TORRE-PACHECO

TORRE-PACHECO. POBLACIÓN (INE)

TORRE-PACHECO. Pirámide de población

TORRE-PACHECO Bienes Inmuebles de Uso Residencial y Naturaleza Urbana 2014-2018

TORRE-PACHECO. Paro

TORRE-PACHECO. Deuda


Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


Torre Pacheco, es un municipio de 189,4 km2 de la Región de Murcia, enclavado en la llanura del Campo de Cartagena, a 8 km de las playas del Mar Menor. Con 34 469 habitantes (INE 2015), es el 8º municipio de la Región en número de habitantes.Por todo el término municipal de Torre Pacheco se reparten 11 núcleos de población bastante alejados entre sí, además del núcleo principal, son Torre Pacheco, Roldán, Balsicas, Dolores de Pacheco, El Jimenado, San Cayetano, Los Olmos-Hoyamorena, Hortichuela, Los Meroños, Los Camachos y Santa Rosalía. Las diferencias de tamaño entre unas pedanías y otras es bastante importante pues Roldán supera los 6.000 habitantes y otros como Los Camachos apenas llegan a los 100.El municipio de Torre Pacheco se sitúa en la llanura del Campo de Cartagena. Fue en 1980 cuando el Consejo Regional lo ubicó políticamente en la Comarca del Mar Menor, una subdivisión del Campo de Cartagena, que no se hizo oficial. El centro urbano principal se encuentra a 8 km de las playas del Mar Menor, a 14 km de Cartagena y a 40 km de Murcia.

El término municipal tiene una extensión de 189,4 km², que corresponde al 1,67 % de la superficie total de la Región. Esto representa un tamaño municipal mediano si lo comparamos con la superficie de otros municipios de la Región de Murcia.

Limita al E con los municipios de San Javier y Los Alcázares; al S con las diputaciones cartageneras de Albujón, Pozo Estrecho, La Palma y Lentiscar; al N con las pedanías murcianas de Los Martínez del Puerto, Gea y Truyols, y Jerónimo y Avileses y Balsicas de Arriba; y al O con la pedanía fuentealameña de Balsapintada y la murciana de Lobosillo.

Torre-Pacheco. Barrios

En la actualidad el municipio de Torre Pacheco se encuentra dividido por zonas o barrios, Casco, Barrio de San José, Barrio De Santiago, Barrio de San Antonio, El pasillo, Las Morrastellas, Los Olmos, El Albardinal y la Urbanización Club de Tenis.

La morfología del área está caracterizada por una orografía muy suave ya que en ella se encuadra una gran parte de la llanura costera que circunda el Mar Menor. Los mayores relieves se encuentran en el sector occidental donde la altiplanicie que baja desde la Sierra de Carrascoy tiene los 200 m como cota promedio. Pero es en los Cabezos de la Sierra de Las Victorias, al SE de Fuente Álamo, donde se alcanzan las mayores elevaciones dentro de esta Hoja (Cabezo de El Pericón 372). Sin embargo el accidente más conocido en esta área es el Cabezo Gordo (312 m) dado que se trata de un relieve tipo “iceberg” en mitad de la penillanura litoral con cotas promedio de 30 m.Su paisaje está caracterizado por la ausencia casi total de cauces de agua y de relieves montañosos, a excepción del Cabezo Gordo. La hidrología superficial tiene un escaso desarrollo. El principal cauce fluvial lo constituye la Rambla de Fuente Álamo y su prolongación como Rambla del Fraile y Rambla del Albujón. Este sistema cruza la Hoja en sentido O-E desde Fuente Álamo hasta su desembocadura en el Mar Menor en el Camping de Los Alcázares. Esta rambla recibe como afluentes por su margen derecha, desde las Sierras del Algarrobo y de Las Victorias a las Ramblas de La Azohia, de los Rebollos y del Saladillo y por su margen izquierda, desde la vertiente meridional de la Sierra de Carrascoy, a las Ramblas de la Murta, del Campoy, de la Señora y de la Maraña. No tiene cauces permanentes de agua, aunque sí una serie de ramblas que en época de lluvias desembocan en el Mar Menor o bien se pierden en el interior del municipio. Entre ellas encontramos las ramblas de Santa Cruz, La Señora, Las Pedreñas y las de Los Camachos y La Maraña, siendo la más importante la rambla del Albujón, que prácticamente marca el límite entre los términos municipales de Torre-Pacheco y Cartagena, al S.

La red viaria es importante y densa. Cabe destacar la Autovía Murcia-Cartagena que cruza la Hoja por su sector occidental con dirección Norte-Sur, la Autovía del Mar Menor que con dirección Noroeste-Sureste cruza el sector NE y la Autovía Cartagena-Alicante que discurre por la llanura litoral pasando por las cercanías de Los Alcázares. Junto a estas autovías, son importantes las regionales de Cartagena a Alhama de Murcia por Fuente Álamo y la que, partiendo de esta última localidad, pasa por Corvera y enlaza al Norte con la Autovía de Murcia-Cartagena. Además de estas vías de comunicación todas las localidades citadas están unidas por carreteras locales de las que a su vez se derivan multitud de caminos, en muchos casos asfaltados, que dan acceso a las explotaciones agrícolas o ganaderas, a las urbanizaciones o a las playas.

La economía del término municipal de Torre-Pacheco depende en primer lugar de la agricultura intensiva, produciendo una gran variedad y cantidad de hortalizas y verduras, destinadas casi mayoritariamente a la exportación a países europeos como Francia, Bélgica, Holanda, Alemania y Reino Unido. La zona del municipio se ha especializado en el cultivo de pimientos, melones, lechugas, habas, algodón, almendra, alcachofas, apio, etc.En los últimos años las técnicas de riego por goteo se han desarrollado mucho para rentabilizar el agua procedente del trasvase Tajo-Segura, así como la explotación de pozos y aguas subterráneas que han posibilitado la extensión de los cultivos.

En segundo lugar la ganadería y la industria, son explotadas con fines alimenticios, concentrando sus actividades en industrias cárnicas y lácteas, tales como charcutería, industrias de empaquetado y algunas de confitería. existen en la zona granjas avícolas, porcinas y bovinas, así como pequeños rebaños de ovejas y cabras.

La actividad comercial que se deriva es muy importante, ya que genera los principales ingresos de la zona. Además, existe un Recinto Ferial, que contribuye al desarrollo empresarial y comercial del municipio con otras empresas nacionales e internacionales.

En Torre-Pacheco la planificación y gestión de las necesidades de suelo industrial, queda plenamente cubierta con la puesta a disposición de los agentes de producción, de una superficie aproximada de un millón de m2 de suelo industrial, formando seis polígonos industriales repartidos estratégicamente en todo el término municipal, abarcando los núcleos urbanos de Torre-Pacheco, Roldán y Balsicas.Salvo un porcentaje poco significativo de los terrenos que se encuentran urbanizados, el resto de la extensión está cubierto por el manto vegetal, prácticamente continuo, de las explotaciones hortofrutícolas. La actividad turística es poco intensa, puede considerarse poco importante en comparación con las que se desarrolla en áreas colindantes. En este caso queda restringida al sector de Los Alcázares tanto en la ribera occidental del Mar Menor.

La climatología y pluviometría definen un clima de tipo mediterráneo, árido/semiárido con unas temperaturas y precipitaciones medias de 18º y 300 mm respectivamente. En este contexto, las disponibilidades hídricas del área son muy inferiores a la demanda de agua para el conjunto de la zona de estudio. El agua aportada por el Transvase Tajo-Segura (Canales del Campo de Cartagena y del Taibilla), intenta equilibrar el volumen creciente de la demanda, aunque los años o periodos de baja pluviometría se constatan la imposibilidad de tal equilibrio lo que ha ocasionado en años precedentes graves impactos en la agricultura de la zona.

“…La fundación de la Parroquia de Torre Pacheco, parece ser que conseguida por el deán don Luis Pacheco en 1603, constituyó un hito extraordinario si lo consideramos en el ámbito del Reino de Murcia de principios del siglo XVII, puesto que fue la primera que fue erigida en el Campo litoral murciano. A ella siguió, en el propio s XVII, la creación de la parroquia de Corvera (1647) y medio siglo después otras nuevas feligresías en zonas cercanas: San Javier (1698) en el término municipal de Murcia, y Pozo Estrecho (1699) y La Palma (1700) en el término de Cartagena. La parroquia de Torre Pacheco fue, por lo tanto, una excepción por su temprana fecha, aunque existían entonces la iglesia de Alumbres Nuevos, ayuda de parroquia de la Iglesia Mayor de Cartagena, y la de Fuente Álamo de Murcia, dependiente entonces de Lorca, ambas del s XVI.

Poco es, por otra parte, lo que se sabe de la institución de la parroquia de Torre Pacheco. Podemos reconstruir, de momento, su inserción en un contexto histórico, como fue el de una incipiente repoblación señorial en el primer cuarto del s XVII, pues prosperaron por entonces no sólo las concesiones de tierras, es decir, las llamadas mercedes de tierras a censo hechas por el Ayuntamiento de Murcia, sino una primera instalación de terrajeros en las heredades que formaron algunos miembros de la oligarquía murciana capitalina, como don Pablo de Roda, o don Fernando de Albornoz. Así, la institución de la parroquia fue contemporánea, en realidad un poco anterior, de la formación del señorío de Hoya Morena, situado también en el Campo de Cartagena, muy cerca de Torre Pacheco, que existió en los años 1615-1628, y pudo estar muy relacionada con la fundación de la hacienda de los trinitarios en Torre Pacheco, llamada La Monástica.

En los años finales del s XVI y primeros del XVII se había finalizado la torre del Estacio (1591-1601) y construido la del Pinatar (1602-1603), lo que dió protección al Campo litoral murciano, en cuyo [438] centro estaba situado Torre Pacheco, que se convirtió en una zona atractiva para las oligarquías de Murcia y Cartagena, no raramente relacionadas por el matrimonio desde finales de la Edad Media (s XV). Familias patricias de Murcia y Cartagena (Bienvengud, Corvari, Montanaro, etc) formaron extensas fincas rústicas en la zona, como los Saavedra en Torremochuela.

Pero el Campo de Torre Pacheco fue también una zona cada vez más propicia, a lo largo del s XVII, para la roturación agraria por medianos y pequeños labradores, a pesar del paso de abundante ganado trashumante por una vereda, que partía de Sangonera y llegaba casi hasta el Mar Menor. De ello dan testimonio algunos pleitos que ponía el Fiscal del Consejo de la Mesta contra dichos propietarios, como Diego Moreno, cuyas tierras estaban en Roldán, o las reclamaciones de estos propietarios al Ayuntamiento para que no concediese de nuevo las tierras que ya habían recibido ellos a censo. Este es el caso de Damián Gascón en 1620, cuyo abuelo había comprado una heredad de 4 pares de labor en el Jimenado.

Se trataba, sin embargo, de una zona amenazada por los ataques de los moros norteafricanos, por lo que su pretensión de repoblar las tierras con labradores exigía la construcción de torres defensivas. Esto es lo que hizo Diego Bienvengud Rosique en Hoya Morena y el Rame. Por contraste, el paraje de Roldán estaba más lejano de la costa, por lo que el interés de Juan González de Sepúlveda se centró en el pozo de agua para el servicio de las casas, y no exigió una especial defensa.

Poco es lo que sabemos de los párrocos de Torre Pacheco en el s XVII, salvo algunos nombres, todos ellos, con la excepción de Ginés Jiménez de Lorca (1643), de la segunda mitad: Pedro de Villacis, Diego Nicolás del Baño y Agustín del Baño. Estos dos últimos eran personas naturales de la zona, y tío y sobrino respectivamente. Agustín del Baño, al testar en 1705, declaraba que había recibido de su tío la disposición de que cobrase a don Ginés Guerrero, racionero de la Catedral de Murcia, una deuda de 20.000 reales que debía ajustarse en 6 u 8000. Probablemente para ellos se tratase de un destino eclesiástico poco atractivo, por las circunstancias de su problemática dotación de rentas, pero que les compensase por mantenerse en casa propia y por detentar, además, algún patrimonio.

La feligresía de Torre Pacheco debió crecer fuertemente en la segunda mitad del s XVII en cuanto a población. En el pleito que los feligreses sostuvieron con su párroco, en 1694-1695, atribuían al distrito parroquial una población de unas 30 personas para el periodo inmediatamente anterior a la fundación de la parroquia (1603). Muy distinta era la situación a finales de la misma centuria, de tal forma que en un informe de los párrocos sin beneficios eclesiásticos de 1685 se declaraba que el lugar de Torre Pacheco tenía 400 vecinos, 380 de los cuales vivían en casas de los campos, algunos a 3 y a 4 leguas, y su párroco tenía de ingresos sólo el pie de altar, con la carga de sostener 2 sacerdotes tenientes y un caballo, mientras que la parroquia de Fuente Álamo de Murcia tenía 200 vecinos, cuyo párroco no tenía más renta que el pie de altar.

La penuria de las parroquias de Torre Pacheco y Fuente Álamo, señalada por el informe de 1685, hizo que en él se recomendara que se les adjudicase un beneficio a cada una, cuya renta se debía extraer de Lorca. Posiblemente esto se hiciera así en atención a unas mayores posibilidades económicas de la Vicaría de Lorca, pues en Cartagena eran menores según se deducía del informe: “La Parroquial de la ciudad de Cartagena, que antiguamente fue catedral y es cabeza de su obispado, tiene de vecindad 2.000 vecinos y los más viven en los campos, por cuya razón tiene el cura mucho trabajo en la administración de los sacramentos y precisado a tener dos tenientes que le ayuden, a quienes paga por ello su estipendio. Tiene por anejo el lugar de los Alumbres y hay feligreses que viven a cuatro y cinco leguas de distancia. Hay en su parroquia dos beneficios servideros en el coro, por tener dicha iglesia horas canónicas de ordinario, por disposición del señor obispo don Diego Martínez Zarzosa (1653), a que asisten otro número de sacerdotes con título de beneficiados, que su congrua (siendo tan corta) se compone de diferentes dotaciones que hizo dicho señor obispo, y otros fieles que la ganan asistiendo a dicho coro, por manera que esta iglesia no tiene beneficio en ella que poderle aplicar al cura, porque su congrua consiste solo en el pie de altar y en 16 ducados de vellón que le pagan los señores obispo, deán y cabildo de esta Santa Iglesia de Cartagena por la administración de los sacramentos de los Alumbres, por iguales partes, y dicho cura no tiene primicias, porque las lleva la fábrica de dicha iglesia. Tiene esta ciudad por propincua a la ciudad de Lorca, de cuya parte se le puede aplicar beneficio”.

La parroquia de Torre Pacheco, por lo tanto, no tenía siquiera beneficio alguno, como tantas otras de la diócesis, hasta en número de 45.

Los recuentos de la segunda mitad del s XVIII, a diferencia de los padrones de 1683 y 1707-1711 en los que no figura Torre Pacheco  sí reflejan un crecimiento poblacional con respecto a los de 1713-1715  y de la Relación de la jurisdicción que comprehende el Corregimiento de Murcia (1713), donde se incluye a Pacheco y Roda como lugares del campo, a diferencia de otros, que eran meras caserías (Corvera, Calavera, Pinatar y Cañadas de San Pedro).

A ello pudo contribuir la existencia de una cierta oferta de trabajo en diversos sectores, como el mercado de la tierra, facilitado por acensamientos concejiles, las propias compraventas, o las herencias familiares.

Una buena muestra del progreso de esta repoblación fue la fundación de más ermitas, como la de Chacón, mandada construir por los agustinos del Convento de San Leandro de Cartagena, que se obligaron a dotarla con 8 ducados de renta anual y a celebrar misa en ella para el servicio de los labradores y habitantes de la zona.

La repoblación definitiva de esta zona, a base de familias campesinas, crearía una toponimia gentilicia, aparte de la fuerte impronta de los escasos acuíferos: pozo, balsa, rambla, etc.

A principios del XVIII se advierte, por ejemplo, el recurso a la obtención de préstamos por parte de estas familias campesinas, dirigido lógicamente hacia el patriciado urbano y algunas instituciones eclesiásticas.

Tanto la fábrica parroquial como la colecturía proporcionaron algunos ingresos dinerarios que permitieron la ampliación de las obras. Esto pudo ser así porque hubo unas transferencias constantes de rentas que hacían los feligreses a la parroquia. Procedieron de las fundaciones de pías memorias (misas) y de ermitas, que se cargaban sobre los recursos que se estimaron más pertinentes, como fueron heredades o fincas rústicas, es decir, sobre todo tierras, aunque también otros bienes inmuebles, como casas, molinos, etc.

En el periodo final de la Guerra de la Independencia la Parroquia de Pacheco hizo las gestiones pertinentes para poner en funcionamiento un cementerio, de acuerdo con las disposiciones legales de principios del reinado de Carlos IV (1798-1808). Don Pedro Antonio Hernández Ardieta, párroco, y algunos vecinos solicitaron a los padres trinitarios una tahulla y media para campo santo, el 2.3.1812. Los trinitarios la cedieron gratuitamente el 7 de agosto con ciertas condiciones, lo que autorizó el día 18 el padre Víctor Vergara, como Provincial de Andalucía, quien vivía en Palma de Mallorca por razón de la guerra.

De esta forma se aplicaba una ley del año 1800 que fue demorada en muchos sitios, pues había una gran resistencia al abandono de las iglesias y sus capillas como lugares de enterramiento.

El párroco don Pedro Antonio Hernández Ardieta era también natural de la zona de Torre Pacheco, como los Baño, y como éstos fue ayudado por algún pariente en el ministerio sagrado. En 1834 se trasladó de la parroquia durante dos meses a Valencia dejando como sustituto al cura teniente don José Hernández Ardieta. Es muy significativo este parentesco como característico de las relaciones sociales en un territorio rural, donde había una gran inclinación hacia la endogamia.

La población de Torre Pacheco se dedicaba principalmente a la agricultura tanto a finales del XVII como a mediados del XVIII, es decir, se componía de labradores y jornaleros…”

TORRE PACHECO EN SU HISTORIA. Laureano Buendía Porras / Vicente Montojo Montojo. En Concurso de Investigación Histórica de Torre Pacheco. IV Centenario de la Fundación de la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Torre Pacheco. Murcia: Ayuntamiento de Torre Pacheco, 2007, 2ª ed. rev., 403-498

1899 Torre-Pacheco (IGN)

“…El desarrollo urbanístico de un municipio es diseñado por su planeamiento, por el conjunto de proyectos y documentos que ordenan el futuro crecimiento territorial. Según la vigente Ley del Suelo, así como todas las precedentes desde la primera Ley de Ordenación Urbana y Régimen del Suelo de 1956, todos los ayuntamientos deben contar con un Planeamiento GENERAL que estructure su término municipal, y para ello se crean los instrumentos (planes) a ser redactados por cada consistorio.

El municipio de Torre Pacheco cuenta, desde el año 1995, con unas Normas Subsidiarias de Planeamiento General (NNSS), ya que era el instrumento urbanístico establecido legalmente para municipios de tamaño mediano, las cuales vinieron a refundir, en un solo texto, las primitivas de 1975 y 1987. Anteriormente se contaba con planos de alineaciones (desde el siglo XIX) y ordenanzas municipales, siendo el primer plan urbanístico realizado por el arquitecto de la Diputación Provincial Juan José Belmonte, en el año 1863, autor también de la urbanización de la plaza del Ayuntamiento y Casa Consistorial. Hasta la década de los 50 del siglo XX no se volvió a realizar un plano de alineaciones (tan solo del casco urbano de Torre Pacheco), dejando a criterio de los técnicos municipales la concesión de licencias de obra y la proliferación de urbanizaciones y grupos de viviendas (en Torre Pacheco y resto de pedanías, sobre todo en régimen de cooperativas).

La 1ª Ley del Suelo de 1956, también su modificación de 1975 y posteriores, obligaba a una cierta racionalidad en el desarrollo de las incipientes urbanizaciones y la ordenación de los cascos ya consolidados. La Constitución Española de 1978 creaba las comunidades autónomas y las dotaba de competencias, entre ellas todas las relacionadas con Ordenación del Territorio, Urbanismo y Vivienda. La Región de Murcia legisló en materia urbanística -por primera vez- con la Ley 1/2001, modificada posteriormente por la L2/2002 y L2/2004, siendo todo ello recopilado en el actual Texto Refundido de la Ley del Suelo de la Región de Murcia (año 2005). Actualmente se encuentra en fase de tramitación parlamentaria (por vía de urgencia) la modificación de esta disposición autonómica.

La precitada Ley Regional del Suelo obligaba a todos los municipios a la redacción de un Plan General Municipal de Ordenación (PGMO), por lo que el Ayuntamiento de Torre Pacheco procedió a la contratación de un equipo externo para la elaboración de este instrumento, el cual debe pasar por cuatro fases: Avance, Aprobación Inicial, Aprobación Provisional y Aprobación Definitiva, correspondiendo esta última a la Comunidad Autónoma. El 24 de noviembre de 2005 se aprueba, por el Pleno Municipal, la fase de Avance, produciéndose a continuación un periodo de información pública que recogió multitud de alegaciones de l@s vecin@s del municipio, empresas, entidades y formaciones políticas. El 26 de febrero de 2009 volvió el Pleno Municipal a tramitar la siguiente fase, concretamente la Aprobación Inicial, con otro plazo de exposición al público y entrando en vigor el nuevo PGMO que convivió, durante dos años, con las vigentes NNSS y con suspensión cautelar de licencias de obra. Sin embargo, desde el año 2011 deja de tener validez el PGMO aprobado inicialmente y se mantiene, únicamente, las NNSS con todas las modificaciones puntuales que ha ido sufriendo desde su aprobación por la CARM en 1995.

En este momento, la tramitación del PGMO se encuentra paralizada por motivos que se desconocen. Desde su aprobación inicial en 2009 no se ha vuelto a tener noticia alguna de la marcha de este instrumento, fundamental para el crecimiento económico y la protección de elementos y suelos del desarrollo urbanístico. Han sido varias veces en las que los grupos de la oposición política de Torre Pacheco (PSOE, PITP e IU-Verdes) se han interesado por este tema, con mociones presentadas al Pleno o mediante ruegos y preguntas. Las respuestas desde el Equipo de Gobierno han sido siempre en el mismo sentido:

“…se está haciendo…..sigue tramitándose……estará próximamente finalizado……la empresa contratada ya ha cobrado una gran parte de sus honorarios……”

Aún todo lo anterior, el pasado pleno de 29.1.2015, y ante una petición de la coalición Izquierda Unida-Verdes, la Sra. Alcaldesa y su equiPPo de gobierno sorprendieron a tod@s l@s vecin@s de Torre Pacheco declarándose incapaces de llevar a cabo el PGMO. Esta inutilidad  política se agrava, aún mas, cuando este asunto era una prioridad (junto al Museo Paleontológico del Cabezo Gordo) para la nueva regidora que tomó posesión en agosto de 2014 tras la dimisión del inhabilitado alcalde anterior. La excusa, como siempre, echarle la culpa a los demás, en este caso a los técnicos y a la burocracia administrativa, autoafirmándose el EquiPPo de Gobierno en su incompetencia ante la evidencia de la realidad y sin concretar plazo alguno. Otros municipios limítrofes si han sido capaces de tramitar su PGMO, como Cartagena (que aprobó el Avance en 2005 -igual que Torre Pacheco- y en 2012 se aprobó definitivamente) o San Javier, que recientemente ha procedido a su Aprobación Provisional.

El pasado 10 de febrero visitaba Torre Pacheco el nuevo Consejero de Fomento, Obras Públicas y Ordenación del Territorio, teniendo una reunión con el Equipo de Gobierno y trascendiendo a los medios de comunicación que se van a realizar modificaciones de las NNSS  eludiendo la continuación del PGMO. Ante estas indeterminaciones que se pueden entender, el concejal independiente Antonio León Garre formuló, en el reciente Pleno de 26 de febrero, una pregunta dirigida a la Sra. Concejal de Urbanismo para que aclarara la situación urbanística a la que tiende el municipio, confirmando en la respuesta que se van a reactivar algunas modificaciones de las actuales NNSS que quedaron en suspenso, dando por hecho que el PGMO queda paralizado sine die, en un limbo que no aclara su futuro ni siquiera la relación contractual entre Ayuntamiento y equipo de técnicos externos que están (o no) llevando a cabo su labor y con una gran cantidad económica cobrada previamente. Este caos urbanístico se recrudece, aún mas, con los planes parciales que han desarrollado los urbanizadores en los distintos sectores de suelo urbanizable, ya que han sufrido multitud de variaciones las cuales no han tenido reflejo documental, encontrándose actualmente el Ayuntamiento de Torre Pacheco con unos planes que no coinciden con la realidad y que comprometen la concesión de licencias y concesiones administrativas, con toda la responsabilidad patrimonial que conllevan los posibles daños o perjuicios a terceros. El Grupo Independiente ha solicitado en varias ocasiones la redacción de los obligatorios y necesarios Textos Refundidos de estos planes parciales, esperando que la nueva alcaldesa recoja estas aportaciones positivas de la oposición y proceda a regularizar el caos que se ha encontrado al sentarse en el sillón de la alcaldía.

Para mayor rompecabezas en el que se encuentra el urbanismo municipal se suma también el Inventario de Bienes del Ayuntamiento, el cual no coincide con la realidad además de presentar multitud de errores en el asiento de las propiedad municipales. El citado Pleno del mes de febrero, en el que se tramitaba la actualización del Inventario Municipal, el Grupo Independiente advirtió, por enésima vez, de la irregularidad que año tras año se está cometiendo en el Ayuntamiento. La explicación es muy sencilla: los suelos que están reservados para equipamientos de dominio y uso público deben estar asentados como tales, como bienes de dominio y uso público y, sin embargo, de forma errónea y contraviniendo la legislación urbanística, los tienen incluidos en el capítulo de bienes patrimoniales, con todo lo que ello puede suponer y con el consiguiente riesgo de enajenación de propiedades que no pueden venderse (este Ayuntamiento ha transmitido/permutado bienes de forma irregular) y el riesgo de ser embargados estos terrenos municipales, dada la grave situación económica del Ayuntamiento de Torre Pacheco…

28.2.2015. El Planeamiento urbanístico entra en el limbo

Unas notas sobre los aljibes en el municipio de Torre-Pacheco.

Es destacable la gran cantidad de aljibes que se han hallado en una zona tan árida como es la del municipio de Torre Pacheco. Zona tradicionalmente dedicada a una agricultura de secano de riego de boqueras. Abundan, en el Campo de Cartagena, topónimos que tienen mucho que ver con el agua, como cañada, rambla, charco, pozo y también aljibe (Aljibe menado, o Jimenado por contracción posterior).

La dispersión del hábitat rural nos indica que en cada caserío debía de haber un aljibe para la obtención y almacenamiento del agua. Según su morfología podían ser de tinaja o de cisterna. La cisterna podía ser de bóveda de cañón o de cúpula semiesférica. Normalmente los aljibes de cisterna eran de uso comunal, podían abastecer a varias casas, incluso al ganado. Se trata de construcciones de mampostería y argamasa y la cúpula, realizada por aproximación de hiladas, aparece recubierta por una pátina, en origen de color rojo, debido al empleo de un tipo de arcilla conocido por tierra almagra, lo que otorga a estos aljibes una fisonomía muy típica y casi exclusiva del Campo de Cartagena.

Como elementos auxiliares de los aljibes aparecen piletas de lavado, balsas de decantación, canalizaciones, abrevaderos para el ganado, etc.

Importante también la localización de los aljibes en caminos y veredas, ya que, desde tiempos remotos, la zona ha sido sitio de paso de diferentes culturas.

Revista Murciana de Antropología, Nº 14, 2007 Págs. 391-400. ELABORACIÓN DEL CATÁLOGO DE BIENES INMUEBLES DEL MUNICIPIO DE TORRE PACHECO: ARQUITECTURA DEL AGUA. Federico Fuentes Miralles. Arqueólogo. Patronato de Cultura. Ayuntamiento de Torre Pacheco

“…El análisis de las viviendas realizado ha puesto de manifiesto el incremento tan notable de construcción que se ha producido en la comarca, en especial de las viviendas de segunda residencia, consecuencia del “boom inmobiliario” que tuvo lugar entre los años 1998-2007. Destaca el municipio de Los Alcázares donde en 2011 el 70% de sus viviendas eran de esta tipología, seguido de San Javier con un 59%. Respecto a las vacías, en la actualidad sobresale Torre Pacheco con un 36%, siendo además el municipio de toda España, con más de 20.000 habitantes y mayor porcentaje (INE, 2013)…”

Procesos de urbanización y su influencia en el incremento de inundaciones (Sureste de España, Región de Murcia, Campo de Cartagena-Mar Menor). Pérez Morales, A., Romero Díaz, A. y Caballero Pedraza, A., Dpto. de Geografía, Campus de La Merced, Universidad de Murcia.

20.7.2007 La Guardia Civil interviene por orden judicial cientos de documentos urbanísticos en el Ayuntamiento de Torre Pacheco. Una juez de San Javier investiga una denuncia de la Fiscalía por el presunto trato de favor a constructores de la comarca.

7 años después, más de lo mismo

22.07.2014 La sección 5 de la Audiencia Provincial de Murcia ha condenado al alcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid, a 10 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público por un delito continuado de prevaricación administrativa, al igual que al exconcejal de Deportes y actual edil de Sanidad y Descentralización, José Saura; y Santiago Meroño, concejal de Urbanismo. 

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia que, hace ahora un año, condenó al exalcalde de Torre Pachecho, Daniel Garcia, y a los exconcejales José Saura y Santiago Meroño por la adjudicación a dedo de contratos por importe total de 776.500 euros. La sentencia del Alto Tribunal confirma en su integridad la resolución de la Audiencia, que condenó también por los mismos hechos al arquitecto Francisco Cavas y al exinterventor municipal Miguel Pérez y rechaza los recursos de casación presentados por todos ellos. El TS confirma que los acusados participaron en distintas operaciones tendentes a evitar la pública concurrencia en los contratos municipales con el fin de que los mismos fueran adjudicados directamente a la mercantil “P.A., S.L.”, de la que Cavas era administrador único y representante legal…

Y ahora?

El primer Pleno de 2016, de carácter extraordinario, del Ayuntamiento de Torre-Pacheco ha aprobado, la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) con la que la Torre-Pacheco podría haber recibir unos 4 millones de euros de la Unión Europea, si es aprobada su realización (que no lo ha sido ni en 1ª ni en 2ª convocatoria)

El objetivo fundamental de la EDUSI es mejorar la calidad de vida de los vecinos de Torre-Pacheco de una forma integrada y sostenible. La estrategia se articula en torno a los siguientes objetivos temáticos: Inclusión social; Economía baja en carbono; Tecnologías de la información y las comunicaciones; y Medio ambiente.

En este proyecto se ha tenido en cuenta la participación ciudadana, contando con colectivos sociales, económicos, vecinales, juveniles, mayores, mujeres y todas aquellas personas y especialistas que han deseado implicarse y participar a través de sus sugerencias y aportaciones.

La estrategia abarca el período de 2016 a 2020, y entre su principales actuaciones se pueden destacar: rehabilitación e intervención en los barrios de San Antonio y San Juan; recuperación del edificio del antiguo Centro de Salud para impulsar el sector turístico y empresarial convirtiéndolo también en el centro de la participación ciudadana; mejora de eficiencia energética en edificios públicos; rehabilitación, regeneración y puesta en valor de zonas verdes en el área urbana, rehabilitación integral del Parque de la Constitución ; plan de integración sociolaboral para jóvenes en riesgo de exclusión social a través de la formación y la cualificación profesional en la especialidad de jardinería y su posterior contratación para el desarrollo de acciones relacionadas con la regeneración de espacios verdes y sumideros de CO2, para los mayores de 45 años parados de larga duración, se pondrán en marcha también planes de integración con programas de formación en la especialidad de albañilería y su posterior contratación para acciones relacionadas con la rehabilitación integral de edificios y viviendas, fomento del emprendimiento mediante la creación de empresas que den valor añadido a la producción agrícola local, se creará un plan estratégico de la Cultura, puesta en marcha de un cinturón verde de agricultura ecológica sostenible, mediante la reducción del uso de pesticidas y disminución de la contaminación de suelos por nitratos, mejora de los servicios públicos a través de la administración electrónica, acciones para el fomento de la igualdad de oportunidades, promoción y dinamización de iniciativas culturales y artísticas de fomento de la diversidad cultural.

La EDUSI ha sido valorada en 4.995.580 euros, de los que el 20% debe ser atendido y cofinanciado con fondos municipales. (ya de por sí bastante endeudado)

PERO NI RASTRO DE DOCUMENTACIÓN ALGUNA. Todo es transparencia¡¡

Y, ya sabemos cuando no hay Planeamiento general actualizado, todo vale…

Para cuando, transparencia, urbanismo real? Impresentable.

21.329 viviendas catastrales y 35.198 habitantes en 2017. 


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


Seguiremos analizando en próximas entregas los 350 municipios mayores de España