ROTA

ROTA. Población (INE)

ROTA. Pirámide de Población (INE)

ROTA. Bienes Inmuebles de Naturaleza Urbana y Uso Residencial 2014-2018

ROTA. DEUDA

ROTA. PARO


Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


ROTA, es un municipio de 84 km2 situado en la provincia de Cádiz, en la comunidad autónoma de Andalucía y limítrofe con las municipios de de Chipiona, Sanlúcar de Barrameda y El Puerto de Santa María, está situada a una altitud de 9 m. y a 51 km de la capital de provincia, Cádiz. Pertenece a 2 mancomunidades, la Mancomunidad de Municipios Bahía de Cádiz de la que forma parte desde el año 1997 junto a los municipios de Cádiz, Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, San Fernando, Chiclana de la Frontera y Puerto Real, y la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir que la conforman, entre otros, municipios de la Costa Noroeste. 

Situada junto a la bahía de Cádiz en la costa de océano Atlántico, a medio camino entre Portugal y Gibraltar, es una ciudad eminentemente turística, un destino vacacional para viajeros procedentes de todos los puntos de Europa. En temporada baja, su principal actividad comercial es la industria pesquera.

En su término municipal está enclavada la Base Naval de Rota bajo control estadounidense.

Es un terreno llano, sin excesivas complicaciones altimétricas con una altura máxima de 69 m sobre el nivel del mar. Dentro del casco urbano la cota superior es de  30 m y coincide con la entrada a la Base. Su terreno plano nos da como resultado lógico la ausencia de barreras naturales.

La costa es baja con numerosas formaciones de playas de arenas finas, la mayor parte de ellas hoy en retroceso, siendo común este fenómeno en las distintas playas, sobre todo en el tramo costero que va de Chipiona a Conil. La costa se desarrolla a lo largo de 15 km. su paisaje litoral está caracterizado por extensas formaciones de dunas, hecho geomorfológico que se da en toda la zona con bastante profusión. Rota se extienda entre las desembocaduras de los ríos Guadalete y Guadalquivir. Desde el punto de vista de la evolución puede decirse que es una reciente formación geológica.

El término de Rota se halla entre 2 ámbitos paisajísticos claramente direrenciados: la campiña gaditana y la costa.

El primer ámbito se caracteriza fundamentalmente por presentar un relieve suave y ondulado en donde la dominancia de las tendencias horizontales es clara, por la superposición de horizontes paralelas, produciéndose una cuenca visual de amplitud máxima y de una extensión indefinida. La ausencia de elementos verticales naturales es manifiesta, no existiendo masa arbóreas ni apenas árboles.

El segundo ámbito lo constituye la costa dominada por un sistema paisajístico más complejo, producto de una mayor diversificación de las actividades. La estructura general es fundamentalmente llana, destacando como elemento de relieve, apenas algunas dunas arenosas próximas a la linea litoral. Textura dominante es la de un mosaico constituido por pequeños cultivos de hortalizas, explotaciones ganaderas intensivas, zonas residenciales diseminadas cuyas teselas suelen estar resaltadas por la aparición de las elementos que remarcan las lindes y que contribuyen  a cerrar los horizontes de un modo próximo, setos, cañizos, y alineaciones de árboles, etc.

Accesos a Rota

El territorio de Rota se dispone en la parte occidental de la provincia de Cádiz, abierto hacia el Atlántico por el sur y extendido hacia el interior de las tierras del Marco de Jerez. El origen geológico de este sector corresponde, esencialmente a la Era Terciaria, en la que se formaron las “tierras albarizas”, que, emergidas en el Cuaternario han sido erosionadas y cubiertas parcialmente por aportes aluviales. 

En el Paleolítico, la costa atlántica estaba muy alejada de la orilla actual, y la terraza que corresponde ahora a la plataforma litoral fue transitada por las primeras poblaciones humanas. Los talleres de labra de sílex de esta época, localizados en el cauce del Arroyo del Salado, en las inmediaciones del término de Rota, ofrecen testimonios de la ocupación durante el Paleolítico y el Neolítico. Durante la Edad del Bronce (tercer y segundo milenio antes de Cristo), el término municipal de Rota tendría ya una fisonomía similar a la actual, y se conoce, a través de los hallazgos arqueológicos, que en esta época toda esta área tuvo una intensa población, a la que pertenecen diversos poblados, asentamientos puntuales y conjuntos de enterramientos. Se especula con que la población más importante de esta época estuviese en terrenos de la actual Base Naval de Rota, ya que durante su construcción se localizaron un gran número de enterramientos y silos para almacenamiento de grano, así como más tarde, en 1984, más de un centenar de estructuras excavadas en el terreno natural. La extensión de estas estructuras y la riqueza de los materiales arqueológicos encontrados hacen deducir a los investigadores que durante todo el tercer milenio antes de nuestra Era la zona que hoy ocupa la Base Naval contenía un relativamente importante núcleo de población de agricultores y ganaderos.

A partir del primer milenio antes de Cristo, la creación por los fenicios de la ciudad de Cádiz como metrópoli principal del comercio atlántico produjo la difusión en el litoral inmediato de las nuevas formas de producción. En la costa de la Bahía se inició entonces la construcción de factorías de salazón. En el término municipal de Rota existen indicios de estas instalaciones industriales, tanto en la zona oriental de la costa, ocupada hoy por la Base Naval, como en la zona occidental que se extiende hasta el término municipal de Chipiona.

Durante el período romano la ocupación del territorio y el número de instalaciones rurales y costeras se incrementó sensiblemente. Se han dado a conocer las noticias de dos hallazgos de alfares que producían ánforas para el envasado de salazones, uno en el lugar denominado La Peña y otro en las inmediaciones del cruce de la entrada occidental a la Base Naval. Estas ánforas corresponden al siglo I de la Era, momento en el que se vivió la mayor prosperidad del comercio gaditano antiguo.

En la época de la colonización fenicia, pero, sobre todo, en la época romana, se inició la plantación de viñas en toda la comarca, como se deduce del hallazgo de ánforas para la exportación del vino. Esta actividad fue determinante para la construcción de asentamientos rurales de mayores dimensiones, en los que, junto a las instalaciones de producción del vino se disponían también zonas residenciales para los dueños de las explotaciones, y que alcanzaron ya una cierta calidad constructiva y ornamental. En el pago de Las Almenas se han observado restos de construcción con materiales romanos y un pavimento de mosaico con decoración geométrica; en Villarana apareció un fragmento de escultura de mármol.

Las “villae” romanas tuvieron un dilatado período de uso, desde el siglo I al IV dC, y junto a ellas se construyeron pequeños cementerios. Se conocen tumbas romanas en la desembocadura del Salado, dentro de la Base Naval, que alcanzan desde los enterramientos de incineración del siglo I hasta inhumaciones del siglo IV de la Era; y en el pago de La Mata, en el que los enterramientos están protegidos por sillares de piedra ostionera y contienen lucernas del siglo I dC. Esta estructura de asentamientos rurales, que no parece alcanzar en ningún punto del término de Rota el carácter de un gran núcleo de población, desapareció en gran medida tras la invasión de los vándalos y el consiguiente deterioro de todo el sistema comercial antiguo.

Durante la época islámica se recuperó la implantación de la población rural, con pequeñas alquerías que subsisten, en buena parte, en las huertas modernas. A partir del siglo XI, la ocupación almorávide se manifestó con la disposición de estructuras fortificadas en toda la costa, destinadas a la vigilancia del litoral y atendidas por monjes guerreros, similares a los integrantes de las órdenes militares cristianas. Sus pequeños castillos, denominados “ribats”, son el origen de las abundantes “rábidas” que se conocen tanto en la costa mediterránea como en la atlántica. En la Bahía de Cádiz, se construyeron entonces los “ribats” del castillo de San Romualdo, en San Fernando, del castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María, de Chipiona y de Rota. Este último, conocido en los textos como “Rabita Ruta”, es el origen directo de la denominación y localización de la ciudad actual de Rota. En efecto, la fundación almorávide de “Rabita Ruta” ha sido el determinante del desarrollo posterior de la ciudad. Aunque debió quedar casi despoblada en el siglo XIII, en 1294 fue entregada por Sancho IV a Alonso Pérez de Guzmán “el Bueno”, como premio por su defensa de Tarifa, junto con la mayoría de las poblaciones de la bahía gaditana. Pérez de Guzmán fue, posiblemente, el constructor del Castillo de Luna, sobre los vestigios de la “rábida” almorávide, y quien cedió el Castillo y la población incipiente a Fernán Pérez Ponce, como dote por el casamiento con su hija, de dónde la ciudad se integró en las posesiones de la casa de los Ponce de León.

Desde un punto de vista geográfico, el núcleo urbano de Rota actúa como punto de inflexión entre los dos arcos contrapuestos que dibujan el ámbito de la Costa Noroeste gaditana y la Bahía de Cádiz. Sin embargo, esta estratégica situación no se ha traducido en un papel predominante de la localidad en los respectivos sistemas de asentamientos y comunicaciones de ambos sectores territoriales. Antes bien, el núcleo roteño se ha caracterizado tradicionalmente por adolecer de cierto aislamiento en relación con las localidades próximas, y por una clara desvinculación de los ejes viarios que organizan las comunicaciones entre los municipios que conforman los sectores más septentrionales de la costa gaditana.

En esta posición geográfica, el Conjunto Histórico se asienta en una pequeña elevación sobre el mar, que surge a partir del fuerte de frontera, “Rabeta Ruta” y posterior “Ribat” (fortaleza y puesto de vigilancia, y a la vez lugar consagrado a la oración y la guerra santa), formándose un núcleo a partir del mismo en el siglo XII. En origen es una plaza fuerte costera de la que aún se conservan pequeños tramos de la cerca amurallada, aunque ha perdido la práctica totalidad de sus lienzos. Por su carácter marítimo, las murallas de Rota constituyen también defensas contra el mar, creando un zócalo de protección sobre el que se asienta la ciudad. Esta “plataforma defensiva“, que situó a la ciudad originaria a una altura de entre 6 y 9 metros sobre la playa, más tarde, perdida la función defensiva y sustituida por la turística, fue progresivamente “taladrada” para permitir el acceso desde los sótanos de las edificaciones a la playa, proceso que culminó con la construcción del paseo marítimo y la generalización del acceso desde éste, de forma que las parcelas con frente al mar tienen 2 accesos: uno desde la calle interior y otro, dos plantas más abajo, desde el paseo marítimo.

Costa Ballena

El Proyecto de LA BALLENA.

“La Ballena es el gran proyecto turístico de futuro para Rota, y constituye el factor clave para que Rota pueda acceder al turismo medio-alto por el que debe apostar.

La Ballena es una ciudad nueva y diferenciada, con poca densidad de edificación, pero con, infraestructuras y equipamientos de alta calidad, un proyecto promovido y financiado por la Junta de Andalucía, es un intento de ofrecer una urbanización de gran calidad para un turismo de alto valor adquisitivo que hoy no existe en Andalucía, y es del todo minoritario en España. La Ballena es una apuesta por un nuevo tipo de turismo

El éxito del proyecto significaría que Rota dispone de una nueva base económica distintas  de la militar para asegurar su futuro.

El proyecto de La Ballena, debe de defenderse de dos problemas ya detectados. En primer lugar, las restricciones del gasto público, que pueden retrasar al proyecto. Por otro lado el control de los precios de construcción, urbanización y venta, que puede comportar dificultades para la inversión privada.

El proyecto contempla la utilización de 400 has de terreno situadas en los municipios de Rota y Chipiona. La parte situada en Rota es tres veces superior a la situada en el término de  Chipiona. Los principales elementos que componen el esquema urbanístico son:

  • 4 áreas residenciales para parcelas individuales.
  • 2 campus ae golf. 
  • 1 área de equipamiento de ocio y servicios.
  • 2 áreas naturales
  • 1 parque central
  • 1 centro cívico comercial
  • borde de mar alternando zonas urbanizadas y naturales
  • 7 instalaciones hoteleras de alto nivel

La superficie destinada a oferta residencial es de 170 has. (42% del total) y la destinada a servicios y equipamientos de 45 Has. El mínimo número de usuarios será de unan 15.000 personas, siendo del orden de 3.000 e 4.000 las correspondientes a hoteles en 7 ubicaciones previstas, y el resto en apartamentos, bungalows y villas. La inversión total no está, totalmente definida, pero oscila en estos momentos entre 80 y 100 mil millones de ptas, estimándose la creación de unos 1.100 puestos de trabajo directa y 4.000 indirectos. La inversión pública en infraestructuras es de 15.000 millones. El proyecto de iniciativa de la Administración, tiene como promotoras a la Junta de Andalucía, los Ayuntamientos de Rota y Chipiona y a la suciedad “Torrebreva SA” ‘(propietaria da la mayoría de los terrenos).

EL MUELLE DEPORTIVO  El muelle deportivo, que es un complemento estratégico, es un proyecto ya realizado en buena parte, que tendrá un gran papel en el futuro turístico, tanto por el papel de atracción de nuevos visitantes de renta elevada, como de su proximidad al centro histórico, al que puede dinamizar comercialmente, y proporcionándoles los aparcamientos  que se necesiten para ello. El muelle contribuirá, pues, a través de la potenciación del centro urbano de Rota a vertebrar el municipio, con un más alto nivel de calidad de vida urbana.

Las características más importantes del Puerto son:

MUELLE PESQUERO. 

  • Muelle pesquero para 180 embarcaciones con dique ampliado en 165 m. y 75 m. de cantil en dicho dique.
  • Superficie abrigada de espejo de agua de 23.000 m2
  • Superficie de 11.600 m2 para instalaciones de desarrollo de la actividad naútica

MUELLE NAUTICO-DEPORTIVO.

  • Capacidad para un total de 350 embarcaciones deportivas.
  • Superficie de espejo de agua de 90.000 m2
  • Superficie de tierra de 50.000 m2 para equipamiento comercial y de soporte logístico, entre los que cabe destacar un parking de 300 plazas.”

Extraído de la Memoria del Plan General de Ordenación Urbana de Rota de 1994

Cuenta una leyenda local que algunos pescadores locales aseguraban que estas aguas habían sido elegidas como santuario por una vieja ballena que sólo dejaba ver su surtidor de agua sobre la superficie marina. Por ello, se determinó el nombre de “Costa Ballena” para el complejo turístico. Los terrenos originales, pertenecientes en su mayoría a la familia Orleans-Borbón, ocupaban una gran extensión de cultivo agrícola, de remolacha, trigo y girasol, entre otros. Los campesinos roteños (“mayetos”) lo llamaban por entonces el “cortijo de la Ballena”.

En el año 1985 la Dirección General de Turismo de la entonces Consejería de Comercio, Transportes y Turismo de la Junta de Andalucía, dentro de su “Programa de Actuación sobre el litoral andaluz”, elaboró el “Plan Turístico del Litoral del Área Bahía de Cádiz-Río Guadalquivir”, centrando su propuesta urbanística en la promoción y desarrollo de un nuevo complejo turístico de alta calidad en la zona denominada “La Ballena” con una extensión de 400 hectáreas, en los términos municipales de las localidades de la Villa de Rota (aportó 300 hectáreas) y Chipiona (aportó 100 hectáreas). Los terrenos fueron adquiridos por la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), en el papel añadido de vendedora de parcelas y promotora, recibe la encomienda de desarrollar el proyecto de Unidad Urbanística Integrada “La Ballena” (U.U.I.), en cuya financiación participa la Comunidad Económica Europea a través de los Fondos Feder. La Compañía Agrícola Torrebreva (CATSA) aporta unas 300 hectáreas y como propiedad mayoritaria, colabora en la formación del Planeamiento así como en los Proyectos de Ejecución, mediante acuerdos suscritos con EPSA en los años 1985 y 1991.

El Plan Parcial de Ordenación del área de “La Ballena de Rota” fue aprobado definitivamente por la Comisión Provincial de Urbanismo el 10 de mayo de 1990, aunque posteriormente se realizaron diversas revisiones y modificaciones puntuales. Independientemente de la financiación y la voluntad política, para sacar el proyecto adelante se destacan las figuras de D. Álvaro de Orleáns-Borbón (Presidente y Consejero Delegado de CATSA), Pascual Arbona (Director de EPSA), Manuel Barrios (Director de Área de Suelo de EPSA) y Felipe Benítez (Alcalde de la Villa de Rota, 1987 -1999).

Por otro lado, numerosos pequeños propietarios quedaron afectados por este gran proyecto en la parte del término municipal de la Villa de Rota, cuyas opciones eran la venta, la aceptación de los acuerdos con EPSA o la adhesión a la Junta de Compensación que se constituyó en el año 1991. Pasados cuatro años del acuerdo con EPSA, los propietarios tuvieron que contribuir mediante derramas a los gastos de transformación del suelo, estipulado en los coeficientes de derechos que poseen en la Junta de Compensación, lo que supuso el abandono de la Junta de Compensación así como de sus derechos. Ésto implica un gran atraso en el proyecto de planificación y ejecución de obras, llegando a una situación muy tensa, en la que incluso tuvo que intervenir el Delegado del Gobierno en Cádiz. Finalmente se consensúa un precio y el 18 de abril de 1995 se firma un acuerdo entre la representante de los pequeños propietarios y el Director de Área de Suelo de EPSA, vendiendo sus derechos a una promotora que construirá viviendas. Además, éstos obtienen unas indemnizaciones, abonadas por la Junta de Compensación, por las pequeñas construcciones existentes en sus parcelas.

El 31.7.1997 se aprueba el proyecto del complejo turístico y se adjudican las parcelas a los distintos propietarios (EPSA, CATSA y Ayuntamiento de Rota). Las parcelas del golf se las adjudican EPSA y CATSA (al 50%), así como la gestión de ventas del resto de las parcelas. Más tarde, en el año 2001 CATSA compró los derechos del campo de golf a EPSA y comienza a explotarlo independientemente. También en el año 1997 se constituye la Entidad Urbanística de Conservación (EUC), dependiente de la Administración Municipal, con la función de conservar y mantener las zonas públicas del complejo.

Los edificaciones de “Costa Ballena Rota” crecieron a un ritmo vertiginoso, sobretodo en los años de la coexistencia de la peseta y el euro, llegándose a construir más de cuatro mil viviendas en tan sólo cuatro años y medio. Tras las posteriores construcciones y finalización de proyectos, la Junta de Compensación de “La Ballena Rota” se disolvió legalmente el 17 de mayo de 2007, quedando así cerrado un ciclo.Por otro lado, para dar cumplimiento al desarrollo del proyecto de U.U.I. “La Ballena”, la Junta de Compensación de “La Ballena Chipiona” se constituyó en el año 2003, finalizándose años más tarde la urbanización de la parte chipionera y la construcción de los puentes de enlace con “Costa Ballena Rota”.

Acabado esta primera etapa del proyecto, comenzó la crisis económica del año 2008 y frenó totalmente las construcciones de las parcelas. Los terrenos no tuvieron ninguna utilidad desde entonces y sólo fueron utilizados para llevarse a cabo el festival de “Al Rumbo” desde la edición veraniega de 2015. Por fín, en el año 2016 se plantearon las primeras construcciones y entre éstas destaca un primer hotel que se inauguró en el año 2018.

El complejo hoy está formado por:

  • Principalmente viviendas de segunda residencia formando urbanizaciones o residenciales privados. Se estima que existen unas 5.202 viviendas que alberga a más de 31.000 personas durante la época estival
  • Hoteles abiertos durante todo el año.
  • Campo de golf (véase Costa Ballena Ocean Golf Club)
  • Instalaciones deportivas: Sin duda, el Campo de Fútbol “Concejal Juan Reales” es el más destacado ya que en sus instalaciones numerosos equipos profesionales de ligas europeas hacen su “parón invernal” e igualmente clubes nacionales. Para los aficionados al pádel se encuentra el Polideportivo Municipal “Francisco Peña Palomeque
  • Un supermercado de renombre nacional abierto todo el año
  • Establecimientos, bares y farmacia con apertura variable, es decir, algunos todo el año mientras que otros los fines de semana y/o de primavera hasta otoño
  • Una estación de autobuses que posee conexiones con las poblaciones de Rota, Chipiona, Sanlúcar de Barrameda, Jerez de la Frontera, Sevilla, el resto de la Bahía de Cádiz (gracias a la conexión con la estación de Rota) e incluso línea directa con el Aeropuerto de Jerez
  • 1 parroquia católica
  • 1 farmacia
  • Dependencia oficial del Excmo. Ayuntamiento de Rota
  • 1 oficina de turismo perteneciente a la Villa de Rota
  • Edificio de Protección Civil
  • 1 Centro médico privado

La Base

La BASE de ROTA

Para entender el origen de la Base de Rota se hacen imprescindibles las publicaciones de Alejandro Román Antequera, y de entre ellas, LA INSTALACIÓN MILITAR ESTADOUNIDENSE EN ESPAÑA: LA BASE AERONAVAL DE ROTA Y EL CAMBIO DEL ECOSISTEMA HUMANO DE LA ZONA NORTE DE LA BAHIA DE CÁDIZ, de la cual aporto parte de la introducción y de la conclusión.

“A raíz de la II Guerra Mundial, tras la que el dominio estadounidense se hace evidente. La construcción de bases en los puntos estratégicos de Europa occidental para la lucha contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría se convirtió en imprescindible. Esta situación es la que aprovechó Franco para poder legitimar su régimen internacionalmente, al ofrecerse como un bastión contra el comunismo. La fractura del cerco internacional al Franquismo propiciada por el acercamiento norteamericano se selló con la firma del Convenio de Ayuda y Defensa Mutua del 26.9.1953.

La firma de este convenio sólo representó realmente una ayuda en el terreno militar. Uno de los puntos de este primer acuerdo es el establecimiento en territorio español de un sistema de bases permanentes de uso conjunto, pero bajo mando español. Así, se preveía la construcción de bases en Zaragoza, Torrejón de Ardoz, Reus, Sevilla (tres bases), Albacete, Matagorda (Cádiz) y Rota, de las que sólo se materializaron las de Zaragoza, Torrejón, Morón y Rota.

La más importante de todas estas instalaciones es la de Rota, no sólo por su tamaño –la mayor de todas- y número de tropas –es la instalación en la que se permite una mayor cantidad de efectivos estadounidenses en territorio español-, sino por las funciones que cumple, al servir para el soporte de la VI Flota, que opera en el Mediterráneo, y por su importancia geo-estratégica para el control del Estrecho de Gibraltar –a 90 Km. de distancia-.

Los efectos de la Base tuvieron como epicentro la villa de Rota. Por ello, este trabajo se centrará sobre lo sucedido en este municipio, al tratarse del núcleo que sufrió con mayor intensidad la instalación estadounidense 3 . Así, a través de su estudio se cumplirá el objetivo perseguido: analizar el cambio en el ecosistema humano del norte de la bahía de Cádiz desde el momento de instalación de la base, a mediados de los años cincuenta, hasta principios de la década de los setenta.

De este modo, se explicará cómo se modificó la evolución de su población, comparando su desarrollo con el de los núcleos de su entorno. Más tarde se atenderá al proceso de relocalización de efectivos en el término municipal roteño y la alteración en el sistema de comunicaciones. Luego, se determinará cómo se produjo el crecimiento demográfico de Rota, terminándose el análisis con la participación en los mecanismos reproductivos de la localidad de los contingentes foráneos, para calibrar la importancia de los flujos migratorios…

El establecimiento de la base aeronaval de uso conjunto hispano-estadounidense en Rota tras los acuerdos de 1953 implicó un fuerte impacto en el ecosistema. La consecuencia más evidente fue un formidable aumento del volumen de población, que le permitió duplicar en veinte años su número de habitantes. No obstante, con posterioridad su ritmo decreció con relación a su entorno, con lo que la ventaja obtenida gracias al ‘boom’ de la Base se ha diluido con el transcurso del tiempo.

Otro punto relevante fue la modificación de la ordenación del espacio. La expropiación de 2.274 hectáreas de un término de 8.426 fue traumática. El tradicional modo de vida basado en la actividad agropecuaria y la pesca fue seriamente dañado. Se perdieron las mejores tierras de cultivo y numerosas familias tuvieron que reubicarse, dentro y fuera de Rota. El complejo militar ha conllevado la condena de las entidades rurales del municipio, concentrándose la población en el núcleo urbano, y en el caso de los norteamericanos en la Base, haciendo mucho más fuerte la presión sobre el ecosistema.

El espectacular incremento poblacional de Rota se basó en el descenso de la mortalidad y en una potenciación de los mecanismos reproductivos, que se vinculó estrechamente con una fuerte presencia exógena, fundamentalmente estadounidense, y con la mejora del nivel de renta generado por los norteamericanos, que en un principio abrieron el camino a un nuevo sistema económico para los españoles, pero que encerraba la trampa de la condena a la dependencia. Además, se modificaron las pautas de conducta del modelo demográfico.

La otra vertiente del crecimiento fue la llegada desde el inicio de la edificación de la Base hasta mediados de 1960 de importantes grupos humanos del exterior. Las migraciones cambiaron nuevamente de signo a mediados de los sesenta, con lo que se regresó al modelo anterior donde Rota exportaba recursos, debido primordialmente a:

  • La eliminación de los puestos de trabajo necesarios para la construcción de las instalaciones militares.
  • La ocupación de la mayoría de los nuevos empleos que había ofrecido la Base.
  • El personal de la Base se encontraba ya en cifras bastante elevadas, que dejaban poco margen a la llegada de más efectivos, salvo para el reemplazo, incidiendo en la temporalidad de la residencia de los estadounidenses, aunque se mantuviese su número.
  • El éxodo iniciado por los naturales de Rota a otras localidades en busca de trabajo, al carecer de la cualificación necesaria para los nuevos puestos. Un elemento más es la ubicación geográfica de la Base, que desconectó a Rota de la bahía gaditana. El tejido de comunicaciones marítimo fue suprimido hasta fechas muy recientes, mientras que el transporte terrestre se vio seriamente alterado –eliminación del ferrocarril y circunvalación del perímetro de la Base por carretera-. Este esquema ha provocado que Rota se volcase hacia el norte, haciendo el tránsito de ser un municipio de la bahía de Cádiz a ligarse de una forma más estrecha con el espacio del Bajo Guadalquivir.

Además, la posición de la Base constriñe el crecimiento urbano de Rota hacia el sur y ha retrasado el desarrollo turístico del municipio, que era la gran baza que se esgrimía desde principios del siglo XX para el futuro de la localidad. De este modo, la construcción de urbanizaciones no se ha producido hasta época reciente, como en el caso de Costa Ballena.

En resumen, la construcción de la Base fue en los primeros años un elemento dinamizador del ecosistema humano, al igual que ha ocurrido en otros momentos de la historia de la Bahía, cuando los contingentes exógenos han modernizado el régimen demográfico, aunque siempre se ha tratado de un espejismo. La mejora de los niveles de vida, el aumento del número de habitantes y la modernización de los patrones culturales fueron aspectos positivos, en mayor o menor medida. No obstante, la carga sobre la Bahía y, en especial sobre Rota, es cada vez mayor. El aparente beneficio inicial para el ecosistema humano de la zona, se ha transformado en negativo con el discurrir del tiempo.

Los riesgos que conlleva la existencia de la Base en tiempos de guerra añaden un punto negativo a las iniciativas económicas que deseen instalarse en la Bahía, algo que se hace extensivo a la provincia si se tiene en cuenta el triángulo dibujado por Rota-Morón-Gibraltar, que convierte a esta área en uno de los puntos más calientes del planeta. Este carácter militar de la región ha sido uno de los lastres para su desarrollo a lo largo de su historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valor estratégico de la Base de Rota

Situada en la bahía de Cádiz, a pocos kilómetros de la localidad de San Fernando donde se halla el Tercio de la Armada, una herramienta básica para la proyección del poder tierra adentro– con salida al Océano Atlántico y cerca del Estrecho de Gibraltar, se halla la base de Rota.

Construida en el siglo XIX, esta moderna instalación con grandes muelles de carga, el mayor polvorín del continente y destino del oleoducto Zaragoza-Torrejón-Morón-Rota, aloja al Grupo de Acción Naval 2, punta de lanza de la proyección naval de nuestro país, la 41º Escuadrilla de Escoltas que le proporciona a cobertura y una nutrida fuerza de apoyo que garantiza su operatividad. Aunque en el pasado Rota también albergó los históricos Grupo Alfa –con vocación oceánica y enfocado a la guerra aeronaval o antisubmarina y el control de las líneas de comunicación marítimas– y Grupo Delta de proyección, en el marco estratégico actual su ubicación es la idónea para realizar una amplia gama de labores (soberanía sobre las zonas marítimas, control de las líneas de comunicación marítimas, interdicción, proyección del poder, gestión de crisis o mando y control de operaciones conjuntocombinadas) en varios escenarios prioritarios en línea con la Estrategia Nacional de Seguridad y la Estrategia de Seguridad Marítima Nacional: Estrecho de Gibraltar para control del tráfico, Ceuta, Melilla y Canarias para hacer frente a una eventual amenaza no compartida, Atlántico Sur desde el Sahara Occidental hasta el Golfo de Guinea en respuesta a contingencias o Mediterráneo Occidental y Norte de África en gestión de crisis.

No obstante, para nuestra opinión pública la popularidad de Rota no radica ni en su importancia para nuestro país ni su empleo por parte de la Alianza Atlántica, sino en las instalaciones que la Armada estadounidense tiene en la base española y el reciente acuerdo para emplazar de manera permanente cuatro destructores que contribuirán al escudo antimisiles aliado.

En efecto, desde los Pactos de Madrid de 1953, en la base se ubica un destacamento americano que aprovecha la situación de Rota – a medio camino entre Estados Unidos y Oriente Medio, cabeza de puente de Europa, con proyección sobre el Estrecho y el Mediterráneo Occidental y accesibilidad al norte de África – para apoyar las labores de presencia avanzada, lucha antisubmarina en la fachada atlántica o defensa del flanco sur de la OTAN; y desde el final de la Guerra Fría en materia de respuesta a crisis o cooperación en materia de seguridad con terceros países.

Para ello, la base proporciona apoyo logístico a las fuerzas en movimiento hacia otros puntos de Eurasia, mando y control a las unidades desplegadas en la región –la VI Flota basada en Nápoles para asistir a los Mandos Combatientes Europeo (EUCOM), Africano (AFRICOM) y Central en caso de necesidad (CENTCOM)– o asistencia a los aviones de la Fuerza Aérea en tránsito hacia otros puntos de Europa y Mediterráneo. A todo ello se le añade el estacionamiento de una Fuerza Naval de Despliegue Avanzado que, formada por cuatro destructores Arleigh Burke equipados con el binomio AEGIS–SM-4, proporcionará cobertura antimisil a los aliados mediterráneos e Israel. Incluido en la contribución  americana al programa European Phased Adaptative Approach para dotar a la Alianza Atlántica de un sistema antimisil interoperable con la Defensa de Misiles Balísticos estadounidense, su estacionamiento en Rota permitirá mantener dos buques en patrulla permanente en el teatro de operaciones, limitar los costes de desplazamiento e incrementar la cobertura antiaérea y antimisil de nuestro país. Además, si se explotan las oportunidades que brinda este despliegue –con 1.300 marinos y 2.000 familiares que se sumarán a los 4.000 ciudadanos americanos que actualmente viven en la basela provincia de Cádiz podría obtener beneficios económicos que pueden ir mucho más allá del contrato con los astilleros de Navantia para realizar el mantenimiento de los buques.

La base aeronaval de Rota es una pieza vital en el complejo puzzle geopolítico. Su valor en la estrategia española, aliada y estadounidense está fuera de cualquier duda y su importancia se mantendrá a pesar del giro de Washington hacia Asia-Pacífico o la irrelevancia estratégica europea. El arco de inestabilidad que comienza en la orilla sur del Mediterráneo y se extiende hacia el Golfo de Guinea puede afectar directamente nuestra seguridad, por lo que Rota continuará siendo vital para proyectar nuestra fuerza en anticipación o respuesta a cualquier crisis.

Guillem Colom Piella. La geopolítica de las bases militares (I). Plan Anual de Investigación 2016. Instituto Español Estudios Estratégicos

Carta de aproximación aérea ROTA

Análisis de la huella militar en la Bahía de Cádiz a nivel municipal

La estructura militar no se plasma en el territorio únicamente en forma de base militar o viviendas y equipamientos cuya finalidad sea estrictamente militar. El personal militar siempre ha estado secundado con una infraestructura logística completa, esto quiere decir, que un asentamiento militar acarrea una serie de instalaciones de un carácter diferente del militar. Estas instalaciones o equipamientos secundarios asociados a los despliegues y la militarización del territorio, comprenden desde instalaciones deportivas hasta espacios de ocio y cultura, a los cuales no puede acceder el público, y suponen un considerable agravio comparativo con las poblaciones circundantes que no cuentan con dichos equipamientos.

El estudio evolutivo se podría haber planteado en la comparación de estos establecimientos, sin embargo, se ha optado por analizar el campo de la vivienda, ya que es más representativo de la movilización tanto de personal como de recursos. El análisis residencial permite observar cómo se ha desarrollado el tejido urbano de los municipios, y establecer la relación entre un crecimiento vinculado al núcleo urbano histórico o a un establecimiento militar, como pueda ser el caso de la base aeronaval de Rota en relación a los municipios de Rota y El Puerto de Santa María o San Fernando con el Arsenal de la Carraca y la Ciudad de San Carlos.

Antes de 1946 no se tienen datos sobre las viviendas para militares, y no es hasta 1960 cuando se empiezan a desarrollar anuarios estadísticos que desglosan dicha información en función de las Regiones Militares, la Bahía de Cádiz se engloba en primera instancia en la Segunda Región Militar, capitanía general de Sevilla (1939-1984) y desde entonces, Región Militar Sur. Entre 1946 y 1959 sólo se tienen datos a nivel nacional, y de 280 viviendas para militares se pasó a 5.706 en 1959. Entre 1960 y 1997, la contabilización del recurso militar está muy detallada y centrándose en el ámbito residencial, se extrae lo siguiente:

  • En 1960 había 15.864 viviendas para militares (V.P.M.)* 34 en España, de las cuales 110 estaban en la Bahía, un 0.70%.
  • En 1965 se pasó a 31.711 V.P.M. en España, 1350 estaban en la Bahía, un 4.26%.
  • En 1980 se llega a 42.385 V.P.M. en España, 3933 estaban en la Bahía, un 9.28%.
  • En 1985 se llega al mayor porcentaje de viviendas militares en la Bahía respecto al resto del Estado, con un 10.85% de las 43346 V.P.M. en España, lo que suponían 4.702 V.P.M en la Bahía.
  • En 1990 se alcanza el máximo de V.P.M. en España, llegando a las 48001 de las que un 9.78% V.P.M. 4989, estaban en la Bahía.
  • A partir de 1990 comienza el proceso de reducción de tropas y profesionalización de las mismas, lo que se evidencia en la reducción de viviendas para militares entre 1990 y 2017, de las 48001 a las 12.341 actuales lo que supone una reducción del 75% de las viviendas para militares.

Estos datos son extraídos de “La huella militar en la Bahía de Cádiz 1939-2017” de Pablo Angosto Pallarés (Trabajo Fin de Grado.  Universidad Politécnica de Madrid, 2017), y a modo de conclusión el autor, añade:

“…Rota ha sido el municipio que ha sufrido un mayor cambio, tanto en su fisionomía como en su dimensión física y de actividad, alcanzando todas las escalas y ámbitos políticos y sociales. La gestión de la base y la infraestructura necesaria para su mantenimiento funciona a la escala de una ciudad de gran tamaño, con polígono industrial, carretera de circunvalación, puerto, aeropuerto y ciudades satélite. A pesar de tener alojamiento dentro de la base y poder llevar una vida totalmente paralela al entorno que rodea la base, una parte de la población americana prefiere alojarse en el municipio, lo cual ha hecho que el precio de la vivienda en Rota, sea el más elevado de la Bahía. En este caso, a diferencia de El Puerto y Puerto Real, la falta de contabilidad estadística en los anuarios militares, parece más asociada al hecho de que el despliegue de las fuerzas españolas se limita a Cádiz y San Fernando, y el entorno de sus bases militares, dejando el destacamento de Rota, en el interior de la base. Por lo tanto, el desarrollo de Rota no ha sido con viviendas de promoción militar, sino que se ha hecho con promociones libres para alojar a los americanos y al turismo…”

Contexto Ampliado. Bahía de Cádiz

“…La situación geográfica como puerta entre el Atlántico y el Mediterráneo, ser frontera con África, su condición geomorfológica como puerto natural muy resguardado, y unas condiciones climáticas muy favorables, hacen de la Bahía un paraje idóneo para el desarrollo de la carrera naval, y la dotan de un carácter estratégico crucial que se ha perpetuado hasta hoy en día, con la situación actual derivada de la implantación del Escudo Antimisiles de EEUU en la Base Naval de Rota en 2015, dentro de la Bahía de Cádiz produciendo a día de hoy, en 2017, un debate sobre la influencia del establecimiento y la presencia militar en la ciudad.

Los años de dictadura reforzaron el carácter militar de la zona, fundamentalmente con el establecimiento en San Fernando, en el antiguo arsenal de la Carraca, de la Empresa Nacional Bazán, creada por el régimen, y la instalación en Rota de una de las cuatro bases americanas resultado de los Pactos de Madrid, acuerdos hispano-americanos firmados en 1953. Creando la base de la economía de la Bahía a partir de entonces.

El ingreso en la CEE y la OTAN en 1986 junto con el proceso de reconversión industrial iniciado con los Gobiernos socialistas, supuso un claro revés a la economía de la Bahía, estancando su crecimiento y desarrollo. El declive de la industria naval y derivada propició el desarrollo de un sector servicios alternativo, en línea con los Planes de Desarrollo enfocado al turismo.

La entrada en la estructura militar de la OTAN en 1997, junto con la profesionalización de las Fuerzas Armadas (proceso iniciado en 1982), se ejemplifica con la supresión del servicio militar obligatorio a partir de 2001. Esta profesionalización, ha potenciado la inversión en tecnología y desarrollo militar en detrimento del número de efectivos. Este hecho ha provocado una disminución de la actividad vinculada a estos establecimientos militares, dependientes del sector servicios, generando una gran inestabilidad económica en los territorios influenciados por estos espacios militares.

Un sector servicios, condicionado por el despliegue de personal militar en las poblaciones, y un desarrollo urbano limitado por la envergadura del establecimiento militar, ha provocado un estancamiento económico de las poblaciones vinculadas a esta militarización. Estas poblaciones, no han sido capaces de generar un tejido económico alternativo, el desarrollo turístico del litoral gaditano es limitado, frente al sufrido por las costas mediterráneas. La costa gaditana por su parte, ha sufrido una explotación más dispersa, centrándose en Cádiz (un turismo más etnológico), El Puerto de Santa María, Puerto Real y la línea entre Sancti Petri y La Línea de la Concepción. Las instalaciones militares y los terrenos de uso militar han supuesto un obstáculo para el desarrollo turístico de los municipios afectados, siendo la costa de Cádiz uno de los espacios más vírgenes de la costa española. Esta limitación al desarrollo de tejidos alternativos ha generado una dependencia histórica de la presencia militar en estas poblaciones.

Con la aparición de los planes generales, y la desvinculación del estado en la toma de decisión sobre la gestión del suelo, las autonomías y los municipios pasan a administrar este bien. El ministerio de Defensa por su parte como propietario del territorio y grandes bolsas de suelo dentro de los municipios, ha condicionado el desarrollo de los núcleos urbanos y limitado su crecimiento, planeamiento y ordenación territorial. (Ejemplo; San Fernando y su limitación para ocupar el litoral por la presencia del Arsenal de la Carraca, los Polvorines de Fadricas, el Campo de Tiro Janer y Camposoto, Rota con la base, que la desconecta de la Bahía y Cádiz con la base de Puntales). La gestión autónoma que tiene el Ministerio de Defensa sobre los establecimientos militares, la cantidad de propiedades que acapara y las restricciones de usos sobre ciertas instalaciones plantean una serie de circunstancias y condicionantes que afectan a la configuración del espacio público de las poblaciones.

Contexto General. Provincia de Cádiz y España.

El asentamiento militar que se ha generado en la considerada Línea del Estrecho, que abarca desde Rota hasta Gibraltar, consiste en una red de fortificaciones que se han ido disponiendo en enclaves estratégicos a lo largo de la costa, cuya función defensiva se remonta al siglo XIII dC.

El desarrollo de la tecnología militar y el panorama internacional, en el que las migraciones de población en el Mediterráneo son un problema de primer orden, han ido de la mano para hacer del Estrecho, la frontera más tecnológica y desarrollada de Europa. Esta situación contrasta con la precariedad tecnológica que acucia Andalucía, destacando Cádiz por su condición de extremo y la falta de desarrollo de infraestructuras tanto de transportes como de comunicaciones en toda la provincia.

La generación de una infraestructura militar continua, establecida de manera dispersa a lo largo del territorio gaditano, ha provocado una militarización prácticamente completa de la provincia que ha limitado y condicionado el desarrollo económico de la zona, debido a la extensión de las instalaciones, sus zonas de influencia y afecciones. Esta influencia se expresa especialmente en la creación de un tejido económico fundamentado en el sector naval y servicios, el cual se ha visto enormemente perjudicado con la profesionalización de las Fuerzas Armadas con la reducción del ejército a un tercio de sus efectivos.

La huella del establecimiento militar en el territorio será distinta dependiendo de las características de la instalación:

  • En primer lugar, están las bases militares, en el caso de la Bahía, se ubican la de Puntales en Cádiz, Torregorda y Camposoto en San Fernando, y la Base Naval de Rota. Estos espacios, además de tener restringido el acceso al público, cuentan con lo que se podría denominar un establecimiento militar completo, es decir, que cuentan, con todas las instalaciones y servicios necesarios para poder desarrollar la vida sin salir del interior de las bases. Estas bases cuentan con puerto propio y en el caso de la base de Rota, cuenta con un aeródromo, y un poblado para albergar a las familias de los soldados.
  • En segundo lugar, están los desarrollos de promociones de viviendas para militares generados a raíz de los espacios militares y creciendo en paralelo al crecimiento del núcleo urbano histórico. La gestión de estas viviendas es totalmente autónoma ya que el Ministerio de Defensa es el propietario encargado de su adjudicación y administración mediante el INVIED. Los requisitos de acceso al concurso para adquirir una de estas viviendas, excluyen al público, y por lo tanto, el desarrollo de estas promociones ha creado barrios militarizados dentro de las ciudades. Estos espacios creados para militares reproducen la jerarquía militar, creando un tejido mixto de viviendas en función de esta jerarquía. El descenso de la población militar en estas ciudades y el hecho de que la gestión de estas propiedades sea del ejército, ha hecho que el proceso de cambio de uso sea más lento, provocando un gran stock de viviendas vacías. La sobredimensión de las instalaciones proyectadas, en previsión de una militarización mucho mayor de estas poblaciones, ha tenido como consecuencia ciudades disgregadas, con focos residenciales distintos económica y topológica mente y desestructuradas al no tener un tejido continuo entre los focos urbanizados. Al mismo tiempo, las áreas militares han condicionado la configuración de las conexiones y el desarrollo del litoral haciendo que las poblaciones estén desconectadas por la falta de una red común de infraestructuras.
  • Y, en tercer lugar, hay que destacar los espacios desarrollados para la industria naval, con la ubicación de diez puertos y astilleros en el interior de la Bahía, repartidos por sus cinco municipios, cuya extensión prácticamente supera en todos los municipios, a las ciudades que los albergan, reduciendo el aprovechamiento del litoral a hechos esporádicos como en el caso de Cádiz, cuya línea interior de la Bahía esta colonizada por el sector industrial.

Como conclusión general podríamos destacar que la Bahía de Cádiz ha sido y sigue siendo un espacio con una marcada presencia militar, cuyo desarrollo y crecimiento se ha fundamentado en el sector industrial, tanto naval como militar. La Bahía ha quedado fuertemente condicionada por la dimensión de esta estructura industrial militar de carácter global y tecnológico, frente a la escala local de estas poblaciones “militarizadas” en una época de enorme hermetismo y aislamiento.

La situación de independencia en la gestión del recurso militar por parte del Ministerio de Defensa ha provocado el aislamiento de ciertos espacios en el territorio y, en cierta medida, de las poblaciones aledañas. La falta de hibridación y apertura del espacio y uso militar ha provocado un estancamiento de la actividad económica, al limitar el desarrollo de actividades alternativas (ej. turísticas), y la dependencia de una militarización continua de estos espacios

El hermetismo de la estructura militar, su autonomía y aislamiento frente al ámbito de lo público que ha surgido tras la llegada de la democracia, se ha evidenciado a la hora de desarrollar este trabajo, ya que la negativa a la divulgación de información para el estudio ha sido continua y reiterada en los distintos estamentos preguntados.

Como conclusión personal, sorprende significativamente que los modelos de desarrollo de ciertos territorios vinculados con la actividad militar, han quedado totalmente aislados y anclados en un funcionamiento tradicional y conservador. La falta de apertura y de desarrollo de actividades conjuntas con la ciudadanía, está generando un debate sobre la conveniencia de las Fuerzas Armadas, y si la inversión en los modelos de defensa tradicionales, basados en el armamentos y el personal militarizado es la más correcta y oportuna, en una sociedad cada vez más mestiza y donde las fronteras no paran de estrecharse.

Hay tres conceptos que plantean un debate actualmente sobre cómo se puede afrontar un nuevo modelo de defensa, relación y conexión entre territorios. Los conceptos de “antimilitarismo”, que no antimilitar, una tendencia que surge frente al militarismo que es la “Preponderancia de los militares, de la política militar o del espíritu militar en una nación”-R.A.E, el concepto de transarme, que surge de las tendencias antimilitaristas, y plantea el modelo de una defensa alternativa, a partir de la desmilitarización del territorio, la defensa de lo realmente importante para las personas (educación, sanidad, vivienda, derechos humanos) y el protagonismo de la sociedad civil. Por último, y como ciencia reciente planteada por Parag Khanna, la “concectografía” un término que formula el nuevo modelo de mapear los territorios, las fronteras y las relaciones globales entre países y civilizaciones, donde prima en beneficio mutuo en la colaboración, frente al conflicto, tanto armado como económico, político, religioso o ideológico.”

Un apunte histórico soberbio EL TRATADO DE PAZ CON INGLATERRA DE 1713. ORÍGENES Y CULMINACIÓN DEL DESMEMBRAMIENTO DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA. UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID. DEPARTAMENTO DE HISTORIA MODERNA. TESIS DOCTORAL. JOAQUÍN GUERRERO VILLAR. MARZO DE 2008.

“LOS ATAQUES A CÁDIZ Y ROTA.

…El comienzo de la guerra en territorio español cogió totalmente desprevenido al gobierno que confiaba en que la lucha se iba a limitar, al menos al principio, al norte de Italia y a las fronteras de Flandes. Naturalmente llegaban noticias de Inglaterra que hablaban de una poderosa flota que Guillermo III estaba preparando de cara a la guerra, ya inminente, pero cayeron en saco roto ya que todos imaginaban que su destino sería Venecia, donde debían desembarcar para ayudar a las tropas de Eugenio de Saboya que se encontraban en inferioridad numérica respecto a las francesas.

Hay bastante coincidencia en admitir que la idea de atacar Andalucía y, concretamente, Cádiz le fue inspirada al Rey Guillermo por Jorge Darmstadt y, sobre todo, por el Almirante de Castilla. Cuenta el marqués de San Felipe la llegada de un holandés a España y que, alojado en casa de Schonemberg, “trató familiarmente con el Almirante que con la mayor cautela, con palabras equívocas, propaló su ánimo como hablando acaso de cosas actuales y, en conversación, alabando la Andalucía, dijo ser la llave del reino y por dónde, si aquélla se rindiese, se subvertiría el trono; no calló el descuido y el desaliño de las plazas, y de no ser de la moderna militar arquitectura, y presentó al holandés un mapa de España, exactamente delineado, explicándole la geografía del lugar con todos las circunstancias y… (el holandés) así lo refirió a su vuelta al gobierno de la Holanda y se participó al Rey Guillermo…” 

La pretendida toma de Cádiz presentaba dos ventajas adicionales a la de ser puerta para la conquista de Andalucía. Se trataba de un lugar bien conocido por los ingleses por las expediciones anteriores de Drake (1587), del conde de Essex (1596) y de lord Winbledon (1625) durante las cuales se habían realizado batimetrías que les permitían disponer de cartas náuticas, antiguas aunque relativamente fiables, en un lugar que se caracteriza por la abundancia de bajíos. Además Cádiz había sido, durante la reciente guerra de la Liga de Augsburgo, lugar de aprovisionamiento y fondeadero para la escuadra hispano-angloholandesa, lo que proporcionaba un conocimiento relativamente preciso del estado de la plaza y sus defensas en aquellos momentos. En segundo lugar Cádiz era la puerta del comercio con las Indias y estaba dotada de una importante infraestructura logística. Cerrar, o al menos dificultar, este comercio ahogando con ello la principal fuerte de recursos de la Monarquía era, probablemente, la forma más clara de ayudar a su derrota.

La flota anglo holandesa zarpó el 12 de julio de Inglaterra pero vientos contrarios la obligaron a guarecerse hasta los días finales de dicho mes. El 19 de agosto se encontraba frente a Lisboa donde se les unió un barco menor, la fragata Adventure, con el príncipe de Darmstadt a bordo para incorporarse a la expedición asumiendo la dirección política de la misma. Darmstadt estaba en Lisboa, como enviado del Emperador, y allí se había ocupado con éxito en ganar la buena voluntad del Rey de Portugal hacia los aliados. Belando lo confirma diciendo que en esa corte “los ministros de los aliados, habiendo reducido ya al rey D. Pedro a una neutralidad, trabajaban de nuevo para incluirle en la alianza. El fin de esto no sólo era, porque para sus designios necesitaban los enemigos de un puerto para los navíos, sino también porque les parecía el reino de Portugal puerta fácil para invadir España”.

Según Bacallar la flota era de 150 velas “no porque fuese necesario tanto armamento contra las costas de España, desprevenidas y sin nave alguna, sino porque importaba a la pompa y a poner terror en los reinos”. Los estudios actuales dan las cifras exactas: cuatro escuadras inglesas con treinta buques de línea, seis fragatas, dos corbetas, cinco bombardas, nueve brulotes, 2.570 cañones y 16.400 hombres. Tres escuadras holandesas con veinte navíos, tres fragatas, tres bombardas, tres brulotes, 1.580 cañones y 10.850 hombres. A esto se unían embarcaciones de transporte hasta lograr un total de 207 velas. Esta poderosa flota apareció en la bahía de Cádiz el 23 de agosto de 1702 fondeando en un amplio arco desde Rota a Santi Petri y dedicando sus primeras acciones a confirmar la batimetría de las zonas que pensaban serían propicias al desembarcó. Mandaba la escuadra el almirante Rooke y, por parte holandesa, el también almirante Philips Von Almonte. Ambos eran marinos muy expertos que ya se habían distinguido en la batalla de La Hogue. Mandaba las fuerzas de desembarco Sir James Butler, duque de Ormond y, como antes se dijo, la parte política de la operación, fundamentalmente las relaciones con unos presuntos, y numerosos, tránsfugas españoles, había sido asignada al príncipe Jorge de Darmstadt.

A esta armada debía oponerse el capitán general de Andalucía, marqués de Villadarias “y todas sus tropas eran 150 hombres veteranos y treinta caballos; los que presidiaban Cádiz no llegaban a 300; no había almacenes ni armas para dar a las milicias urbanas ni más disposición de guerra que pudiera haber en la paz”. No obstante estas afirmaciones de Bacallar, la bahía y su entrada estaban defendidas por una serie de fortalezas, como los fuertes de San Felipe y Puntales en Cádiz y los castillos de Matagorda en Puerto Real y Santa Catalina en el Puerto de Santa María. Todos ellos estaban razonablemente artillados y equipados con munición y servidores y esta circunstancia, junto al progreso que había experimentado la artillería, fueron la causa de que el almirante Rooke no pudiera repetir la conquista de Cádiz con la facilidad con que la habían logrado sus predecesores. Por ello decidió desembarcar en la playa de Rota para conquistar esta ciudad y, disponiendo de su puerto, poner cómodamente en tierra caballos, cañones y pertrechos.

La noticia de la arribada de la flota aliada llegó a Madrid con las consecuencias que narra el marqués de San Felipe:

“Conmovió mucho a España, turbó la corte, pero no el ánimo de la Reina la cual, aunque estaba el Rey ausente… convocó a los ministros y habló con tanta eficacia y del modo más obligante que no hubo quien no expusiese sus haberes y su vida en defensa del Reino. No omitió esta aparente demostración de fidelidad el Almirante a quien, por medio de la Princesa, rogó la Reina fuese a defender la Andalucía con entera y absoluta autoridad de vicario general. Negóse a esto, no porque no lo deseaba, para estar a pie de obra, ver de qué parte pendía la fortuna y adherirse a la más propicia; pero quería ser rogado para que no se le imputase jamás por traición cualquier siniestro acaecimiento, sino por desgracia. Daba por excusa no querer ir a perder su honra sin tropas ni disposición alguna de defensa. La Reina la admitió poco satisfecha y determinó que el mismo Villadarias se encargase de la defensa”

Continúa diciendo el marqués que el primero en bajar a tierra en Rota fue el príncipe de Darmstadt, y que afirmó con arrogancia: “Juré entrar por Cataluña a Madrid ahora pasaré por Madrid a Cataluña”. Desde tierra envió cartas a los comandantes del ejército y las autoridades civiles pidiendo el reconocimiento del Emperador y, salvo el caso del gobernador de Rota que por fragilidad de ánimo cambió de bando, no consiguió del resto más que desprecio. Esto daría lugar, posteriormente, a un fuerte antagonismo entre Jorge Darmstadt, el duque de Ormond y, en general, los oficiales ingleses, que acusaron al príncipe “de embustero y crédulo porque no se habían hallado los parciales austriacos, ni adherido español alguno a su partido, más que el gobernador de Rota por necesidad y fragilidad de ánimo, después de ser prisionero; que se habían declarado toda la Andalucía y las Castillas por su soberano…”. Este fue el comienzo de una desabrida relación entre Darmstadt y los ingleses que duraría hasta la muerte del príncipe en Barcelona.

Una vez conquistada Rota los aliados se dirigieron hacia El Puerto de Santa María, ciudad que no contaba con fortaleza alguna en su núcleo urbano y que fue abandonada por sus habitantes que huyeron con todas sus pertenencias de valor. Los invasores tan sólo encontraron una ciudad vacía de gentes y repleta de botas de vino. Y aquí se va a producir un hecho de guerra nimio, dentro del también poco revelante, por frustrado, ataque a Cádiz pero que tuvo, sin duda y por difícil que sea su cuantificación, una influencia decisiva en el resultado de la contienda. Castellví lo cuenta como sigue:

“Saqueóse la ciudad, profanáronse los templos, tomáronse los adornos y vasos sagrados y sufrieron las imágenes. No se vio igual furor. No transpiraron en los ejecutores señales de la natural ley. Quemóse lo que no pudieron conducir. Declararon con estas impiedades que no venían como amigos ni libertadores de la opresión como publicaban. Manifestaron ser los mayores enemigos de la nación y de la religión… y quedó radicada en las Castillas la aprehensión de que era premeditada y positiva orden de los aliados los saqueos y sacrilegios como preliminares de pervertir a la religión”.

Comenta también Castellví las consecuencias que tuvieron las profanaciones de los aliados:

“El horror que causó al celo de los españoles la expedición de los ingleses sobre Cádiz, profanando los templos en Santa María con sacrílegas prácticas, encendió los ánimos de todas las provincias de España confinantes en aquel país, que con sus ojos vieron la profanación; y a porfía concurrieron, con celo de la religión más que regio, provincias y ciudades, villas y particulares, con grandes sumas para facilitar la pronta leva de tropas para oponerse a los que consideraban violadores de la religión… porque el que pretende inclinar ultrajando lo más sagrado de los pueblos yerra el fundamento en que piensa fundar su empresa”.

Las noticias de la profanación corrieron como la pólvora por toda España y los púlpitos ardían en proclamas contra los herejes y contra la casa de Austria que se valía de ellos para apoderarse de lo que no le correspondía. Volvió a surgir con fuerza la vieja polémica sobre la licitud de aliarse con herejes.

Tras tomar la ciudad de El Puerto Santa María los aliados consiguieron asaltar el castillo de Santa Catalina, fácilmente abatible desde tierra, pero no así el de Matagorda, rodeado de marismas. Villadarias, pese a sus escasas fuerzas, aunque iban en aumento progresivo, hostigaba a los desembarcados haciendo el mayor ruido posible para hacer ver que contaba con un ejército temible. Finalmente el 28 septiembre en un Consejo de Guerra se decidió abandonar el proyecto de la conquista de Cádiz ante la imposibilidad de mantener tanto tiempo las naves sin resguardo en un mar que, trascurrida la calma veraniega, se iba a tornar muy peligroso. La escuadra partió para Vigo donde va a tener lugar la batalla de Rande y el apresamiento de parte de la plata que venía de América. Botín pírrico ya que, en su mayor parte, pertenecía a comerciantes ingleses y holandeses.

Por estas fechas se produce la deserción de Almirante de Castilla, la más sonada de todas por la calidad del personaje, su importancia como político y lo rocambolesco de su fuga. El meollo de la cuestión es que Portocarrero, desconfiando de los movimientos del Almirante y de su clara y antigua inclinación hacia la casa de Austria, quiso alejarlo de la corte de Madrid. Consiguió que la Reina, con la aprobación de Luis XIV, le nombrara embajador plenipotenciario en Francia. Pareció dudar el Almirante por no haber precedente de persona de su categoría en semejante puesto y porque temía que, una vez en Francia, fuese encarcelado por el Cristianísimo. Finalmente pareció aceptar; pidió mucho dinero prestado con el aval de su patrimonio, reunió sus joyas y enseres más valiosos y con un séquito, que sería comentado en toda Europa, de 189 personas y 45 carruajes, partió de Madrid el 13 septiembre de 1701. Al llegar a Tordesillas recibió una carta de la Reina (una protocolaria recomendación para su hermana que él mismo se había ocupado de que le llegara en tal momento) y afirmó que en ella se le ordenaba dirigirse a Portugal lo cual hizo a marchas forzadas para no ser detenido. Ya en Lisboa fue recibido por el Rey Pedro, “no como fugitivo sino con los honores de un descendiente del Rey don Enrique de Castilla, y le aseguró que su persona sería considerada como un príncipe de su sangre”. Y, convencido como estaba de la enorme resonancia de su abandono de la causa borbónica, publicó en Portugal, al año siguiente, el llamado Manifiesto del Almirante. No se trata de ningún texto programático y es poco más que un memorial de agravios personales lleno de subjetividad y no exento de rencor. Pese a ello su difusión fue grande, sobre todo en los territorios de la Corona de Aragón…”

1584 Bahía de Cádiz

1685 Bahía de Cádiz

 

 

 

 

 

1693, Bahía de Cádiz (Rade et Plan de Cadix et des Environs, por P. Mortier) 

 

 

 

 

1705 Bahía de Cádiz (por Nicolas de Fer)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1709 ROTA en la Bahía de Cádiz (By Iohannes van Keulen. Carta náutica)

1713 ROTA en la Bahía de Cádiz (Insula Gaditana por Excudit F. de Wit)

1734 ROTA en la Bahía de Cádiz (Plan de la Baye et Ville de Cadis. de la Riviere de St. Lucas de Barrameda de ses environs. Autor: Sr. [Jean] de Beaurain; Gravée par Le Tellier.

1772 ROTA en la Bahía de Cádiz (Carte Hydrographique de la Baye de Cadix. Autor: Par le S. [Jacques Nicolas] Bellin, Ingenieur de la Marine, Censeur Royal de L’Academie de Marine et de la Societé Royale de Londres.)

1789 ROTA en la Bahía de Cádiz

1812 ROTA en la Bahía de Cádiz (Plano de la bahia de Cádiz y sus contornos [Material cartográfico] : reducido de los que levantó Don Vicente Tofiño con el aumento de las posiciones de los Exércitos durante el sitio que sufrió dicha plaza en los años de 1810, 1811 y 1812 y construcción de la curva que trazaban las granadas arrojadas por los franceses, contando con la resistª del ayre a dist. alturas.)

1820 ROTA en la Bahía de Cádiz (Die Stadt und Bay von Cadiz mit ihrer Umgebung)

 

1874 ROTA 

1905 ROTA (IGN)

Hoy Rota, está inmerso en un Plan Estratégico Rota 2025,  ha elaborado un Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Rota 2010, tiene un Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Rota (PEPCH Rota), ha adaptado su PGOU a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOAUA) en 2009 “de aquella manera”. Veamos:

Evolución Histórica ROTA

Delimitación Conjunto Histórico de ROTA

Densidad de Población y USOS. ROTA

El Conjunto Histórico de Rota fue declarado Bien de Interés Cultural por Decreto de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía de fecha 22.7.2003.

“El entendimiento del Conjunto Histórico de Rota como una realidad inseparable de su emplazamiento y su relación con el territorio circundante, que le presta unos valores singulares de carácter simbólico, cultural e identitario, hace imprescindible una lectura continua del tejido urbano y, en especial, del espacio marítimo adyacente, que reconozca sus mutuas relaciones, lo que lleva a proponer decisiones en su ámbito próximo que redunde en la preservación de la imagen exterior del asentamiento y su posición aventajada sobre el paisaje. Asimismo, deben reconocerse y proteger los lugares en que se producen relaciones recíprocas de la ciudad con el paisaje, evitando elementos que puedan interferir esas relaciones físicas o visuales.

De especial importancia es la mutua relación histórica del Conjunto Histórico y el Puerto Astaroh, puerto pesquero, deportivo y de transporte marítimo con otras ciudades de la Bahía de Cádiz, y que ocupa los terrenos ganados al mar junto a la Punta de la Morena, en las inmediaciones del borde meridional del Conjunto Histórico, localización que coincide con el emplazamiento histórico del muelle pesquero de Rota. Una mutua relación que hace al Puerto Astaroh singular en la Bahía, situación que debe reconocerse es fundamental para ambos: Conjunto Histórico y Puerto. El Conjunto Histórico aporta al Puerto un atractivo esencial en muchos órdenes: cultural, dotacional, de ocio, de alojamiento, gastronómico, etc. También la presencia del Conjunto Histórico contribuye a la mejora de las condiciones paisajísticas del Puerto, ya que por las características formales y por su valor patrimonial o simbólico, su frente urbano se constituye en hito paisajístico apreciable desde el Puerto. Sobresalen, en este sentido, la rotunda presencia de la iglesia de la O y la colorida verticalidad del faro de la localidad, que se constituyen en los referentes visuales básicos de la mayor parte de las vistas desde el espacio portuario. Y en determinadas perspectivas, el arco correspondiente a la Puerta del Mar y el edificio que alberga al hotel Duque de Nájera se suman a los anteriores hitos paisajísticos para conformar un conjunto visual de marcada singularidad.

Por ello el Puerto debe coadyuvar a resolver algunos problemas del Conjunto Histórico que solo tienen solución en sus bordes, tales como el aparcamiento suficiente, la mejora de las dotaciones públicas y la actividad lúdica y festiva, o estudiar la posible comunicación peatonal directa entre el Conjunto Histórico y el interior del espacio portuario, con gálibo suficiente para permitir el paso bajo la pasarela del tráfico rodado del paseo marítimo. Y no queremos decir que no haya contribuido hasta ahora, porque lo cierto es que la construcción del nuevo Puerto Deportivo y Pesquero “Astaroth” supuso una transformación radical del frente marítimo de la localidad en términos urbanísticos y funcionales. Su implantación conllevó, desde un punto de vista urbanístico, la reordenación integral de los sectores meridionales del núcleo histórico, con la ampliación de los terrenos que definen el borde de la localidad, la construcción de un importante eje de articulación viaria (Avenida de San Juan de Puerto Rico), así como la conexión de las playas de La Costilla y El Rompidillo a través de un recorrido peatonal que da continuidad a los dos paseos marítimos de la población. A estos significativos avances urbanísticos cabría sumar, desde el punto de vista de la funcionalidad, la incorporación y consolidación de actividades deportivas, comerciales y recreativas en el ámbito portuario y en los espacios urbanos aledaños (bajos del paseo de la calle Posadilla y de La Almena). La construcción del puerto ha supuesto, en este sentido, la modernización y la diversificación de las actividades marítimas y portuarias de la localidad de Rota, propiciando complementariamente la dinamización de un sector del borde urbano que hasta la construcción del puerto presentaba notables carencias urbanísticas y una escasa importancia como eje de actividades socioeconómicas.

También la playa urbana de La Costilla tiene una significación fundamental para el Conjunto Histórico, y en menor medida la del Rompidillo, ya que constituyen un atractivo esencial para la actividad turística, que hay que inscribir en su relación con el frente oceánico, del que en otro tiempo tuvo que defenderse la ciudad y al que hoy debe integrar…”

del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Rota • Primer Informe

ROTA PGOU 1994. Calificación y Usos

ROTA PGOU 1994. Clasificación del Suelo

ROTA 2009 Adaptación PGOU a LOUA.

“…El vigente PGOU de Rota fue aprobado definitavamente por la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo el 1.12.1994, habiendo sido aceptado por dicho órgano autonómico, con fecha de 18.10.1995, el Texto Refundido que posteriormente se elaboró. Dicho Plan fue fruto de la Revisión del Plan General de Rota de 1986 y de su adaptación al Real Decreto Legislativo 1/1992 por el que se aprobó el Texto Refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana.

Entre las modificaciones introducidas al mismo, por cuanto que su alcance se refiere a la totalidad del suelo urbanizable programado es de señalarse la Modificación por el que se adapta a base digitalizada la documentación cartográfica del Plan General de Rota, aprobada por acuerda adaptado por la Comisión Provincial de ordenación del Territorio y Urbanismo con fecha 3 .7.2001. La necesidad de la aprobación de dicho plan vino dada por las dificultades puestas de manifiesto al iniciarse el desarrollo urbanístico del suelo urbanizabIe fundamentalmente, a consecuencia de la Insuficiencia de la documentación cartográfica con que fue elaborado el Plan.

Es por todo ello que en esencia, el planeamiento general vigente se contiene en el Plan General aprobado en diciembre de 1994 y las determinaciones recogidas en la referida modificación aprobada en julio de 1001, son estas las determinaciones que mediante el presente documento ahora se pretenden adaptar a la LOUA. 

La dificultad que supone la elaboración de este documento de adaptación sobre un soporte cartográfico deficiente y la problemática que plantearía las múltiples decisiones a adoptar para su subsanación ha llevado a la materialización de este documento a través de un código de colores que se superpone sobre el soporte original del documento del PGOU, limitándose por tanto dicho trabajo de adaptación al contenido documental precisado por el Decreto 11/2008.

De otro lado es de señalarse que en fechas actuales el Ayuntamiento viene trabajando en la revisión del Plan General de Rota sin que hasta la fecha se haya presentado su avance. Dicha revisión es consecuencia de la ejecución y prácticamente total agotamiento de la capacidad y previsiones del plan, y por ello exigirá en los términos del art. 154 Real Decreto 2137/73, por el que se aprueba el Reglamento de Planeamiento, el análisis y estudio del modelo territorial y la estructura general y orgánica del territorio por el que optó el planificador de 1995, articulando cauces para su adaptación a las nuevas demandas del municipio…”

de la Memoria de la Adaptación del PGOU Rota 2009

Y ahí nos hemos quedado, o No?

Rota 2020, Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado

CONCLUSIONES:

OCUPACION DEL SUELO. Rota

  1. ANALISIS FISICO
  • La compacidad y cohesión urbana se resiente del modelo de desarrollo basado en turismo residencial y presencia notable de segundas residencias y un núcleo como Costa Ballena.
  • El parque de viviendas cuenta con una presencia residencial excesiva y un peso de la vivienda social decreciente y con una antigüedad importante.
  • El nivel dotacional está distorsionado por la presencia de la Base, que enmascara estadísticamente carencias de equipamientos en algunas áreas de la ciudad.
  • La perspectiva intermodal no se aplica a la gestión de la movilidad y destapa carencias en medios alternativos al coche, que es el principal modo de desplazamiento dentro y fuera de la ciudad.
  • La percepción negativa sobre el uso del coche va en aumento y hay una sensibilidad creciente sobre el uso de medios alternativos.

ANALISIS AMBIENTAL

  • Los parámetros básicos de calidad ambiental son buenos, especialmente en agua y aire.
  • Existe una riqueza patrimonial natural y ambiental muy importante, pero poco articulada y con algunas carencias en su aprovechamiento y cuidado.
  • Se aprecia un déficit de zonas verdes en el conjunto urbano, siendo el nivel de la localidad en este sentido inferior al de la media provincial.
  • La localidad posee un espacio de gran valor medioambiental situado en el complejo de la Forestal, que se pretende poner en valor como un equipamiento educativo, social, lúdico y ambiental para vecinos y visitantes.
  • Igualmente, se detecta la necesidad de habilitar un espacio específico para el hábitat del camaleón, ya que los ejemplares de esta especie en riesgo menor de extinción.
  • El tratamiento de residuos y la gestión ambiental, aunque suficientes, están sometidos al estrés de la estacionalidad poblacional y la trama urbana cada vez menos compacta, condicionada por el modelo de desarrollo urbano histórico.
  • Se aprecia una debilidad estructural respecto de los efectos del proceso de cambio climático.

ANALISIS ENERGETICO

  • Los niveles de eficiencia energética son claramente mejorables, tanto en los espacios y usos públicos como privados.
  • Hay un recorrido muy amplio para la incorporación de tecnologías de eficiencia energética, especialmente en el apartado de alumbrado público.
  • El consumo de combustibles fósiles es relativamente elevado, arrastrado por las dinámicas de movilidad de la ciudad, en las que puede impactarse tanto con cambios en los hábitos como en la mejora del parque móvil público.
  • El potencial de Rota y su entorno es ideal para la implantación de parques eólicos que proliferan por la provincia, sobretodo en el interior del término (hacia Sanlúcar y Jerez). El entorno de Gibraltar cuenta con 35800 Ha con una densidad de potencia del viento media de (80m) de 300 a 600 W/m2 y una velocidad media (30) entre 5 y 7,5 m/s.
  • La energía solar fotovoltaica y termo solar tiene, en el interior del término municipal de Rota, un marco perfecto por su suave orografía, parcelas no muy atomizadas, latitud, horas e intensidad solar (3000 horas de sol al año).
  • La biomasa, tanto de origen marino como de poda, es otro gran recurso a incorporar.

ANALISIS ECONOMICO

  • El mercado de trabajo local está marcado por una baja tasa de actividad y una tasa elevada de desempleo, especialmente en colectivos como el femenino o el juvenil.
  • La actividad económica gira sustancialmente en torno a la Base militar y el turismo residencial de sol y playa, condicionando el desarrollo del conjunto de sectores de actividad económica de la ciudad.
  • Se detecta una elevada estacionalidad de la actividad económica y un efecto negativo sobre la estabilidad y calidad del empleo.
  • Los servicios o la actividad industrial no aportan una diversificación suficiente y no acaban de aprovechar la presencia de la Base para desarrollar ventajas competitivas.
  • La restauración, hostelería y servicios están muy condicionados por la estacionalidad turística y presentan una baja diversificación.
  • El sector comercial presenta una debilidad estructural elevada, fruto de los hábitos de movilidad y consumo y la falta de capacidad y dimensión para mejorar su competitividad.
  • No se detecta una presencia significativa de la innovación o las TIC en las actividades económicas de la ciudad, o su uso como palanca de iniciativas de emprendizaje.
  • No se han desarrollado actividades económicas notables en torno a ejes como el patrimonio natural, cultural o histórico, confiando ese desarrollo al turismo residencial.

ANALISIS DEMOGRAFIICO

  • La población es relativamente joven y registra un crecimiento continuado en los últimos años.
  • Se detecta una concentración y segregación por distritos y edades, fruto de la accesibilidad asimétrica a la vivienda y la localización de los parques de vivienda social.
  • No se detectan problemáticas en referencia a la presencia de población inmigrante, si bien hay una tendencia a la concentración en áreas determinadas áreas de la ciudad más vulnerables.

ANALISIS SOCIAL

  • No se detectan todavía focos importantes de conflictividad social, pero hay un porcentaje muy importante de población en situación de vulnerabilidad.
  • Los Servicios Sociales Comunitarios tienen que intervenir de manera creciente en la atención a un volumen significativo de población. Se detecta una concentración creciente de la población más vulnerable en determinados puntos de la ciudad, con especial énfasis en el parque de vivienda pública.
  • El parque de vivienda pública ha envejecido sin un mantenimiento adecuado y presenta carencias que coadyuvan a los procesos de vulnerabilidad.
  • Aparecen dinámicas de gentrificación y segregación vinculadas al acceso a la vivienda y las características de la misma (en altura o no, etc.).

ANALISIS CONTEXTO TERRITORIAL

  • Las dinámicas y hábitos de desplazamiento de la población residente roteña refuerza los vínculos con los principales municipios el entorno pero debilita su desarrollo autocontenido.
  • Existe una vinculación muy fuerte con la Bahía de Cádiz frente a otras comarcas del entorno, y especialmente con Jerez y El Puerto.
  • El contexto territorial refuerza un papel periférico del municipio en la provincia.

ANALISIS MARCO COMPETENCIAL

  • El marco competencial en Rota no ha generado dificultades a la hora de desarrollar actuaciones en ámbitos impropios, como los Servicios Sociales.
  • No es previsible que se generen dificultades o problemas en la ejecución de la EDUSI, en la medida que hay una larga tradición de cooperación con otras Administraciones Públicas y un marco de instrumentos administrativos fiable y aplicable.
  • ANALISIS de INSTRUMENTOS de PLANIFICACION
  • Los documentos de planificación existentes han sido suficientes y han permitido la identificación inicial de problemáticas, potencialidades, recursos y retos. No obstante, se detectan ciertos “huecos” en el nivel más local, especialmente desde una perspectiva integral.
  • La participación del tejido social y económico de Rota permite cubrir posibles carencias estratégicas en la documentación.

ANALISIS DE RIESGOS

GOBERNANZA

  • Existe margen de mejora en la estructura de gobernanza del municipio, en el que las TIC´s pueden jugar un papel importante.
  • El tejido asociativo (social y económico) del municipio es muy robusto y permite el empoderamiento e implicación de la población.
  • La estabilidad política y presupuestaria del municipio permite afrontar proyectos y operaciones plurianuales y de envergadura sin poner al límite las capacidades de Rota.

INNOVACION y TECNOLOGIA

  • Las TIC’s tienen un amplio recorrido por delante y su impacto puede ser muy importante, de forma transversal en los planos administrativo, social y económico de la ciudad.
  • Existe una apuesta consciente y decidida por desarrollar una estrategia de SmartCity en Rota.
  • La utilización de las TIC’s debe incrementarse sin generar una brecha digital en términos de capacidad de acceso, uso o conocimiento en la ciudadanía y las empresas.

5 Objetivos estratégicos EDUSI (+2 No EDUSI):

  1. ROTA HABITABLE
  2. ROTA SOSTENIBLE
  3. ROTA UNICA
  4. ROTA INTELIGENTE
  5. ROTA INTEGRADORA
  6. ROTA RESILIENTE
  7. ROTA EMPLEADORA

9 LINEAS DE ACTUACION EDUSI (+2 No EUSI):

  1. FOMENTO DE LA MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE.
  2. AUMENTO DEL APROVECHAMIENTO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES.
  3. REDUCCIÓN DEL CONSUMO ENERGÉTICO.
  4. PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL DE INTERÉS TURÍSTICO.
  5. REHABILITACIÓN Y PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO NATURAL URBANO DE INTERÉS TURÍSTICO
  6. MODERNIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN LOCAL Y DEL ACCESO A LOS SERVICIOS MUNICIPALES A TRAVÉS DE LAS TICs.
  7. PROGRAMA DE REHABILITACIÓN DE VIVIENDA SOCIAL.
  8. REGENERACIÓN FÍSICA DEL ENTORNO URBANO DE COMUNIDADES DESFAVORECIDAS DE ZONAS URBANAS.
  9. GENERACIÓN DE EQUIPAMIENTOS Y ESPACIOS DE INNOVACIÓN SOCIAL PARA LA ATENCIÓN Y PROMOCIÓN DE COLECTIVOS DESFAVORECIDOS.
  10. Acondicionamiento del Aliviadero de calle Écija. PLAN de PROTECCION CONTRA INCENDIO DE PINARES
  11. Desarrollo de PARQUE EMPRESARIAL Y LOGISTICO “VILLA DE ROTA”. Nuevo acceso a la Bassa Naval

Objetivos específicos:

  • Favorecer el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores
  • Preservar, proteger y potenciar los sumideros de carbono de forma que las emisiones netas sean menores
  • Conservar y Proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos.
  • Promover la protección, fomento y desarrollo del patrimono cultural y natural de las áreas urbanas, en par!cular las de interés turístico
  • Acciones integradas de revitalización de ciudades, de mejora del entorno urbano, su medio ambiente.
  • Promover las tecnologías de la información en Estrategias urbanas integradas, incluyendo Administración electrónica local Smart Cities.
  • Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza y cualquier otra forma de discriminación.
  • Regeneración física, económica y social del entorno urbano en Áreas urbanas desfavorecidas a través de Estrategias urbanas integradas.

No cabe duda, ROTA hoy conoce su territorio perfectamente, sus fortalezas y debilidades, y se ha dotado,, para resolver su futuro, de información para la toma de decisiones. Y la EDUSI le ha propiciado, además, construir un modelo estratégico avanzado.

Aunque una buena actualización cartográfica del planeamiento general no estaría mal.

Felicitaciones y el reto está en marcha. 29.000 habitantes y un parque de 25.198 viviendas están esperando respuesta.


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


Seguiremos analizando en próximas entregas los 350 municipios mayores de España.