba los Grandes desarrollos residenciales acumulan una edificabilidad residencial prevista de 8.824.301 m2 para 66.479 viviendas, estando pendientes de edificar 41.181 viviendas. Son sectores no urbanizados como CIUDAD JARDIN DE PONIENTE-2 (435.723 m2 de suelo para una edificabilidad residencial de 348.889 m2 de techo para 2.684 viviendas), o SECTOR PP O-4 HUERTA SANTA ISABEL OESTE (483.479 m2 de suelo para 390.810 m2 de techo para 3.663 viviendas), o el SECTOR PP-03 (530.028 m2 de suelo para 132.394 m2 de techo para 1.057 viviendas), o el SECTOR RASO DE LA MALA NOCHE (744.676 m2 de suelo para 398.296 m2 de techo para 3.064 viviendas), o sectores urbanizados o en proceso sin edificar como PP-03 HUERTA DE SANTA ISABEL ESTE (403.545 m2 de suelo para 323.915 m2 de techo para 2.900 viviendas), o sectores urbanizados en proceso de edificación como PP-01 (611.182 m2 de suelo para 215.104 m2 de techo para 1.800 viviendas, pendientes 1.506), o el sector PP-05 (346.170 m2 de suelo para 178.064 m2 de techo para 1.236 viviendas, pendientes aun 815), o el sector PP-04 (277.129 m2 de suelo para 190.967 m2 de techo para 1.500 viviendas, pendientes aun 583 viviendas), o el sector PP-07 (369.442 m2 de suelo para 286.342 m2 de techo para 2.516 viviendas, estando aun pendientes 1.971 viviendas).

cordoba-ge4

Córdoba. La mezquita y la dignidad
El intento de la Iglesia de apropiarse la principal atracción turística de la ciudad ha generado una gran polémica. Pero Córdoba también ha visto nacer un movimiento que lucha contra la desigualdad y la exclusión.
La ley hipotecaria promulgada por el Gobierno de José María Aznar otorgó la posibilidad a la Iglesia Católica de inmatricular catastralmente un sinfín de inmuebles que, hasta ese momento, se mantenían sin censar. En 2009 saltó la polémica sobre la adquisición de la Mezquita de Córdoba por parte del Obispado de esta ciudad andaluza. 3 años antes el Cabildo de Córdoba registró los 23.000 m2 que ocupa el templo, que pasaron a ser de titularidad eclesiástica, una apropiación que los obispos justificaban con el hecho de que llevaban 800 años de usufructo del edificio. Desde entonces no ha cejado la dialéctica entre las distintas administraciones y actores sociales que solicitan un uso y una titularidad públicos de la misma. Recientemente, el gobierno de Mariano Rajoy ha vuelto a reformar la ley hipotecaria para dejar claro que la Iglesia católica no podrá enajenar bienes inmuebles sin demostrar su derecho a la posesión. Pero no se dice nada sobre qué hacer con aquellas propiedades que ya han sido inmatriculadas. La Plataforma Mezquita-Catedral, una agrupación ciudadana apoyada por un largo número de intelectuales, políticos y colectivos, señala el carácter lucrativo que tiene el templo para el Obispado .
Cada persona que entra está sujeta a un donativo obligatorio de 8 €. Esto se une a la exención del impuesto sobre bienes inmuebles de la que gozan los edificios eclesiásticos.
El caso de la Mezquita es una muestra del poder de la Iglesia, pero también de los intereses en torno al primer sector económico de la ciudad, el turismo. Pero los problemas también se extienden hacia la segunda “indus tria” de la provincia, la agricultura. La negociación sobre las peonadas mínimas para acceder al subsidio agrario muestra lo corto de miras de una Administración que se resiste amedidas añejas pero nunca llevadas a la práctica, como un reparto de las tierras infrautilizadas o no cultivadas. La situación en el campo cordobés tiene su eco en la capital de la provincia, un núcleo dinamizador de las Marchas de la Dignidad de 2014 y 2 015.
Córdoba tiene porcentajes de desigualdad superiores a los de la  media andaluza,y en la última década han empeorado 3 sistemas de protección social claves: la vivienda, la educación y las pensiones de la tercera edad.
Junto a las Marchas, el colectivo Stop Desahucios Córdoba mantiene un a campaña abierta para exigir al Ayuntamiento que medie con los bancos en la situación de emergencia de cientos de familias que no pueden hacer frente a su hipoteca y que les garantice el suministro de agua por parte de la empresa municipal. La peor situación se vive en el distrito Sur, compuesto por 4 barrios, construidos durante el franquismo y de tradición obrera. En la actualidad es el distrito que presenta las peores cifras de exclusión social: sólo un 26,8% de los hogares vive en condiciones seguras mientras que un porcentaje mayor (27,7%) está en riesgo social. Ahí se ubica el Centro Social Rey Heredia, un antiguo colegio recuperado por la Acampada Dignidad que hoy se ha convertido en un centro neurálgico para la solidaridad y la rebeldía en Córdoba. Es una de las muestras más impresionantes de apoyo mutuo en Andalucía. La disputa con el Ayuntamiento para la cesión de este colegio público abandonado sigue vigente. El blog Orilla Izquierda y la radio comunitaria Radio Dignidad Córdoba son dos de los proyectos comunicativos que surgieron a raíz del movimiento de la dignidad.
Cercanías: una radiografía diferente de nuestras ciudades. La Marea-Diagonal. 2016

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy CÓRDOBA tiene una población de 194.203 habitantes, y un parque residencial de 143.570 viviendas, de las cuales 23.161 son unifamiliares (el 16,13%). Datan de antes de los 60′ un 8% del total existente, siendo de los 60′ 27.222 viviendas (el 19%), de los 70′ son 37.772 viviendas (el 26%), de los 80′ son 22.549 viviendas (el 16%), de los 90′ son 21.269 viviendas (el 15%) y de la década prodigiosa 2000-2009 son 19.784 viviendas (el 14%).

Hoy Córdoba, sigue creciendo. Pero el estado del Guadalquivir empeora. Aún existen muchas zonas vulnerables en Córdoba, aunque el número de turistas crezca. Que falta un espacio para congresos… faltan muchas cosas en Córdoba aún más importantes. Pero, la semilla sembrada hace ya varias décadas  ha germinado en una ciudad importante (más allá de la Mezquita). Sus comunicaciones han hecho una pequeña revolución.


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


…seguiremos analizando en próximas entregas los 250 municipios mayores de España