ANTEQUERA

ANTEQUERA. Población (INE)

ANTEQUERA. Pirámide de Población

ANTEQUERA. Bienes Inmuebles de Uso VIVIENDA 2014-2017 (Catastro)

ANTEQUERA. Deuda Municipal

ANTEQUERA. Evolución del PARO

ANTEQUERA. Parque de Viviendas en ALQUILER según año de construcción


Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


“A mis pies, en la ladera del cerro, se extendía la vieja ciudad guerrera, tan a menudo mencionada en crónicas y romances. (…) Detrás se extendía la vega, cubierta de jardines, huertos y tierras de pan llevar y de prados esmaltados. Solo la superaba la tan famosa vega de Granada. A la derecha el escarpado promontorio de la Peña de los Enamorados, se internaba por la llanura. Desde aquella altura, seguidos de cerca por sus perseguidores, se despeñaron, desesperados, la hija del alcalde moro y su enamorado” (Washington IRVING, Cuentos de la Alambra –1832–).

Antequera es una ciudad y un municipio de la provincia de Málaga, de 749,34 km² en la comunidad autónoma de Andalucía, situada en el N de la provincia y a una altitud media de 575 msnm, es el centro de la comarca que lleva su nombre y la cabeza del partido judicial homónimo.​

Por su población, Antequera es el 1º municipio del interior de la provincia y el mayor en cuanto a superficie, siendo además el 24º más grande de España.​ Antequera se encuentra en un enclave geográfico estratégico, por estar situado en el centro de Andalucía, donde confluyen las principales vías que comunican Málaga con Córdoba y Granada con Sevilla, las 4 mayores ciudades de la comunidad autónoma. La ciudad se encuentra a 45 km de Málaga y a 115 de Córdoba, ciudades con las que está comunicada por tren de alta velocidad y la autovía A-45, y a 160 km de Sevilla y 102 km de Granada, con las que está comunicada mediante la autovía A-92 y, en un futuro próximo, también por alta velocidad, una vez esté terminado el Eje Ferroviario Transversal, que se hace esperar ya varios años.

Por su situación estratégica de comunicaciones, con 4 aeropuertos situados a 1 hora aproximada de distancia y en la vía ferroviaria del Puerto de Algeciras, Antequera se perfila como un importante centro de infraestructura logística, con varios parques empresariales y el nuevo Centro Logístico de Andalucía.

Sus límites naturales son: al N y NO las campiñas cordobesa y sevillana, al S los Montes de Málaga y el Valle del Guadalhorce, conectando al O-SO con las estribaciones de la Serranía de Ronda, y al E con las tierras de Loja. Se encuentra dominada fundamentalmente por la Depresión de Antequera situada en el extremo occidental del llamado Surco Intrabético.

ANTEQUERA por J. Seguí

Además, la Vega de Antequera, regada por el río Guadalhorce, es una zona agrícola fértil que proporciona cereales, aceite de oliva y hortalizas en abundancia. El núcleo principal del municipio lo constituye la ciudad de Antequera, la cual posee un centro histórico bien conservado y numerosos monumentos. Su emplazamiento se debe a su origen romano y musulmán, elegido probablemente por tratarse de un paraje elevado desde donde se domina la vega.

Los restantes núcleos son de pequeño tamaño y presentan características comunes, como su carácter rural y tipologías edificatorias que corresponden a la agrupación de viviendas unifamiliares de poca altura, además de ser todos de reciente creación, surgidos con vista a la explotación agropecuaria de la zona o alrededor de las infraestructuras ferroviarias. La mayoría se localizan en la vega para aprovechar su fertilidad agrícola: Cartaojal, Los Llanos de Antequera, Bobadilla, Bobadilla-Estación, Colonia de Santa Ana y Cañadas de Pareja. Los demás se ubican en la vertiente S de la cordillera: Villanueva de Cauche, La Joya, Los Nogales y La Higuera.

Comarca de Antequera

La Comarca de Antequera coincide con la Zona Rural Leader de Antequera en la provincia de Málaga que abarca los municipios de Alameda, Antequera, Casabermeja, Fuente de Piedra, Humilladero, Mollina y Villanueva de la Concepción, y se extiende sobre una superficie de 1.148, 95 Kmal norte de la provincia de Málaga, con una población, a 1.1.2015, de 64.181 habitantes.

Mapa turístico comarca Antequera

Durante las décadas posteriores a la conquista castellana (1410) la población de Antequera no alcanzaba los 3.000 habitantes, A partir del siglo siguiente, y hasta la segunda mitad del siglo XVIII, la ciudad experimenta una continua expansión, hasta alcanzar los 23.000 habitantes. A mediados del siglo XVIII los cultivos de la Vega están presididos por la tríada mediterránea de los panes, los olivos y las vides, pero donde también abunda la huerta y el arbolado, junto con el cáñamo, el lino y el zumaque. La población se agrupa en la ciudad y en sus aldeas, pero también en las caserías dispuestas por el ruedo y en los cortijos del secano. Los rebaños de ovejas proporcionan lana abundante, que se exporta hacia el exterior pero es también la base de una importante industria de tejidos y curtidos. La red de cauces fluviales de la Vega permite el aprovechamiento de la energía hidráulica, con una proliferación de batanes y molinos en los que se apoya la mencionada industria artesanal. Algunos de estos artificios serán transformados a partir de la 2ª mitad del siglo XIX en fábricas de tejidos, que constituyen la base de un resurgimiento industrial de la ciudad. Durante el siglo XIX la estratégica posición de la ciudad, como clave de las comunicaciones del puerto de Málaga hacia el interior, la hace participar tempranamente en el desarrollo de la red ferroviaria como cruce de 2 importantes líneas que unen Málaga con Córdoba y Granada. En las últimas décadas la ciudad se ha expandido a E y O. En la primera de esas direcciones se han implantado los nuevos espacios industriales, mientras que la segunda acoge los nuevos desarrollos residenciales.

Su nombre tiene origen en Anticaria, la antigua denominación romana, luego Antaquira en árabe, aunque varios yacimientos repartidos por el término municipal atestiguan que la zona estuvo habitada desde hace más de 6.000 años. De su pasado conserva un extenso patrimonio arqueológico y arquitectónico, destacando el conjunto de dólmenes de Menga, Viera y El Romeral,​ así como numerosas iglesias, conventos y palacetes de distintas épocas y estilos. De su entorno físico destaca el Paraje Natural de El Torcal, famoso por las caprichosas formas de sus rocas calizas, que conforman uno de los paisajes kársticos más importantes de Europa.​

Este espacio natural, junto con los dólmenes Menga, Viera, El Romeral y la Peña de los Enamorados, conforman el llamado Sitio de los Dólmenes de Antequera, declarado en julio de 2016 Patrimonio Mundial de la UNESCO.Análisis de la evolución histórica de Antequera. La ciudad que hoy conocemos, tuvo su embrión originario en el actual Cerro del Castillo, y en concreto en su vertiente sur que mira al río de la Villa, datándose, por los restos arqueológicos encontrados, de la Edad del Bronce Final. No obstante, con anterioridad a éste parece ser que existió un enclave en el denominado Cerro del Mari Macho, que cronológicamente podría corresponder al período inicial del Cobre Pleno, y que se especula constituyó el primer hábitat al aire libre en el entorno de la ciudad que hoy conocemos, cuya proximidad al conjunto funerario megalítico de Menga y Viera le supone relacionado con el mismo, sin que tampoco exista confirmación al respecto. Con posterioridad, y en el mismo lugar del Cerro del Castillo, se produce un asentamiento ibérico que probablemente permanece hasta la llegada de la época romana, y que con ésta última cultura se consolida, el cual puede identificarse, cada día con más certeza a juzgar por la abundancia de restos arqueológicos encontrados, con la ciudad romana de Antikaria. Esta debió tener sin duda una fuerte importancia, en función primordialmente de su enclave geográfico.

El dolmen de Menga es el máximo representante de la arquitectura megalítica en España y seguramente también en Europa. Data del periodo del Calcolítico Antiguo (3700 aC),y está considerado por sus características constructivas como sepulcro de galería (cámara y pasillo de acceso diferenciados), aunque también podría incluirse como sepulcro de corredor (cámara y corredor unidos en una misma planta). Se trata de una gran construcción con cubierta adintelada formada por grandes megalitos, de plano irregular, donde no hay una clara separación entre el pasillo y la cámara, que parece un ensanchamiento del primero aunque con soportes centrales o pilares de sección cuadrada. Esta construcción está cubierta por un túmulo artificial de varios metros de diámetro, el cual ha perdido parte de la potencia de su volumen original. Su forma es algo elíptica y está constituido por una deposición de diferentes capas de tierra y algunas piedras entremezcladas, alternándose con otras capas de lajas de piedra dispuestas con la misma inclinación que el túmulo y colocadas con mayor precisión y acoplamiento en los laterales de éste que en la propia coronación, donde están más sueltas. Estas piedras tienen una longitud de 30 a 40 cm. y un espesor de 5 a 8 cm. El eje longitudinal del sepulcro se alinea con la dirección SO-NE. Y su acceso está orientado hacia el NE.

El dolmen está constituido por un total de 32 megalitos, de los cuales 3 son pilares, 5 losas de cubierta y 24 ortostatos. Conforman un corredor de 25 m de largo, con una anchura máxima de 5,8 m y otra mínima de 2,2. La planta está dividida en 3 tramos que coinciden con los cambios de dirección que presentan sus paredes laterales:

1. El primer tramo sería la entrada o atrio, con forma trapezoidal. Se mantiene parcialmente con restos de 3 ortostatos, 2 a la izquierda y 1 a la derecha. Estuvo constituido, según se deduce de los estudios arqueológicos, por un total de 6 ortostatos. Su longitud primitiva era de 6 m, la parte ancha y cercana al exterior mediría 4,5 m y la estrecha 2,5. La altura aproximada sería de 2 m.

2. El segundo tramo tiene una planta rectangular, con los lados bastantes rectilíneos y paralelos. Está formado por 6 ortostatos, 3 en cada lado, y 1 losa de cubierta. Su longitud es de 5 m, la anchura aproximada es de 3 m y la altura va de 2 a 3 metros de forma creciente conforme se avanza.

3. El tercer tramo, con planta ovalada, tiene 15 ortostatos, 7 a cada lado y 1 frontal o de cabecera, 4 losas de cubierta y 3 pilares centrales ubicados en planta. En el inicio de este tramo se aprecia cómo la primera losa de cada una de las paredes sobresale respecto al plano del último ortostato del segundo tramo. Su longitud es de 16,10 m, su anchura inicial es de 2,20, 5,60 en el tercio posterior y 4,70 en el fondo. La altura varía desde 2,70 m en su comienzo, llegando a 3,30 m.

La descripción geológica sitúa al dolmen de Menga en el borde sur de la Depresión de Antequera, en el curso intrabético. El sustrato sobre el que se asienta el conjunto de ortostatos del dolmen de Menga se compone de materiales sedimentarios pertenecientes al Tortoniense Superior, con abundancia de arenas poco o nadas cementadas, y gravas poligenéticas y heterométricas, principalmente. Este terreno es el característico de un ambiente sedimentario tipo delta o aluvial.

ANTEQUERA. Dolmen de Viera. Planimetría. Proyecto de Consolidación (2001)  Villalón Conejo, A. y Trujillo Cebrián, J. J.

El dolmen de Viera es una construcción megalítica perteneciente al periodo Calcolítico y con una antigüedad de más de 5.000 años. Está considerado como un sepulcro de galería, donde se pueden diferenciar 3 tramos separados por 2 puertas. Su longitud total es de 21,50 m. Cabe destacar el labrado regular de los ortostatos con lados rectilíneos, que permiten un ajuste casi perfecto entre ellos.

1. El primer tramo es de planta rectangular con unas dimensiones aproximadas de 3 metros de longitud por 1,50 de anchura y altura. Lo conforman 2 ortostatos en el lateral derecho y 1 ortostato en el lateral izquierdo. Hay una primera puerta que separa el primero y segundo tramo. Se trata de una losa rectangular perforada, colocada perpendicularmente a los ortostatos laterales y de la que sólo queda la parte inferior. Las dimensiones del hueco que permite el acceso son, aproximadamente, de 98 cm de altura y 76 de anchura.

2. El segundo tramo es de planta rectangular, con unas dimensiones aproximadas de 15,80 m de longitud, 1,50 de anchura y 2 de altura. El lateral derecho está conformado actualmente por 12 ortostatos y el lateral izquierdo por 10 ortostatos, ambos incompletos. La segunda puerta perforada está completa y es similar a la primera.

3. El tercer tramo, al que se accede por la segunda puerta, conduce a la cámara sepulcral de planta cuadrada, con 1,75 m de lado y 2,08 de altura. La compone 3 ortostatos situados uno a cada lado y otro de cabecera, y sobre ellos una losa de cubierta.

Respecto a las losas de cubierta se conservan actualmente 5 completas, una que cubre la cámara y las 4 restantes lo hacen con el último tercio del segundo tramo. Hay otros 2 fragmentos de losas de cubierta correspondientes cada uno a losas distintas y situados, en la primera puerta uno y otro en el comienzo del segundo tramo. El pavimento original estaría constituido por un enlosado a base de lajas de tamaño medio, que reposarían sobre una fina capa de tierra depositada a su vez sobre las margas del propio terreno. El túmulo, a diferencia del dolmen de Menga, está formado por una capa de piedras que descansan sobre las losas de cubierta directamente, y con un grosor medio de 1 m. Su función sería la de hacer de sistema de drenaje. El resto del túmulo lo forman capas irregulares de distintos tipos de tierra.

El Tholos de El Romeral,  es un sepulcro que corresponde a la tipología del tholos. Esta constituido por 2 cámaras cubiertas con falsa cúpula y precedidas de un corredor. La cámara mayor tiene un diámetro de 5,40 y 4 m de alto, y el diámetro de la pequeña de 2,30 m y su altura de 2,40. La longitud de la galería es de 23,50 m, la anchura de 1,70 y la altura de 2,40. Descubierto por los hermanos Viera en 1903, se le denomina en un principio “Cueva del Cerillo Blanco”. 

En la construcción del monumento se utilizan lajas pequeñas de caliza, excepto en las jambas y dinteles de ambas cámaras, construidos con bloques de piedra, y las cubiertas de la galería y el cierre de las 2 cúpulas, donde se colocan grandes monolitos también de piedra. De las 13 losas de cubierta que cubren el corredor sólo 10 son originales. Contando desde la entrada, la primera, la cuarta y la quinta se colocaron en la restauración de 1941.

La cámara del fondo tiene una desviación de 0,50 m hacia la izquierda del eje central del resto del dolmen, y se encuentra elevada 0,70 m sobre el pavimento de losas de la cámara que le precede. Encajada en este espacio interior, hay una gran losa horizontal a modo de mesa.

Por ello la Antikaria romana, al situarse en una encrucijada de la red de comunicaciones, constituyó un punto de vital importancia en el trazado de la vía Augusta, que unía las ciudades de Cádiz, Sevilla, Ecija y Córdoba. De esta manera se sabe que existía un ramal que desde Sevilla unía con Córdoba, pasando por Singilia Barba y Antikaria y un segundo que desde Antikaria unía con Málaga a través de Aratispi (Villanueva de Cauche). El tercer ramal unía Antikaria con la vega de Granada (Ilíberis) a través de Archidona, existiendo con bastante probabilidad un último ramal que desde Antikaria también unía con Málaga a través de Nescania (Valle de Abdalajís). Es esta circunstancia, unida a su riqueza y gran potencial agrícola, lo que convierte a Antikaria en una ciudad de notable importancia, alcanzando en la civilización romana hispánica la categoría de Municipium. 

Delimitación sitios Dólmenes de Antequera

Este asentamiento romano, como queda dicho se efectúa sobre el anterior ibérico y el primitivo de la etapa del Bronce final (Calcolítico), pero extendiéndose por la ladera norte del Cerro del Castillo en dirección hacia la parte llana de la ciudad, datándose del siglo I d.C. Posteriormente durante el Bajo Imperio, se produce una cierta descentralización de la ciudad, en beneficio de las villas romanas que se extienden por la vega antequerana, consecuencia del desarrollo agrícola de la misma.

En el año 713 los musulmanes pasan a ocupar la ciudad, estableciéndose y aprovechando las ruinas de fortificaciones romanas de la ciudad de Antikaria. Existió una primera época en que la ciudad pierde todo papel relevante, ello sin duda originado por la cercana Archidona, que a la sazón se hallaba convertida en la capital de la Kora Rayya. En esta época, como se ha dicho se produce un vacío histórico, aún no explicado del todo a pesar de las razones apuntadas, teniéndose noticias a mediados del siglo XII de que la ciudad se hallaba en una recesión casi total.

Para una comprensión exhaustiva aconsejo la lectura de la tesis doctoral de José Juan Cobos Rodríguez, dirigida por Dª Carmen Trillo San José,  “De la Antiqìra Nazarí a la Antequera Castellana a finales de la Edad Media”, de la Universidad de Granada, Departamento de Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas dentro del programa “Ciudades y Culturas en el Mediterráneo Antiguo y Medieval”, de 2015

Será ya en los siglos XIII y XIV cuando la ciudad musulmana adquirirá su máximo esplendor.

“…Desde mediados del siglo XIII, una vez conquistadas Sevilla y Jaén, es cuando Antaqira comenzó a tener importancia como fortaleza militar fronteriza. Los monarcas castellanos comprendieron su condición de llave del reino de Granada y como tal intentaron conquistarla en distintos momentos.

La intervención militar del Infante Don Fernando en 1410 supondrá que Antequera sufra una radical transformación pasando de una administración islamista a depender de la corona de Castilla. La recién conquistada villa va a convertirse en un estratégico enclave en el proceso de la guerra granadina, lo que le dará a partir de ahora un papel fundamental en los acontecimientos que en su entorno geográfico se irán produciendo a lo largo del siglo XV. En un primer momento y hasta casi el primer cuarto de este siglo XV, la villa tendrá una evidente estructura militar, y se asentará una población claramente dedicada a la lucha fronteriza y a la defensa de este importante espacio.

La toma de Antequera y su control por la corona castellana será determinante en las distintas fases finales de la guerra contra el reino granadino.

La repoblación de la ciudad a base de elementos militares, como hemos apuntado anteriormente, fue el primer acto administrativo que se produce. Este inicial repartimiento lo realizará su primer alcaide de la fortaleza y alcalde y justicia mayor de la villa, Rodrigo de Narváez, que con el nombramiento de dos jueces, uno por cada collación, serán la base del sistema político que controlará la nueva villa. Junto a ellos se nombrará por la Corona una serie de cargos. En principio tendremos a seis cargos de regidores, que recaerán por primera vez en Pedro González de Ocón, caballero de la banda dorada, Lope Sánchez de Valenzuela, Fernán Martín de Valdetapia, Antonio López Lobato, Alonso González Estote y Fernán Albases de Jerez: También se nombraran cuatro jurados, dos por parroquia o barrio Pedro Rodríguez Escudero, Juan Méndez de Valdés, Juan Ruiz de Robledo y Alonso Martín.

Otros cargos del concejo, era el alguacil mayor, el personero y el escribano, todos ellos como los anteriores de designación real. Además existían otros cargos de nombramiento en este caso concejil, que eran el procurador, el mayordomo, los alcaldes ordinarios y el alcalde del agua, el físico, el campanero, el abogado del concejo, el relojero, entre otros.

El concejo se reunía semanalmente, en principio los viernes, y posteriormente también los martes. El lugar establecido para ello, era la torre del homenaje de la alcazaba, aunque de manera esporádica aparece también como espacio para el cabildo las iglesias parroquiales de San Salvador y de Santa María. La Edad Moderna será un periodo crucial para Antequera. A lo largo del siglo XV, la ciudad jugará un papel fundamental en la guerra con el reino de Granada en todas sus fases. Esta circunstancia convertirá a las tierras de Antequera en un espacio de frontera, donde en la primera mitad de este siglo XV, la obligará a vivir encorsetada entre sus muros y militarizada. Como consecuencia de su apoyo a la corona castellana, y sus constantes intervenciones bélicas en la frontera, se le otorgaran numerosos privilegios, como el de ciudad en 1441. 

Defensas medievales de Antequera

Este privilegio fue la respuesta real a la complicada situación que en torno a estos años estaba sufriendo Antequera, con constantes e interminables enfrentamientos fronterizos que tan solo son frenados por las esporádicas treguas que se firman con el reino granadino. El hundimiento de la frontera, agravará la crisis, y la corona en un intento de buena voluntad, beneficiará a Antequera, otorgándole nuevos privilegios, entre ellos este al que nos referimos y unos años después en 1448 el de homicianos.

Este tipo de privilegio fue otorgado de manera un tanto frecuente, ya que fue un medio utilizado por la corona para defender la frontera, hecho fundamental para mantener los territorios conquistados y a la vez intentar repoblarla. Con esta medida se obtenía un doble resultado: por un lado, se conseguía que las nuevas tierras gozaran de una población más o menos estable dentro de lo que cabe y que explotara las riquezas agropecuarias de la zona; por otra parte, se dotaba de un cuerpo de gente “aguerrida”, que en un determinado momento pudiera luchar y hacer frente al enemigo, ya que se trataba de individuos que nada tenían que perder y sí, mucho que ganar. 

En el caso de Antequera los objetivos no se cumplen del todo, ya que el número de vecinos no aumenta considerablemente, lo que nos habla de la difícil situación de constante conflicto bélico que se vive en esta zona de frontera. El alcaide don Fernando de Narváez logró, además, la concesión del título de “noble ciudad de Antequera”, que le otorga el rey don Enrique II en 19.12.1466. Está merced está justificada por el recio aguante de las gentes de Antequera y su incondicional apoyo en la cruenta campaña contra de Archidona que finaliza en 1462, con la incorporación de esta localidad a la corona castellana, y que además benefició a la ciudad al quedar más resguardada en la línea de los castillos que defendían la frontera. Esto permitirá un respiro a la complicada situación que sufre la ya ciudad. Aunque la clave del cambio vendrá de la mano primero de la incorporación de Málaga a Castilla en 1487, que alejará definitivamente la frontera y dará pie a un primer momento de expansión territorial y al desarrollo de sus incipientes arrabales.

Administrativamente se constituirá el concejo. Hasta entonces la ciudad estaba gobernada por el alcaide de la fortaleza y los alcaides de justicia, uno por collación a los que habría que sumar el alférez mayor y unos regidores designados por la corona. No será hasta 1487 cuando tengamos la total certeza del funcionamiento del cabildo como tal. La documentación conservada, muy escasa, se reduce a los documentos supramunicipales, concediendo derechos y privilegios a la ciudad, y a los constantes requerimientos recordando la obligación de residir en la ciudad los cargos públicos…”

José Escalante Jiménez. Málaga 2015. Los escribanos en Antequera. Un Análisis global (1475-1869)

Comarca Antequera

Con la conquista de Antequera por las huestes cristianas en el año 1410, pasa a convertirse por su nueva situación de ciudad fronteriza en estratégica base militar preparatoria del final de la guerra granadina, reconstruyéndose parte de sus muros y torres de la Alcazaba. La conquista de Archidona en el último tercio del siglo XV y, consecuentemente, el avance de la frontera hacia el Este, produce una relajación en el Ánimo bélico de la ciudad, que tímidamente comienza a extenderse fuera de las murallas del antiguo recinto musulmán.

Sin embargo es la última década del siglo XV y primer tercio del siglo XVI, la que supone una etapa de vital importancia en la configuración del casco urbano actual, al quedar la guerra finalizada, y comenzar a consolidarse en la periferia de sus murallas la nueva ciudad. 

1564 ANTEQUERA

De esta forma, los antiguos arrabales del Albaicín y de San Juan pasan a convertirse en barrios, produciéndose la unión entre ellos a través de Santa María de Jesús en el Portichuelo. Es decir, la ciudad experimenta un primer ensanche hacia el sur, colindante con esa ladera del castillo, y limítrofe con el río de la Villa y zonas de pendientes más pronunciadas junto al antiguo camino de Málaga. También se inicia su extensión hacia el norte, junto a los caminos de Sevilla y Córdoba, siendo la Iglesia de San Sebastián y su plaza elementos determinantes en este desarrollo urbano que se realiza a lo largo de todo el siglo XVI, existiendo ya para entonces el arrabal de San Pedro, junto al monasterio de San Zoilo. De esta manera para el año 1.518 ya se habían erigido, aparte de la nombrada iglesia de San Sebastián, la iglesia de San Juan, amén de tres monasterios y cuatro hospitales, configurándose también las plazas de San Sebastián y del Portichuelo, que constituyen igualmente, junto al trazado de las redes viarias principales, puntos nodales de este ensanche urbano.

1567 ANTEQUERA

Hay que decir que paralelamente a este proceso se produce en este siglo el paulatino abandono del recinto amurallado, a la vez que sufre importantes modificaciones en su estructura urbana, al ensancharse determinadas vías y demolerse parte de sus edificaciones, como acontece en el entorno de la Iglesia de Santa María, liberando espacio para la creación de plazas públicas. Durante los siglos XVII Y XVIII, la ciudad sigue su curso de ensanche hacia el norte, de manera que la ciudad resultante en su entramado urbano, se corresponde con el casco histórico que hoy conocemos. De esta manera, desde Calle Higueruelos, Plaza San Sebastián y Plaza de las Descalzas, la ciudad se extiende hasta las actuales calles de Belén, San Pedro y Porterías.

1715 ANTEQUERA

En estos siglos, se produce un desarrollo urbano de la ciudad con connotaciones muy diferentes al del siglo XVI. En el siglo XVI, el desarrollo de ciudad se realiza hasta bajar la ladera norte, en un intento de conectar la parte alta, con la parte más llana situada a sus pies, y por tanto con una serie de ejes viales longitudinales adaptados a la topografía del terreno, como la calle Herradores, Rastro, Río, etc. y otros en disposición radial, con pronunciada pendiente y en dirección a los caminos de Sevilla, Córdoba y Granada.

1891 ANTEQUERA (IGN)

El ensanche de los siglos XVII y XVIII, al extenderse por la parte más llana de la ciudad, produce un viario de mayor anchura, manzanas de mayores proporciones, mayor altura de edificación y con una arquitectura más preciada, que está en función de la clase social dominante asentada en esta zona.

El centro de la ciudad queda desplazado entre Calle Estepa y calle Cantareros, en detrimento de la parte alta de la ciudad, instalándose en ella el comercio, los oficios artesanos y demás servicios de la ciudad. En el siglo XIX el único crecimiento de importancia que se produce es el del barrio de la Cruz, que conecta con el norte del barrio de San Pedro. En este siglo, no obstante, comienza un importante proceso renovador del tejido urbano, teniendo como posible origen la búsqueda del mayor aprovechamiento urbanístico de los inmuebles, al permitirse en parte de él, o séase en el ensanche histórico más reciente, un mínimo de 3 plantas de altura.

Por otro lado es notorio el desarrollo industrial textil que las fábricas de hilaturas instaladas en la ribera del río de la Villa van a imprimirle a la ciudad, auge industrial que desgraciadamente va a sucumbir antes de la segunda mitad del presente siglo.

“…El núcleo fabril Hermanos Moreno se encuentra situado en la ribera de río de la Villa, a 3 km al Sur del núcleo urbano de Antequera, junto a la carretera Málaga-Córdoba A-7075. El conjunto ocupa una parcela delimitada por la madrevieja del río de la Villa al Oeste, la Fábrica de Mantas al Sur y la calle Rivera al Norte.

Esta fábrica constituye, junto a otras 13 fábricas de hilados, el conjunto patrimonial más importante de la industrialización antequerana. Este conjunto lo componen las siguientes fábricas: Juanona-Cañada, Hilados Ramos Granados, Fábrica de Mantas, Hermanos Moreno, La Cruz, La Chafarina, La Maquinita, Manufactura Rojas Castilla, León Checa Palma, Daniel Cuadra, Argüelles, Laz, Hilados y tejidos de lana del antiguo molino de papel y la Fábrica de hilados y tejidos de lana de la calle Higueruelos.

El núcleo fabril Hermanos Moreno se compone de dos instalaciones diferentes: la fábrica de lanas y la fábrica de algodón.

Fábrica de hilados y tejidos de lana Moreno Hermanos dedicada al preparado, hilado, tinte, tisaje y acabado de la lana está compuesta de las siguientes edificaciones: el edificio de la fábrica, el antiguo molino y la nave-almacén.

El edificio de la fábrica está situado de manera paralela a la madrevieja del río junto al acueducto que hacía llegar agua al antiguo molino. Este edificio es de planta rectangular, de dimensiones aproximadas 34×12,40 metros, de dos plantas de altura y cubierta a dos aguas de estructura de metálica con placas de fibrocemento y está construido con fábrica mixta de mampostería ordinaria y ladrillo. Al exterior la fachada cuenta con vanos de pequeñas dimensiones situados en la planta superior.  Al Norte de la fábrica se sitúa el antiguo molino. Este edificio es de planta rectangular de dimensiones 6,60×14,20 m, de 2 plantas de altura y cubierta a dos aguas.  Al Oeste de la fábrica y de forma perpendicular a ésta se sitúa la nave-almacén. Esta nave es de planta rectangular de dimensiones aproximadas 8,50 x 21 m, con una única planta y cubierta a dos aguas.  No se conserva la rueda hidráulica que generaba la energía necesaria para poner en funcionamiento la fábrica y se desconoce la altura del salto y la potencia generada.

Fábrica de algodón de José Moreno BurgosEl edificio de la fábrica de algodón se sitúa formando 45º con respecto a la fábrica de lana, de manera perpendicular al acueducto. El edificio responde a la tipología de fábrica de pisos, con dos crujías por planta, tres plantas de altura, sótano y cubierta a dos aguas. Está construida con fábrica mixta de mampostería y ladrillo y cubierta de estructura de madera de par y nudillo con teja cerámica plana. Al exterior, siete vanos por planta enmarcados en dinteles de arco rebajado se distribuyen simétricamente. En la primera planta, sobre el vano central se sitúa un azulejo cerámico que representa la Inmaculada.

Adosada a la fábrica, situada en prolongación a ésta y separado en planta por un pasillo hacia el patio trasero, se encuentra la ampliación del edificio fabril de dos plantas de altura que sigue el mismo esquema estructural y compositivo anterior.

Junto al acceso principal de la fábrica se encuentra adosada una pequeña casetilla dedicada a administración de una única planta y cubierta a un agua.

Datos Históricos.

La tradición textil en Antequera está documentada desde finales del siglo XV. La lana, la seda y el lino fueron a lo largo de los siglos XVI y XVII las actividades fundamentales de la industrial textil antequerana. Sin embargo, será en el siglo XVIII cuando la industria lanera antequerana se vea favorecida por medida de protección al sector que culminará con la concesión como Real Fábrica de Lanas, Paños y Bayetas en 1765.

Hasta finales del siglo XVII, la fábrica era un lugar de reunión para los fabricantes y las diferentes fases productivas estaban dispersas: los lavaderos, batanes y tintas se encontraban en la ribera del Río de la Villa, las perchas en la plaza Alta y los talleres artesanos en los barrios de San Juan y Santa María.

En 1755 había en Antequera 87 fabricantes textiles que disponían de 147 telares.

SXIX: El final del Antiguo Régimen da paso a una experiencia original de la burguesía antequerana: la transformación de las manufacturas de lana que ya funcionaban de modo preindustrial desde 1750, en una industria textil lanera desde 1830 hasta fin de siglo.

PERIODOS DE LA INDUSTRIA TEXTIL ANTEQUERANA

El siglo XIX se puede dividir en tres períodos para la industria textil antequerana: reconstrucción y crecimiento moderado (1833-1850), expansión (1850-1875) y crisis (1875-1900).

1833-1850: Reconstrucción y crecimiento moderado: En 1833 los hermanos Moreno Burgos adquieren los molinos de la Roja y Pietro y construyen la fábrica de hilados y tejidos de lana y comercio Hermanos Moreno.

1850-1875: Expansión:

– Principios SXIX: Fábrica de hilados Argüelles
– 1833: Fábrica de hilados y tejidos de lana Moreno Hnos.
– 1837: Núcleo fabril Manufacturas Rojas Castilla; Núcleo fabril Daniel Cuadra
– 1840: Fábrica de mantas Laz de Bernardo Laude Álvarez
– 1845: Fábrica de hilados y tejidos de lana, Molino de papel
– Mediados SXIX: Fábrica de hilados y tejidos de lanas Hijos de J Ramos y Granados; Fábrica de hilados La Chafarina; Fábrica de mantas; Fábrica de hilados La Maquinilla; Núcleo fabril León Checa Palma
– 1851: Fábrica de hilados La Cruz
– 1853: Fábrica de algodón de José Moreno Burgos
– 1856: Núcleo fabril Juanona-Cañada
– 1869: Fábrica de hilados y tejidos de lana Calle Higueruelos

En 1870 se observan los primeros síntomas de una seria recesión industrial

1875-1900: Crisis: Cuando la energía hidráulica del río de la Villa se hizo insuficiente y no se realizaron las inversiones necesarias para suplirla.

1907-1914: Nuevo periodo de esplendor: Cuando una empresa exportadora alemana introdujo la producción en Marruecos, Argelia, Japón y distintos países de América del Sur. Con la I Guerra Mundial se mantuvo la producción para el mercado interior situación que no perduraría más allá de la década de 1920.

1915:1933: Las nuevas fábricas

La fábrica de los hermanos Auroux situada frente a El Carmen que quedó destruida en un incendio en 1926.

1937 A la fábrica Moreno le seguirá la de Vicente Romero que acondicionará el molino del Henchidero, en el barrio de San Juan, para fábrica textil.

1934-1948: Hymasa: En 1934 se crea Hilaturas y Mantas Antequeranas SA (Hymasa) que agrupaba:

” Manufacturas Rojas Castilla
” Hijos de Daniel Cuadra o fábrica del Henchidero
” León Checa Palma
” Laz de Bernardo Laude Álvarez

Tras la Guerra Civil y la consecuente depresión económica, la sociedad fue liquidada en 1948.
Actualmente algunas fábricas han sido rehabilitadas para servicios públicos, la mayoría has desaparecido y algunas en estado de ruina, permanecen junto al río.

Fuente de energía: El río de la villaEl agua será la única fuente de energía utilizada hasta el siglo XX en las fábricas antequeranas, por lo que éstas se situarán a lo largo del cauce del río de la Villa, lugar donde se había ubicado tradicionalmente la producción artesanal de paños. El curso irregular del río causará graves carencias de funcionamiento en las fábricas.

En el siglo XX, y hasta su primera mitad, se produce un crecimiento de la ciudad en su borde O, comprendido entre el barrio Albaicín y la antigua carretera de Málaga, hoy del Torcal, así como en el cerro de San Joaquín. En la 2ª mitad de este siglo y arrancando desde 1.940, se completa todo este desarrollo unifamiliar en la cara sur del anteriormente citado Cerro de San Joaquín. Este ensanche está originado por la gran demanda de vivienda de una clase social trabajadora que cuenta con pocos medios económicos.

Ya en las últimas décadas, y hasta 1.980, se construyen los barrios de Girón, San José, La Paz y García Prieto en la zona oeste, Los Dólmenes y Los Remedios en el borde este junto a la carretera de Granada, y San Isidro, San Carlos y Miraflores en la zona norte, junto a la carretera de Córdoba. La mayor parte de este ensanche obedece a una tipología de vivienda plurifamiliar, siendo a partir de 1.980, cuando se construyen o se empiezan a construir los últimos desarrollos urbanos de vivienda unifamiliares aisladas o adosadas, auspiciados por planeamiento anterior al Plan General vigente, y que se desarrollan en la zona O de la ciudad de mayor aptitud urbanística para ello. 

Por último, y como hecho relevante de las 3 últimas décadas, hay que hacer constar la gran renovación urbana producida en el propio casco histórico de la ciudad, que ha supuesto la transformación del uso predominante de vivienda unifamiliar, en vivienda plurifamiliar, aumentando de manera considerable la densidad de población en el mismo.

El Casco Histórico de Antequera, como conjunto monumental y como obra viva y siempre inacabada, supone un reto difícil para la ordenación urbanística. Sin embargo ello es posible partiendo de la existencia del Plan Especial de Protección y Reforma Interior y Catálogo vigentes que ordena pormenorizadamente este ámbito a partir de un exhaustivo reconocimiento tanto de la problemática urbanística y social como de la patrimonial, deteniéndose especialmente en el análisis de los valores visuales y de imagen urbana. Por ello desde el Plan General solamente se adoptarán aquellas medidas que, en relación con dicho ámbito, contribuyan a resolver su problemática desde la escala general de la ciudad y respetando, obviamente, las determinaciones del PEPRI.

En el Casco Histórico de Antequera, consolidado urbanísticamente desde el final del siglo XVIII, se centran todo tipo de usos y actividades, hallándose en general muy entremezclados, con mayor o menor equilibrio en función de las distintas zonas o barrios que lo componen. Así en el centro del mismo, y en toda la zona que abarca calle Infante D. Fernando, Merecillas y calle Calzada, junto al uso predominante residencial, se halla implantado el uso industrial (talleres artesanales, pequeñas industrias, almacenes, etc), el uso terciario (oficinas, despachos y bancos), el comercial, así como el institucional o de servicios públicos y el de equipamientos, tanto de carácter docente, sanitario, cultural, y por supuesto el religioso. Este Área que coincide con el Centro Histórico de la Ciudad, es la que como consecuencia de lo anteriormente dicho concentra la mayor actividad de la misma, siendo por tanto su centro neurálgico. 

En las restantes Áreas o barrios del Casco Histórico, el uso residencial se da con carácter casi exclusivo, mezclándose en todo caso de forma detallada o pormenorizada sobre todo con el uso industrial o bien comercial. De esta forma queda establecida una clara dependencia de estos barrios o Áreas envolventes con respecto al Área central anteriormente descrita.

El Casco Histórico de Antequera no ha sufrido el fenómeno acontecido en otras ciudades de despoblamiento del mismo, manteniendo su población autóctona y siendo objeto de una gran actividad edificatoria, de obra nueva y de rehabilitación, proceso que se inició hace más de dos décadas y que continúa en la actualidad. Ello ha dado lugar, como consecuencia de la transformación de los usos de vivienda unifamiliar en plurifamiliar, más rentables, en un aumento considerable de la densidad de población, lo que ha significado una mayor consolidación e impulso de la fuerte actividad que se genera en este Casco Histórico. Por todo ello, paralelo a este fenómeno se han acentuado los problemas existentes, o bien se han originado otros nuevos. 

Asimismo es necesario fomentar la actividad turística y para ello es preciso continuar la conservación y mejora de los edificios catalogados, que permita su reutilización, así como la de los espacios singulares. Además de la conservación y acondicionamiento de la trama del Casco Histórico, estudiando el sistema viario, accesibilidad, tráfico y aparcamientos, al objeto de crear zonas o recintos con itinerario peatonal y más zonas de aparcamiento como la recientemente inaugurada en la Plaza de Castilla.

La solución a la problemática que se plantea en el Casco Histórico se puede resumir en los puntos siguientes:

  • Conservación de Conjunto Histórico Artístico.
  • Mantener el carácter de la Ciudad.
  • Proteger el Patrimonio Histórico Artístico.
  • Resolución de piezas de borde, en particular la zona del Río de la Villa.
  • Fomentar la Rehabilitación de los inmuebles
  • Mantener la actividad en el Centro de la Ciudad, como existe en la actualidad, impidiendo su transformación.
  • Mejorar la oferta hotelera.
  • Aumentar los espacios para equipamiento.
  • Mejora y ordenación de los espacios públicos
  • Utilizar edificios catalogados para ubicar en ellos los equipamientos que se necesitan.
  • Organización de la circulación y creación de más zonas para el aparcamiento.
  • Mejora de la infraestructura viaria
  • Facilitar los tráficos peatonales y rodados entre el casco histórico y el área del hospital.

Las construcciones y edificaciones en Antequera hasta el comienzo de los años 70′ se regían por las Ordenanzas Municipales de Policía de construcciones redactadas en el año 1.909 y aprobadas el 18.11.1.914.

En Noviembre del año 1.972 se aprobó definitivamente el primer Plan General de Ordenación de Antequera, con ello quedaron reglamentados, por aquellas fechas, los aspectos residenciales, industriales y agrícolas, a la vez que se ordenaba el crecimiento y ensanche del Casco Urbano de Antequera. El referido Plan General de 1972 origina una serie de conflictos en la ciudad, que vienen ocasionados por las siguientes circunstancias:

  • La no definición de alturas edificables en diversas zonas de la Ciudad.
  • El deterioro del Casco Histórico Artístico originado por la excesiva altura de las edificaciones permitidas en su Ámbito, no contando con la correspondiente Ordenanza de edificación adecuada al mismo.
  • El no estar contemplados ninguno de los núcleos secundarios existentes en el Término Municipal.
  • La falta acuciante de suelo industrial en el que se pudieran ubicar fuera del Casco antiguo las naves de almacenamiento que existían, con los consiguientes problemas que ello suponía para la circulación urbana.
  • El hecho de que toda la actividad edificatoria estuviera exclusivamente centrada en el Casco Histórico Artístico, donde entre los años 1973 al 1978 se construyeron 1.096 viviendas. Estas fueron las principales causas que originaron a necesidad de iniciar la redacción, en el año 1978, de la Revisión del PGOU de 1972.

Los trabajos de Revisión del Planeamiento fueron lentos, ya que hasta el 19.7.1985 no se somete el Plan General a la aprobación Inicial. Esta demora acrecienta aún más los problemas que indujeron a la Corporación Municipal a realizar el encargo de la Revisión del Planeamiento, ya que durante el transcurso de estos 7 años aumenta considerablemente la dinámica edificatoria, pues se construyen 1.732 Viviendas en dicho periodo, de las cuales 1.323 viviendas se edificaron en el Casco Histórico Artístico, con el consiguiente deterioro de sus condiciones estéticas y consecuente perdida de muchos de sus inmuebles de gran valor arquitectónico.

El PGOU del 1.985 proponía para el Centro de la Ciudad la realización de un Plan Especial de Protección y Reforma Interior para el mantenimiento del Patrimonio Histórico heredado, y hasta su realización, efectuaba un Precatálogo, unas Normas de Protección de Edificios y unas Ordenanzas Estéticas. Por otra parte mantiene la poli funcionalidad del Casco, favoreciendo para ello, el uso comercial del centro al permitir mayores densidades que lo puedan rentabilizar; también favorece el uso de la pequeña industria o los talleres artesanales, proyectando desplazar fuera del Casco a los grandes almacenes e industrias, los cuales estaban provocando serias dificultades de tráfico en el centro de la ciudad. El Plan marca el objetivo de mantener la estructura de los barrios populares, y establece en ellos como uso predominante el residencial y en su pormenorización, el alojamiento de propiedad vertical (edificio unifamiliar).

Por aquella época el Polígono Industrial se encontraba muy poco consolidado y por ello el PGOU proyectó mantener el uso industrial dentro del Casco Urbano, en los sitios donde se venía produciendo dicha actividad, e incluso al suelo que existía para la ampliación del Polígono Industrial le dio la Calificación de Suelo Urbanizable No Programado. El PGOU del año 1.985 proyectaba el crecimiento de Antequera, en los 4 puntos cardinales, de la forma siguiente:

  • Al Norte del Cerro de la Cruz, en los Sectores Estación y La Quinta, hasta la vía férrea, barrera física y psicológica de salvaguarda de la Vega de Antequera.
  • Al Oeste, en donde el crecimiento residencial se apoya en el eje de la Carretera de Sevilla.
  • Al Sur, punto donde existían expectativas de crecimiento con el anterior PG del año 72.
  • Y al Este, la ampliación del Polígono Industrial que ya existía por aquellas fechas.

A raíz de la aprobación del PGOU de 1985 se detiene la degradación que venía sufriendo el Casco Histórico Artístico y la zona de Casco Tradicional de Antequera; a la vez que se le da solución a los problemas de planeamiento que padecía todo el Término Municipal, no afectando al ritmo edificatorio en la Ciudad, el cual continuó con la misma intensidad, de manera que en los 7 años transcurridos hasta que se inició la redacción del PGOU vigente, se construyeron 1.365 Viviendas.

Por otra parte debido a la falta de suelo en el Casco Tradicional que pueda absorber la creciente necesidad de construcción de viviendas que demanda la población, se desarrolla la mayor parte del Suelo Urbano No Consolidado y del Suelo Urbanizable Programado. El planeamiento del año 1985 preveía para la Ciudad de Antequera, Suelo Urbano No Consolidado capaz de absorber la construcción de 1.277 Viviendas, y Suelo Urbanizable Programado para la construcción de 1.827 Viviendas. Al encontrarse poco consolidado el Polígono Industrial de Antequera durante los años de redacción del PGOU de 1985, fue el motivo por el cual se proyectó para su ampliación un terreno al que se le asignó la Calificación de Suelo Urbanizable Industrial No Programado, con lo que no se permitía un desarrollo inmediato del mismo. Sin embargo los factores de situación geográfica y de servicios han hecho de Antequera un lugar de fuerte demanda de Suelo Industrial, y la oferta que suponía el Polígono Industrial quedó agotada, superando todas las previsiones imaginables. Ante la necesidad de un desarrollo inmediato del Suelo previsto para la ampliación del Polígono, el Ayuntamiento se planteó el problema y encargó la Modificación de Elementos del Plan General de Ordenación Urbana, por el que se facilitaba urbanísticamente que pudiera materializarse la oferta de la zona de ampliación del Polígono, mediante la Calificación del terreno en Suelo Urbano Industrial No Consolidado. Con ello solamente se consiguió regularizar y acelerar el desarrollo de un suelo industrial ya absorbido por la demanda.

Ante la falta de suelo, tanto residencial como industrial, que existía en el municipio a principios de los años 90 y ante las nuevas oportunidades urbanísticas que han generado los grandes ejes viarios ejecutados por las Administraciones Autonómica y Estatal en el territorio antequerano, el Ayuntamiento decidió en Febrero de 1993 encargar la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Antequera aprobado en 1987. Al margen de sólidas razones de política urbanística dicha Revisión se debió también a imperativos legales, al cumplirse el plazo máximo previsto en la legislación urbanística vigente entonces para remitir a los órganos competentes la propuesta de adaptación a su contenido y articulado. La cronología de los trabajos se inicia en febrero de 1993 con una serie continuada de contactos entre los técnicos redactores de la Revisión del PGOU y los responsables técnicos de las distintas áreas municipales, que toma como punto de partida, al margen del PGOU vigente y del resultado de la fase de estudio e información, una relación de problemas constatados por los técnicos de las distintas áreas municipales. Después de 5 meses de estrecha colaboración y reflexión conjunta, tanto política como técnica, se presentó el Avance del Plan General que fue aprobado por el Ayuntamiento el 19.7.1993. Con fecha de 30.12.1994 el Plan fue aprobado inicialmente procediéndose a su información pública el día 19.1.1995. Finalmente el Plan fue aprobado definitivamente el 16.10.1997.

Dicho PGOU-1997, que era el  vigente y objeto de la presente Revisión, propuso una serie de actuaciones urbanísticas y propuestas de intervención, (en sus diferentes escalas de trabajo de la ciudad existente, de nuevos sectores de crecimiento de la ciudad, y de la escala territorial), mediante un método que consistió en seleccionar y concretar estratégicamente aquellas operaciones que partiendo de su propia viabilidad económica que las pudiera hacer realidad, y a través de una eficaz y transparente gestión, fueran capaces de activar y potenciar las nuevas condiciones de desarrollo.

El Plan presentó toda ésta serie de diferentes “propuestas” como un conjunto de auténticas “estrategias” para la intervención en la ciudad y su periferia, capaces por sí mismas de dinamizar los procesos de producción y coordinar tanto los elementos territoriales como sus propios elementos urbanos. Con el PGOU de 1993, se planteó por 1ª vez para Antequera un modelo de ciudad, no solo en el ámbito físico, sino también en el sentido de establecer unas prioridades de actuación y una jerarquización de las propuestas. En este sentido, se definieron los siguientes objetivos prioritarios del planeamiento:

Estructura urbana y red viaria. Se optaba por un modelo de estructura viaria que, a la vez que atender los problemas de crecimiento urbano, resolviera la relación viaria del centro con las periferias, estableciendo una continuidad del viario medio y unos importantes accesos que mejoraran la conexión entre las distintas partes de la ciudad. En este sentido planteaban:

Dos circunvalaciones, la Norte y la Sur, para solucionar los tráficos de paso y de reparto entre las diferentes zonas de la ciudad descongestionando los obligados pasos por ejes históricos del Centro. Potenciar los ejes de acceso a la ciudad: el Acceso Este (a través del Parque Empresarial), Acceso Sur (desde el Torcal) y Acceso Oeste (Paseo de Ctra. De Sevilla).

Espacios libres y equipamientos públicos. Haciendo dos tipos de propuesta: una, la calificación y articulación de espacios públicos ya existentes en áreas consolidadas de la ciudad. Otra, la realización de nuevos parques de mayores dimensiones que sirvieran de elementos estructurantes de la periferia urbana: Parque del Norte con repoblación forestal en las zonas de ladera y zona recreativa en el área sur próxima al ferrocarril; Parque de la Estación; Centro Cultural y Parque de los Dólmenes; Ampliación del Cementerio; Centro Cívico de la ciudad, con la remodelación de la Plaza de Castilla y eliminación de la actual gasolinera, y otras medidas tendentes a potenciar esta zona central de la ciudad.

Zona Industrial. La creación de nuevo suelo industrial atendiendo a los modelos de “Parques Empresariales” era una de las operaciones clave que se plantearon en el PGOU-93. Esta iniciativa se pensaba como “clave” para impulsar la economía de la ciudad y estimular nuevos factores de crecimiento. En este sentido se proponía: la Creación de un Parque Empresarial apoyado en el nuevo Acceso Este, y la Creación de un Parque industrial destinado a almacenes e industrias de servicio al otro lado de la línea de ferrocarril.

Crecimiento residencial. El principal objetivo urbanístico era el de reordenar y cualificar la periferia residencial de la ciudad aportando un nuevo modelo, distinto del heredado. El crecimiento fundamental se plantea en el sector O, con 3 sectores programados y 2 sectores no programados. En el sector este se plantea el barrio del hospital como sector programado y en la zona sur, un sector turístico, La Pesquera. En total el Plan preveía 16 unidades de ejecución en suelo urbano para Antequera, 11 para Villanueva de la Concepción, 4 para Cartaojal, 1 para la Colonia Santa Ana, 2 para La Joya, 1 para Los Nogales y 2 para Bobadilla Estación.

Además proponía la clasificación como suelo urbano consolidado de Villanueva de Cauche, determinando normas para su protección como núcleo singular, de Pastelero y de dos ámbitos con procesos de parcelación urbanística: Urbanización Ctra. de Bobadilla y Núcleo del Cortijo León.

En cuanto a suelo urbanizable el Plan proponía los siguientes sectores de suelo programado: – Antequera: 4 sectores de uso residencial con una superficie total de 484.841 m², 1 sector de suelo industrial, destinado al Parque Empresarial, con una superficie de 610.719 m² y un sector turístico para vivienda aislada con una superficie de 1.050.000 m².

Villanueva de la Concepción: 4 sectores de uso residencial con un total de 122.548 m², 2 sectores de suelo industrial con una superficie total de 70.766 m² y 1 sector turístico para vivienda aislada con una superficie de 176.015 m².

Bobadilla-Estación: 2 sectores de uso residencial con una superficie total de 79.787 m². Asimismo clasificaba como suelo urbanizable no programado los siguientes ámbitos:

– Antequera: 2 ámbitos para uso residencial con una superficie total de 236.079 m² y un ámbito para uso industrial (ampliación del Parque Empresarial) con una superficie de 593.878 m².

– Villanueva de la Concepción: 2 ámbitos para uso residencial con una superficie total de 104.957 m².

La mayor parte de estos suelos, a excepción de los no programados, han sido desarrollados o están actualmente en desarrollo. Además, ante la demanda existente, se han tramitado sendas modificaciones del Plan a efectos de poder disponer de suelo turístico con golf (Antequera Golf), suelo para uso residencial y gran equipamiento deportivo en el sector de La Verónica-La Pesquera y suelo para usos productivos y logísticos ligados al área de oportunidad que constituye el nudo de las autovías A-92 y Antequera-Málaga (Centro Logístico).

Además del desarrollo de estos suelos urbanos y urbanizables hay que resaltar también la ejecución en estos últimos años de grandes infraestructuras y equipamientos como las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales y nuevos colectores generales de Antequera y Villanueva de la Concepción, los nuevos depósitos de abastecimiento, la circunvalación norte o el hospital comarcal.

No obstante si hay una actuación que merece ser destacada por las consecuencias territoriales y socioeconómicas que va a tener en Antequera esa es la ejecución del AVE que ya se encuentra muy avanzada y que, con el nuevo trazado propuesto recientemente desde Antequera a Granada, va a permitir liberar a la ciudad del antiguo trazado del ferrocarril que, desde su ejecución, ha obligado a ésta a tener un crecimiento lineal, contrario a su natural e histórico crecimiento hacia la Vega.

Las nuevas demandas urbanísticas. El gran desarrollo urbanístico que Antequera ha experimentado en los últimos años, como demuestra la ejecución de la mayor parte de los suelos programados por el PGOU vigente, se ha debido, además de a su propio crecimiento demográfico, a la gran demanda existente en su término municipal para la implantación de grandes centros industriales y de distribución comercial, a la que se ha unido recientemente una demanda aún mayor de suelos destinados a usos productivos y algunos para uso residencial-turístico. Gran parte de estas iniciativas está constituida por el desarrollo de suelos residenciales y turísticos que no se ubican en el entorno de los núcleos urbanos de tal modo que la principal problemática a la que debe enfrentarse el Plan General será la de seleccionar y ordenar de forma racional estas demandas. Por ello el gran reto que se plantea el Plan es la definición de un modelo que apueste por la integración de los nuevos desarrollos urbanísticos en los núcleos urbanos ya consolidados y que, en todo caso, sea capaz de ubicar, de forma coherente con la ordenación estructural, los nuevos desarrollos que, por su uso industrial, turístico o de segunda residencia, no deban localizarse en los entornos de dichos núcleos, asegurando en todo caso la preservación de los terrenos que contengan valores ambientales o culturales. Asimismo, para conseguir este objetivo, que debe ser uno de los fines principales de la actividad urbanística, el Plan deberá subordinar los usos del suelo y las construcciones, edificaciones e instalaciones, sea cual fuere su titularidad, al interés general del municipio.

La Adaptación y Revisión del PGOU de Antequera de 1990, tenía como objeto principal realizar un Plan Programa de propuestas de planeamiento, viable económicamente y gestionable, tanto en la ordenación de la ciudad de Antequera, como de los núcleos secundarios de su término municipal. 

El PGOU de Antequera proponía para su núcleo principal un modelo que fuera respetuoso con la unidad heredada, de forma que la transforme y la enriquezca; para ello incidió de manera constante en aspectos que pudieran estar contribuyendo a su empobrecimiento. Dicho Plan constituyó a tenor de la declaración propia de la Memoria del PGOU un modelo finalista y compacto, comprometiéndose no sólo en permanencia, sino con su crecimiento, en favor de una ciudad análoga y de distribución de usos e intensidades. 

Entre los objetivos del propio PGOU, mantenía que los usos de la estructura urbana conservasen la multifuncionalidad del casco, así como la estructura actual de los barrios periféricos con usos predominantes de residencia familiar y el uso industrial donde se producía. 

De otro lado, en cuanto a los objetivos para el crecimiento urbano proponía el Plan las siguientes actuaciones: legalización de urbanizaciones de segunda residencia; un destino residencial de borde en auto-construcción con tipologías más o menos autóctonas unifamiliares; dar alternativas residenciales plurifamiliares o unifamiliares adosadas en zona de consolidación de usos industriales (Norte del Cerro de la Cruz); crecimiento residencial en extensión hacia la carretera de Sevilla; desarrollo de viviendas unifamiliares adosadas al SO y por último plan especial de protección: mediante la reforma interior y catálogo del Centro Histórico (PERI). 

El segundo elemento que contenía el PGOU para la estructura urbana era la trama viaria: recomponer la trama urbana periférica con estructura adaptada a la topografía y a la preexistente en los barrios populares vecinos, con mayor número posible de conexiones al centro urbano; facilitar con los ensanches la permeabilidad E-O y N-S de modo que pueda haber alternativas de circulación al casco urbano; y que el tamaño de las vías, a excepción de vías de acceso que se consoliden, sea en principio disuasorio del tráfico rápido. También en general prevalecía en el ensanche la propuesta de criterios de una trama ortogonal adaptada a la preexistente.Y el tercer elemento básico que establecía el PGOU eran las estrategias a seguir en el desarrollo urbano de ordenaciones: viarias, infraestructura y sectores basándose en un estudio exhaustivo de propiedades limítrofes al suelo urbano.

La expansión de Antequera. La expansión posible de una ciudad se cuantifica principalmente por el Suelo Urbanizable Programado, y se estipula en función de unos criterios de ponderación como: la situación existente; las características del desarrollo urbano previsible; la necesidad de producir un desarrollo coherente en función de la estrategia a largo plazo del Plan; la adecuada proporción entre los nuevos asentamientos y el equipo urbano; y las previsiones sobre inversión pública y privada. Aquí nos vamos a ceñir a los dos primeros criterios que afectan a la ciudad de Antequera, es decir, (a) la situación existente y (b) el desarrollo urbano previsible, según el Plan General de Antequera.

a) La situación existente es que, en base a la cifra optimista previsible de crecimiento urbano sería de 250 viviendas por año a repartir entre Suelo Urbano y Urbanizable.

Hecho el recuento de los solares actualmente existentes en el Suelo Urbano, sin contabilizar todos los solares que se originen por desaparición de antiguos edificios, dan cabida a unas 300 viviendas, y las Unidades de Actuación propuestas en el PGOU aceptan una cantidad global de 1.200 viviendas, luego hay ya suelo para 1.500 viviendas. En la hipótesis de que el Suelo Urbano se consolide en 12 años, el reparto sería de 125 viviendas por año para las 1.500 viviendas. 

b) El desarrollo previsible, que es el segundo criterio ponderado de expansión de la ciudad, mantiene las expectativas de 250 viviendas/año para Suelo Urbanizable del PGOU. Para el desarrollo del PGOU del Suelo Urbanizable programado prevé y establece la siguiente ordenación en 2 cuatrienios.

    • 1ª Cuatrienio          46.055 ha      38 viv/hab  media      1.753 viviendas
    •                  2ª Cuatrienio          12.012 ha      26 viv/hab  media          312 viviendas
    •                        Total                    58.067 ha      32 viv/hab  media       2.065 viviendas

En el 1º cuatrienio se supone que se urbanizarían y consolidarían el 40%, con lo que se obtendría unas 700 viviendas y suelo preparado para otras 1.000, todas ellas dentro de una densidad media de ensanche. En este cuatrienio, según el PGOU, se tendría, recogida la posible expansión del casco de 1.250 viviendas y parte de la demanda de segundas residencias, unas 500 viviendas. El suelo Urbanizable del 2º cuatrienio, está pensado para recoger la demanda de segunda residencia, que sería unas 300 viviendas. En un intento de previsión total para su modelo de ciudad el PGOU de Antequera tiene en cuenta crecimientos imprevistos en un desarrollo a largo plazo y para su cumplimiento se ordena una extensión de suelo clasificado como Suelo Urbanizable no programado de una superficie de 15’87 ha, una relación media 54 viviendas/ha, y un total de 857 viviendas. Que sumaría a las viviendas previstas de Suelo Urbano y de Suelo Urbanizable daría un total para el crecimiento urbano de Antequera de 4.422 viviendas. 

PGOU Antequera 1996- Calificación de suelo

Dentro de la expansión de una ciudad y como estrategia a tener en cuenta para el buen desarrollo del Planeamiento hay que prever el suelo necesario y sus usos. En el caso de Antequera el suelo de la ciudad afectado por el PGOU de Antequera clasificado por Sistemas Generales y Actuaciones Aisladas de Equipamiento, Áreas Libres y Deportivas y el Sistema de obtención de ese suelo. En definitiva, podemos determinar que la expansión de la ciudad de Antequera en relación a Suelo Urbanizable programado y a Sistemas Generales es de 134,07 ha con la distribución de 58,07 ha y la diferencia en Sistemas Generales y Actuaciones Aisladas de Equipamientos, Áreas Libres y Deportivas, como son los espacios referidos por ejemplo a los Dólmenes…

                     suelo total   expropiación   compensación   obtenido

  • SGV         47,91 ha           45,65 ha                 2,26 ha              0 ha
  • SGI             3,60 ha             3,60 ha                       0 ha              0 ha
  • SGA         23,70 ha           23,60 ha                       0 ha              0 ha
  • AAE            0,80 ha             0,80 ha                       0 ha              0 ha
  • total        76,00 ha           73,64 ha                 2,26 ha           0,1 ha

Es también de interés considerar para conocimiento en más detalle la expansión prevista para el Término Municipal de Antequera, las superficies afectadas por PGOU en Obras e Instalaciones según tipo de operación y sistema de obtención

                              sup (ha)       obtenido    expropiado  compensación     existente     sin indicar

  • SGAL             70,6 ha          0,1 ha          23,5 ha                9,2 ha               12,3 ha           25,5 ha
  • URB SEC      83,8 ha             0 ha                0 ha                    0 ha               83,8 ha                0 ha
  • AARV                6,2 ha             4 ha                0 ha                    0 ha                    0 ha             2,2 ha
  • AAE                   0,7 ha             0 ha            0,5 ha                    0 ha                    0 ha                 0 ha
  • UA                  28,8 ha          0,2 ha                0 ha                    0 ha              28,8 ha                 0 ha
  • total            190,0 ha          4,3 ha          24,0 ha                 9,2 ha           124,8 ha            27,7 ha

Crecimiento urbano en ciudades pequeñas de las subbéticas centrales: Antequera y Lucena. Juan José Cabrera de la Colina

Con fecha 11.7.2.006, se aprobaba inicialmente en el Pleno de Excmo. Ayuntamiento de Antequera el 1º documento de “Aprobación Inicial” de la Revisión del Plan General de la Ciudad. Con fecha 14.8.2.006, se publicaba en el BOP de Málaga dicha aprobación inicial, y se iniciaba oficialmente la información pública del documento hasta 19.10.2.006, produciéndose un importante debate colectivo fruto de las exposiciones, conferencias, páginas Web, reuniones sectoriales de barrios y pedanías, que el Ayuntamiento organizó para potenciar y posibilitar la participación pública en el debate y reflexión del documento por parte de todos los agentes implicados en el proceso del desarrollo de ciudad, tanto entidades públicas, ciudadanas, empresariales, y colectivos ciudadanos que mediante sus alegaciones y reflexiones aportan sus reflexiones y peticiones para ser estudiadas en el proceso de redacción del Plan y ser tenidas en consideración por cuanto mejoran sustancialmente el contenido del propio documento del Plan General, cumpliéndose así el objetivo de la información pública y la participación ciudadana en el proceso de concreción y redacción de los contenidos del documento del Plan General.

El 18.7.2.006, se remitía el documento de Aprobación Inicial a la Delegación de la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, así como el resto de Administraciones Públicas cuyos informes preceptivos son obligatorios para comparecer en el procedimiento y hacer valer las exigencias que deriven de sus intereses, según artículo 32.1 2ª de la Ley 7/2002, de 17 Diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía, y artículo 29 de la Ley 13/2.005, de 11 Noviembre de Medidas para la Vivienda Protegida y el Suelo que añade a la Ley 7/2.002 en materia de ordenación del territorio, conforme a lo dispuesto en el artículo 32 de la citada Ley 7/2.002.

Ese mismo año, la Resolución del Parlamento de Andalucía, publicada en el BOPA en fecha 25.10.2.006, instando al Consejo de Gobierno a que se incluya en el POTA como “norma y con carácter general límites a los crecimientos que supongan incrementos de suelo urbanizable superiores al 40% del suelo urbano disponible, ni los crecimientos que supongan incrementos de población superiores al 30% en 8 años”, constituye un cambio sustancial en los criterios de Ordenación del Territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía que la Administración de la Comunidad Autónoma en base a sus propias competencias reguladas por el Decreto 193/2.003, de 1 de Julio, plantea como norma regulando así los crecimientos urbanísticos y territoriales de nuestras ciudades andaluzas. “Aprobación Inicial (Julio 2008)”.

La justificación de un 2º documento de “Aprobación Inicial” estaba basada principalmente en las tres principales cuestiones que han aconsejado tener en cuenta en la redacción del nuevo documento con el fin de adecuarlo a las nuevas normativas vigentes y aproximar el consenso colectivo de sus contenidos adecuando su redacción a las directrices marcadas por las Administraciones Públicas de la Comunidad Autonómica y que, a modo de síntesis, resumiríamos en las siguientes:

a.- Los resultados de la “Información Pública”, como principal reflejo de la participación ciudadana tanto en el análisis de sus “alegaciones” como en los contenidos de las múltiples reuniones celebradas con todas las entidades públicas y privadas implicadas en el desarrollo de la ciudad.

b.- Los Informes Técnicos de las Administraciones Autonómicas en ejercicio de sus competencias delegadas por Orden de 21.2.2.006, y cuyos contenidos se han tenido en cuenta en el nuevo documento que ahora se presenta.

c.- La Resolución del Parlamento de Andalucía de 25.10.2.006, concretando como norma y con carácter general los límites de los crecimientos en un incremento no superior del 40% del suelo urbano disponible y un 30% de población en la programación de los 8 años del Plan.

Son principalmente estos 3 grupos de medidas los que justifican la modificación y adaptación del 1º documento de Aprobación Inicial a las nuevas condiciones establecidas, especialmente la Resolución del Parlamento de Andalucía que obliga a modificar sustancialmente el documento anterior de “Aprobación Inicial” (Julio 2.006) en un nuevo documento de “Aprobación Inicial” (Julio 2008). Es precisamente, esta modificación sustancial del documento que provoca el cumplimiento de las nuevas condiciones impuestas como norma de obligado cumplimiento por parte del Parlamento de Andalucía, las que obligan a presentar de nuevo el documento de “Aprobación Inicial” expediente de Revisión del Plan General incluyendo el proceso de la Información Pública tal como se especifica en la Ley de Ordenación Urbanística de la Comunidad Andaluza y la Resolución del Parlamento de Andalucía de 25.10.2.006, que con fecha 10.7.2008, se aprobaba inicialmente en el Pleno de Excmo. Ayuntamiento de Antequera. Con fecha 18.6.2008, se publicaba en el BOP de Málaga dicha aprobación inicial, y se iniciaba oficialmente la información pública del documento hasta el 19.9.2008. Se remite el nuevo documento de Aprobación Inicial a la Delegación de la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, así como el resto de Administraciones Públicas cuyos informes preceptivos son obligatorios para comparecer en el procedimiento y hacer valer las exigencias que deriven de sus intereses. “Aprobación Provisional (Febrero 2009)”.

El documento de aprobación provisional tiene como objeto adaptar el contenido del documento de aprobación inicial Julio 2008 de la revisión del PGOU de Antequera a las observaciones y requerimientos realizadas en los informes sectoriales de las Administraciones competentes recaídos tras el acuerdo de 10.7.2008 del Excmo. Ayuntamiento Pleno por el que adoptaba la citada aprobación inicial.

El contenido de las determinaciones que son objeto de modificación, sustitución o de agregación se estructura en los siguientes apartados cuyo desarrollo se realiza a continuación:

  1. Subsanaciones derivadas del cumplimiento del Informe de Incidencia Territorial emitido por la Delegación Provincial de Vivienda y ordenación del Territorio.
  2. Subsanaciones derivadas del cumplimiento de los condicionantes de la Declaración Previa de Impacto Ambiental emitida por la Delegación Provincial de Medio Ambiente.
  3. Subsanaciones derivadas del cumplimiento del informe de la Delegación Provincial de la Consejeria de Cultura.
  4. Subsanaciones y agregaciones derivadas de las alegaciones realizadas en el proceso de información pública.

La Declaración de Impacto Ambiental de la revisión del PGOU de Antequera se emite por la Delegación Provincial de la Consejeria de Medio Ambiente con fecha 27.10.2009. En dicha DIA se considera que el documento de aprobación provisional del PGOU de Antequera puede ser viable, a los efectos ambientales, siempre que se de cumplimiento a las condiciones recogidas en dicha declaración y las medidas correctoras propuestas en el Estudio de Impacto Ambiental.

El Informe de la Dirección General de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura a la aprobación provisional de la Revisión del PGOU de Antequera se emite con fecha 19.6.2009. Dicho Informe es favorable, estableciéndose en el mismo que deben ser corregidas las observaciones emitidas antes de la aprobación definitiva del documento.

El Informe de Incidencia Territorial de la revisión del PGOU de Antequera se emite por la Delegación Provincial de la Consejeria de Vivienda y Ordenación del Territorio con fecha 19.9.2008.

La entrada en vigor de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) obliga a la adaptación del planeamiento urbanístico vigente a sus determinaciones. En este sentido ha de destacarse la oportunidad de la formulación del presente documento de revisión, ya que de no producirse la adaptación del Plan General de Ordenación Urbanística a la LOUA (bien de forma total o parcial, que alcance, al menos, al conjunto de las determinaciones que configuran la ordenación estructural) ello conllevaría la limitación de la disposición municipal sobre la ordenación urbanística, pues como establece la Disposición Adicional 2ª de la LOUA, en su nº 2, transcurridos 4 años desde su entrada en vigor (que se produjo el día 20.1.2.003), no podrán aprobarse modificaciones del planeamiento general que afecten a las determinaciones propias de la ordenación estructural, a dotaciones o a equipamientos, cuando dicho instrumento de planeamiento no haya sido adaptado a la LOUA.

La expansión de la ciudad en el S. XXI. Partiendo de su núcleo fundacional en el Cerro del Castillo, el patrón de crecimiento que determina la forma actual de la ciudad se inicia en el siglo XV. Antequera pierde su valor estratégico-militar tras las conquistas cristianas: la población antequerana construye sus viviendas extramuros, iniciándose así la expansión urbanística hacia La Vega. La ciudad hoy es resultado de los procesos de colmatación y reforma interior del propio casco así como de extensiones sucesivas ocupando los terrenos de topografía más favorable y a lo largo de las principales vías de comunicación.

Hasta hoy, la ciudad residencial se ha extendido hasta el límite norte impuesto por la vía de ferrocarril, ocupando preferentemente los terrenos más favorables de suave pendiente de la zona oeste hasta el límite natural impuesto por el arroyo Alcázar. Por otro lado, la expansión industrial de Antequera hacia La Vega se inicia en los años 70′ ocupando los terrenos a lo largo de la carretera de Archidona; esta expansión industrial se consolida definitivamente con el impulso dado por el Plan del 97.

La ejecución de la autovía del 92 supuso para Antequera la oportunidad de proyectarse fuera de sus límites históricos, hacia el territorio de la Vega, ubicando sus zonas productivas e industriales junto a estos importantes ejes. Hoy otra vez se presentan para Antequera nuevas posibilidades: la próxima ejecución de importantes infraestructuras territoriales, autovía Córdoba-Málaga y traslado de la vía ferroviaria, proporcionan importantes oportunidades de expansión y futuro para la ciudad.

Continuidad con el modelo urbano del planeamiento vigente. Uno de los objetivos del PGOU anterior era precisamente la reordenación y recualificación de la periferia residencial de la ciudad aportando un nuevo modelo. Para ello proponía como crecimiento fundamental de la ciudad el ensanche en la zona oeste mediante 4 sectores residenciales de vivienda plurifamiliar, 1 crecimiento unifamiliar en la zona este, barrio del hospital y además 1 sector turístico en la zona sur, la Pesquera. El trazado del ensanche plurifamiliar se apoyaba fundamentalmente en la Ronda Oeste de la ciudad y en la prolongación de los caminos históricos, carretera de Sevilla y camino de Gandia, creando un entramado viario en cuadricula en el que ubicaba piezas residenciales, equipamientos parque y espacios libres.

Las propuestas de crecimiento residencial que se plantean ahora en este documento de Revisión del Plan General vienen a suponer una continuidad con el modelo conceptual de las propuestas del planeamiento anterior, esto es, plantear la vivienda y sus infraestructuras como auténticos crecimientos compactos dentro de un proyecto global de ofertas estratégicas para la ciudad. El conjunto de las propuestas de nuevas extensiones residenciales que se plantean tienen su principal característica en ser operaciones pensadas y diseñadas con el interés de poner en valor oportunidades atractivas para la promoción de la ciudad, su economía y su propia estructura urbana, constituyendo un proyecto de futuro asumible por el conjunto de la comunidad.

Por ello, se define y desarrolla una importante “política global de vivienda” con estrategias que sean capaces de concretar y cuantificar las necesidades requeridas por la ciudad y de garantizar una serie de modelos residenciales (públicos y privados) que se ajusten a la demanda existente y prevista. En particular, el Plan hace hincapié en la dotación de suficiente suelo residencial, con vivienda organizada en barrios nucleados, cuya estructura y posición dentro del entramado viario propuesto facilite las relaciones sociales, económicas, el acceso a los equipamientos, el flujo peatonal y el transporte público. Asimismo, concreta en un 40% la obligatoriedad de Vivienda de Protección Oficial (superior al mínimo exigido del 30%) en los suelos urbanizables de la ciudad de Antequera como muestra del valor social que adquiere la oferta residencial para la ciudad.Completar la ciudad existente. La ciudad existente ocupa los terrenos posibles con las limitaciones impuestas por los límites físicos del territorio. Hoy, se presentan para Antequera nuevas posibilidades, la próxima ejecución de las grandes infraestructuras viarias mencionadas anteriormente a lo largo del documento, abren opciones de crecimiento económico para la ciudad y por ello la necesidad de una expansión residencial acorde.

PEPRI Antequera

Conjunto histórico-artístico. El casco histórico de Antequera fue declarado conjunto histórico-artístico mediante Decreto 1.341/1973, de 7 de junio (BOE 26.6.1973) e incoada su ampliación y declaración como BIC “Ampliación del Conjunto histórico-artístico de Antequera” mediante Resolución de 9.9.1982, del Ministerio de Cultura El ámbito que abarca el BIC del Conjunto histórico-artístico es el siguiente según la delimitación literal que se cita en el Anexo de la Resolución de declaración de 9.9.1982 del Mº de Cultura (BOE nº 276).

Plan Especial de Protección Reforma Interior y Catalogo del centro histórico. El Plan Especial y Catalogo del centro histórico-artístico de Antequera fue promovido por el Ayuntamiento y aprobado definitivamente por la Comisión Provincial de Urbanismo, 5.10.1993 (BOP 215, 12.11.1993).

“…El Plan general de Ordenación Urbana (PGOU) de Antequera , así como un estudio-diagnóstico realizado por la Dirección General de Urbanismo de la Junta de Andalucía, detectaron la necesidad de redactar el Plan Especial de Conservación y Reforma Interior (PECRI) y el Católogo del Centro Histórico de Antequera.

Antequera, al contrario que muchas otras ciudades, cuenta con un centro histórico de fuerte vitalidad y, en consecuencia, con tensiones derivadas de ésta.

Las apetencias por vivir en el centro han hecho que en los últimos años se vaya perdiendo el patrimonio arquitectónico de la ciudad. Cuando se pierde un edificio es sustituido, la mayoría de las veces, por otro de dudoso valor arquitectónico.

La falta de sensibilidad, unas veces, y de conocimiento de la arquitectura, otras, unido a una imagen que se tiene de la ciudad, ha producido resultados desastrosos, ya que se ha sustituido la arquitectura del XVIII y XIX por construcciones neobarrocas o neoeclécticas.

Con el Plan Especial no se pretende conservar el centro histórico hibernado, más bien al contrario. Se pretende fomentar una arquitectura que en el futuro pueda tener, cuando menos, el mismo valor que la preexistente.

Cuando se presentó el avance del Plan Especial se hizo con un slogan: “No renunciemos por más tiempo a la arquitectura”. Ello no debía significar hacer tabla rasa con lo existente y construido con el “todo lo viejo es bello”. Con este slogan se quería significar la protección de lo que, verdaderamente, debiera salvarse y que las sustituciones tuvieran, como mínimo, la misma calidad de lo existente o, al menos, no se notasen demasiado…”

Luis Machuca Santa-Cruz y Carlos Verdu Belmonte, Arquitectos Directores del Equipo Redactor del PECAI de Antequera (Equipo Redactor: Servicio de Arquitectura y Urbanismo de la Diputación de Málaga). Revista urbanismo COAM nº 9, país 57-64. Enero 1990. Protección, Reforma y Renovación Urbana

Desde el punto de vista del paisaje, el municipio de Antequera está compuesto por una rica y variada gama de espacios naturales y antropizados que van desde la vega a las sierras, desde los embalses a los ríos, desde los espacios forestales a los espacios agrícolas, desde las zonas más vírgenes a los asentamientos urbanos. Se puede considerar como un gran mosaico natural con una inmensa potencialidad en el que el Torcal supone el principal punto de referencia por su singular paisaje pero en el que no hay que olvidar otros muchos elementos de extraordinario interés. Así, desde el punto de vista de su paisaje intrínseco, el municipio queda dividido en 18 zonas:

  1. Paisaje de llanura con cultivos de secano y regadío.
  2. Paisaje escarpado, de cota alta con elementos sobresalientes.
  3. Paisaje escarpado, de cota media, con elementos notables.
  4. Paisaje de laderas vertiendo a llanura con abundante vegetación (natural y de repoblación)
  5. Paisaje de laderas vertiendo a llanuras, desprovistos de vegetación con puntos degradados.
  6. Paisaje de laderas vertiendo a valle fluvial.
  7. Paisaje ondulado de cota baja, con montículos y cultivos.
  8. Paisaje ondulado de cota media, relieve suave, cubierta vegetal natural muy densa y cultivos.
  9. Paisaje ondulado de cota media con cerros y vaguadas de erosión, con cultivos y repoblación.
  10. Paisaje ondulado, de cota baja o media, con colinas y vaguadas, cultivos y vegetación natural o de repoblación sin formar bosque.
  11. Paisaje ondulado, de cota media, relieve suave, con vaguadas y cultivos.
  12. Paisaje montañoso de cota baja, con vaguadas de erosión y valles encajados desprovisto de vegetación.
  13. Paisaje de lomas de cotas bajas, con vegetación arbustiva y cultivos en regresión.
  14. Paisaje de valle fluvial encajado con abundante matorral: Valle de Abdalajís.
  15. Paisaje de valle fluvial encajado: Valle del río Guadalhorce.
  16. Paisaje de valles fluviales amplios, con cerros rocosos, con cultivos y vegetación natural (ríos Parroso y de la Yedra)
  17. Superficie de agua: embalse del Guadalhorce.
  18. Paisajes urbanos

Definitivamente el PGOUM de Antequera fue aprobado el 10.6.2010, con sus “cositas” pendientes, (que no eran pocas), siendo publicado el 29.7.2010 en el BOJA 148, procediendo el 29.10.2010  a la inscripción y depósito del citado instrumento urbanístico en el Registro Autonómico de Instrumentos de Planeamiento, de Convenios Urbanísticos y de los Bienes y Espacios Catalogados, como último paso administrativo para su plena vigencia.

6.6.2017La Gerencia de Urbanismo ha denegado la aprobación definitiva del estudio de detalle promovido por los dueños de la Real Venta de Antequera en el que se incluía la construcción de un hipermercado. La respuesta negativa de los técnicos viene amparada por un informe desfavorable emitido por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico (dependiente de la Junta de Andalucía), que entiende que la ordenación presentada sobre la finca del barrio de Bellavista ignora la singularidad y la protección de un recinto que se considera de carácter unitario y no segregable.

12.7.2017  “Polémica en Antequera por la reforma de la plaza de San Sebastián. El Ayuntamiento considera que sin esta actuación el proyecto Dusi Caminito del Rey no tendría sentido

26.7.2017  “Antequera presenta el avance de la Red Paisajística, que regulará la ordenación de las zonas verdes.

4.8.2017 “Antequera cuenta ya con un tren turístico, operado por City Sightseeing Worldwide…

26.9.2017 “Antequera otorga la licencia para la remodelación del Museo de los Dólmenes. El proyecto contempla la eliminación completa de una de las plantas del edificio, dando respuesta a uno de los requerimientos de la Unesco. El objetivo principal de la actuación planteada, que consta de un presupuesto total de 6,8 millones de euros, será la reducción del volumen del actual edificio inacabado de los años 80 para la disminución del impacto visual que produce. Los trabajos a realizar procederán a la completa eliminación de la planta primera del edificio actualmente existente, tal y como sugirieron los examinadores del Consejo Internacional de los Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés) durante su visita hace ahora dos años a Antequera.”

Ser Ciudad Patrimonio Mundial y haber obtenido línea de financiación para el proyecto “DUSI Caminito del Rey: el desarrollo urbano a través del turismo de interior en la Costa del Sol”, es bueno, muy bueno. Pero no se olviden de los ciudadanos.

“…Desde la Diputación de Málaga queremos impulsar un Plan para promover el desarrollo socioeconómico de los municipios del valle alto del río Guadalhorce. Este plan contempla actuaciones urbanas sobre los municipios de Antequera, Álora, Ardales y Valle de Abdalajís. Para ello, hemos desarrollado una estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado perfectamente alineada con los criterios de elegibilidad de esta primera convocatoria de selección de estrategias realizada por la Dirección General de Fondos Comunitarios del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. 

“DUSI Caminito del Rey” que hace referencia al éxito de una de las primeras iniciativas de turismo de naturaleza en la provincia de Málaga: el Caminito del Rey. La construcción de un canal de agua desde los embalses del norte hasta El Chorro para aprovechamiento hidroeléctrico, llevó aparejado un camino de mantenimiento de dicho canal, conocido como Caminito del Rey. Este camino acaba de ser restaurado para uso turístico con financiación de la Diputación de Málaga. Su apertura ha sido un gran éxito en cuanto a notoriedad en los medios y número de visitas contando en la actualidad con la previsión de alcanzar los 320.000 visitantes en su primer año y un impacto económico cercano a los 30 millones de €. Los cuatro municipios que participan en esta convocatoria tienen una parte del camino en su término municipal….

Identificación de Problemas. El análisis multidimensional realizado sobre la zona conformada por los municipios participantes en el DUSI se constata problemáticas comunes a los cuatro municipios entre las que caben destacar las siguientes:

  •  Declive demográfico y envejecimiento de la población, provocado por un entendimiento de falta de oportunidades en la población más joven y dinámica que opta por emigrar a regiones con más oportunidades de desarrollo.
  •  Altas tasas de desempleo, en especial de desempleo de larga duración, que provocan pobreza con riesgo de exclusión social entre los colectivos afectados.
  •  Un modelo económico escasamente diversificado y poco competitivo muy centrado en la agricultura y el comercio tradicional, con claros desajustes en el mercado laboral por grupos de edad y género. Circulo vicioso entre una economía poco competitiva y un mercado laboral sin cualificación y falta de emprendimiento e inversión.
  •  Importantes dificultades para la movilidad urbana que desembocan en problemas de tráfico rodado y acceso a los cascos históricos. La infraestructura urbana y oferta de movilidad actual, difícilmente pueden aceptar un mayor tráfico de ciudadanos y visitantes.
  •  Espacios públicos degradados y poco atractivos para la convivencia ciudadana o del visitante.
  • Escasa permeabilidad entre los centros históricos y las zonas más comerciales creando ciudades polarizadas.  Determinados activos de Patrimonio monumental e histórico con problemas de degradación o que necesita ponerse en valor.

Accesibilidad a la vivienda Existen más de 500 demandantes de Vivienda de Protección Oficial –VPO- en el área elegible, tal y como indican los datos apuntados por la empresa municipal SPERAC  SA. A pesar de la caída en precios del mercado inmobiliario motivado por la crisis económica, esta misma causa ha provocado la dificultad de acceso a la vivienda por parte de un nutrido grupo de habitantes, fundamentalmente por unos precios de la vivienda que a pesar de su estancamiento y bajada estos últimos años no están en proporción con sus ingresos, y por tanto, con la consiguiente dificultad de acceso al crédito. Incluso muchos de los adjudicatarios de este tipo de viviendas se han visto en la obligación de renunciar a las mismas.

Nuevas fórmulas deben tenerse en cuenta para proteger este derecho básico, desde el régimen de compra, alquiler con opción a compra o alquiler. Sólo en Antequera el Registro Público Municipal de Demandantes de Vivienda Protegida recoge 540 inscripciones, de las que unas 323 familiar se encuentran en situación o proceso legal de desahucio o con graves problemas para hacer frente a gastos de la vivienda, la gran mayoría con un nivel de ingresos igual al del IPREM. Destacan además los números respecto a los grupos de especial protección, con mayor peso del colectivo de jóvenes menores de 35 años agrupando el 70,56% de las inscripciones (Fuente: Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Antequera).

Hablamos además, de un problema con repercusiones desde el ámbito social como en la propia configuración de la realidad urbana de las ciudades. La crisis de la accesibilidad en los cascos urbanos lleva en muchos casos a la solución de construir más viviendas a las fueras de las ciudades –más asequibles-, perdiendo compacidad.

En el Pleno del 20.1.2014 el Ayuntamiento de Antequera resolvió se procediese a la redacción del Plan Municipal de Vivienda y Suelo, que comenzaría con 3 bloques, información y diagnóstico, definición de objetivos y estrategias y programa de actuación.

Hoy Antequera tiene una población de 41.065 habitantes (INE 1.1.2017) y un parque residencial edificado de 14.791 viviendas (octubre 2017 fuente el Catastro).

“…El inventario de vivienda pública era de 51 viviendas municipales, con bastante antigüedad de propiedad municipal pero cedidas en precario, de las cuales 22 están rehabilitadas, 4 están pendientes de rehabilitación y 25 son infraviviendas…” 

La proyección en municipios mayores de 10.000 habitantes hecha en Andalucía, estimada por sexos, para Antequera, sugería en 2035, rondar los 50.000 habitantes (24.849 hombres y 24.873 mujeres, total 49.722). Lejos de acercarse a esa hipótesis, desde 2010 ha perdido cerca del 10% de su población, envejeciendo, y con ratios próximos al 20% de paro. Además su parque de viviendas está muy envejecido, necesita rehabilitación en muchos casos, y se detectan importantes bolsas de infravivienda en el casco urbano (barrios de Veracruz, Girón, Portichuelo…) y fuera de él.

“…Con una población en progresivo declive y con una clara tendencia hacia el envejecimiento, los índices de vejez y dependencia se disparan con importantes consecuencias sobre la estructura de la población, especialmente en su base productiva, que ve además como debido a la falta de atractivo del mercado laboral la población más joven emigra a otras ciudades con mayores oportunidades de formación y empleo…” 

“Las altas tasas de desempleo y la falta de estabilidad en el empleo son las principales causas de conflictividad social. El nivel educativo es causa y consecuencia a su vez de una oferta laboral poco cualificada que genera una espiral que dificulta la creación de empleo de calidad. La fuerte conexión con el mundo rural explica las diferencias de género, por ejemplo educativas, aún existentes en los municipios.”

Los convenios para la rehabilitación de infraviviendas, los Programas de mejora de vivienda, rehabilitadas acogidas al Plan municipal (2012, 2013…) ayudan, no cabe duda. La defensa de una vivienda digna es inexcusable. Pero queda mucho por hacer.

Un arduo, difícil, complejo y precioso documento de PGOU hecho por J. Seguí en Antequera, que comenzó tarde, y se congeló en tiempos de crisis, ha de servir como punto de referencia extemporal, para gobernar un territorio (amplísimo, riquísimo, el más generoso desde tiempos inmemoriales con la población) que no puede ceder impasible a la pérdida de patrimonio (edificado, artístico, histórico), ni dejar de atender los tiempos cortos de dignas viviendas. Además ha de atender la escala comarcal como exige su posición territorial.  Mucha tarea…

¿Cuáles son los resultados esperados que se pretenden lograr a través de la aplicación de la Estrategia Urbana, de acuerdo con las prioridades de los municipios. Estos resultados condicionaran la propia estrategia y serán clave para acordar las líneas de actuación a acometer.

Un patrimonio natural y cultural protegido y puesto en valor.

Un entorno urbano revitalizado. A través de inversiones a pequeña escala se espera rehabilitar y embellecer diferentes espacios públicos del espacio urbano que apoyará la dinamización social y económica de la Ciudad, mejorando el entorno urbano y el medio ambiente gracias a la creación de nuevas zonas verdes.

Una movilidad más sostenible, eficiente y accesible para todos. Se espera reducir los problemas de tráfico rodado y de aparcamiento, reduciendo el uso del vehículo privado y facilitando la movilidad. Fomentar una movilidad más sostenible y sana utilizando medios como la bicicleta o la movilidad peatonal.

Una mejora de la eficiencia energética. Reducir la dependencia energética, mejorando su eficiencia e integrando las energías renovables en infraestructuras públicas.

Una ciudadanía formada y cualificada. Una población empleada Se espera no sólo apoyar la creación de empleo sino además realizar iniciativas que consigan incrementar la empleabilidad de la ciudadanía, especialmente de los colectivos más vulnerables como los parados de larga duración o los inmigrantes, además de apostar con acciones que suponga una mejora de la profesionalización de actividades tradicionales, en particular, las relacionadas con el turismo.

Un cambio del modelo económico. Este cambio se apoyará en las TIC para el despliegue de aplicaciones y servicios de Smart Turismo destinados a mejorar los servicios turísticos y a alcanzar una oferta integrada y diversificada.

Una Administración coordinada y eficiente en la gestión de los servicios públicos. Se espera incorporar la Administración electrónica para hacer los servicios públicos urbanos más personalizables, proactivos y accesibles. La meta es llegar a constituirse como una Smart City con el despliegue de plataformas ligadas a la eficiencia energética, desarrollar proyectos tecnológicos relacionados con la movilidad, las instalaciones deportivas, servicios sociales y desarrollar una estrategia global que fomente el “Open Government”.

así sea…


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


Seguiremos analizando en próximas entregas los 350 municipios mayores de España