MOLLET DEL VALLES, según Catastro, a 1.1.2015, por tamaño y fecha.

tabla MOLLET DEL VALLES 2.121996e-314dad+tamaño edificaciontabla MOLLET DEL VALLES edad+tamaño edificacion

Estos gráficos representan el Parque Residencial del municipio de MOLLET DEL VALLES, Barcelona

Son los Bienes Inmuebles matriculados en el Catastro, clasificados por año de inscripción y por tamaño.

Cada barra horizontal representa una década, siendo la más reciente la inferior (2010′), y la más antigua la superior (<1900).

Cada color es un tamaño, del más cálido (<60 m2) al más frío (>180 m2).

La barra inferior (DELVI) representa el cálculo hecho desde Otropunto para la obtención de la Demanda Latente de Vivienda (la demanda latente: la configuran personas que no tienen vivienda y que por su perfil sociológico (edad) y socioeconómico (no están en desempleo) son potenciales compradores). Es una estimación del número máximo de viviendas que constituyen la demanda encubierta de una zona y que se basa en las personas con el perfil de los actuales compradores pero que todavía no han constituido un hogar.MOLLET DELVIMOLLET PIRAMIDE.jpgtabla MOLLET DEL VALLES.jpg

MOLLET CATASTRO 2014-2016.jpgMOLLET INEMOLLET ALQUILER

Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


Mollet GE2Mollet del Vallès es un municipio de 10,8 km2 de la comarca del Vallés Oriental, en la provincia de Barcelona. La ciudad se localiza en el valle que forma el río Besós a su paso por la cara occidental de la cordillera prelitoral de la sierra de Collserola. Es un territorio amable, suavemente ondulado, donde el torrente Caganell atraviesa, de extremo a extremo, el municipio hasta la confluencia con el río Besòs. A ambos lados del torrente dos líneas de colinas de relieve afable y nombre sugestivo – los Bandoleros y San Valeriano– y en la confluencia con el Besòs, una llanura rica en agua donde se sitúa Mollet, un municipio medio urbano medio agrícola, donde la ciudad compacta y moderna de Mollet contrasta con la tradición y la innovación de los cultivos de Gallecs.

Bajo los campos y el asfalto se esconden los orígenes geológicos de Mollet y Gallecs. Las rocas suaves y blandas que pisamos (arenas, limos, arcillas y algún nivel de conglomerados) nos relatan una larga historia de una decena de millones de años, cuando por Mollet y comarca había rebaños de hipparions, mastodontes, jirafas, rinocerontes… Millones de años después, los humanos ponían la huella sobre este territorio.

En abril de 2009, salía a la luz el vestigio humano más antiguo conocido hasta ahora en Mollet. Un enorme menhir de casi cinco metros de longitud y seis toneladas de peso, con relieves y grabados de excepcional valía, uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos años en Cataluña, una pieza única de referencia internacional. A este menhir neolítico hay que sumar dos monumentos megalíticos más, hoy desaparecidos: la Piedra Salvadora y la Piedra de Gallicant.

B.01.Cartografia.jpg

El origen del núcleo de Mollet del Vallés es eminentemente agrícola, asociado al cultivo de la cuenca del río Besós. Los primeros documentos escritos en los que se menciona la ciudad datan del siglo X. Durante los siglos XII, XIII YXIV la ciudad queda citada en documentos administrativos en los que se menciona que en origen, el núcleo perteneció al obispado de Barcelona para posteriormente estar bajo el gobierno de la Corona. En los siglos posteriores la ciudad fue prosperando sin que se destaque ningún episodio de su historia. En el último siglo, el núcleo rural, agrícola y ganadero que era Mollet y que perduraba durante el cambio del siglo XIX, se transformó en una ciudad industrial del cinturón periférico de Barcelona. Las industrias que se fueron instalando desde finales del siglo XIX ya apuntaban un posible cambio en las actividades de la villa. Sin embargo, hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX hubo un claro predominio del sector primario. La ciudad de Mollet del Vallés se organiza según tres grandes áreas, que quedan separadas por las vías de mayor capacidad, estas son: en primer lugar el Parque Rural del Gallecs, al norte de la Autovía del Mediterráneo; en segundo lugar, el núcleo urbano residencial, que queda acotado al norte por la Autovía del Mediterráneo y al sur por la nueva variante de la N-152 denominada Autovía de l’Ametlla y en tercer lugar, los polígonos industriales que se localizan a lo largo del eje noreste-suroeste que forma el río Tenes y que quedan delimitados por la N-152 y su variante, y por la Autopista de Barcelona-Montmeló. Al principio de siglo XX, la ciudad estaba configurada por un núcleo urbano en torno a la iglesia y el Ayuntamiento, con aIgunas casas que seguían las principales vías de comunicación. Con la llegada del ferrocarril se comienzan a desarrollar las primeras industrias sin que esto supusiera un cambo estructural en el ámbito urbano.

Tras el desgaste producido por la Guerra Civil, la ciudad se va recuperando hasta llegar a finales de los años 50′. En este periodo se produce un fuerte crecimiento como consecuencia de diferentes factores; por un lado al amparo del crecimiento industrial de Cataluña, se desarrollaron diversos polígonos industriales ligados a la cuenca del río Besós y de sus afluentes; por otro lado, al igual que en otros municipios de la provincia de Barcelona, el incremento de población inmigrante de otras zonas rurales de España unido al aumento de la natalidad, hizo transformar la ciudad con la creación de barrios periféricos alejados de la ciudad y con la densificación del núcleo urbano. A inicios de los 50′, el movimiento migratorio comienza a crecer de forma espectacular: se pasa de los 6.000 habitantes a los 20.000 en 1970, en un crecimiento industrial, demográfico y urbanístico poco planificado, que atiende sólo la demanda urgente de vivienda y provoca la especulación del suelo, con nuevos núcleos periféricos masificados y degradados para absorber la avalancha de recién llegados.

Los años 60′, cerca del río Besòs, se crean los polígonos industriales de Can Magre, Can Magarola y Can Prat. La crisis del textil de los años setenta provoca la diversificación de la industria, que se amplía, sobre todo, los sectores metalúrgico y químico. A inicios de los años setenta, el gobierno del Estado plantea la expropiación de unos 5 km2 de la zona rural de Gallecs, para hacer una gran ciudad. Expropian los terrenos, pero, por suerte, la ciudad no se lleva a cabo. Respecto a la enseñanza, para atender la fuerte demanda de escolarización, se crean nuevos centros escolares públicos y privados.

20100407_Planol_barris.jpgCon el Plan Comarcal de 1961 se crean los polígonos industriales de Can Magarola, Can Magre y Can Prat, además se emprendieron los siguientes Planes Parciales: barrio de Lourdes, sector sur, a ambos lados de la antigua nacional N-152, ensanche de Plana Lledó, el plan de Can Pantiquety el complejo deportivo del Plan Parcial del Calderi. Estos planes se llevan a cabo durante los años 70′ y dan como resultado barrios de alta densidad que no cumplían la normativa de edificación y en los que no se completaba además la urbanización. Así, frente a esta densificación, la red de espacios libres, equipamientos queda obsoleta sin poder dar servicio a la población residente en estos barrios.

En junio de 1970, el Gobierno español promulgó un decreto-ley de actuaciones urbanísticas urgentes, dentro del denominado Programa ACTUR, el cual pretendía dar solución a los problemas de crecimiento desbordado en las grandes concentraciones metropolitanas de Madrid y Barcelona, fruto principalmente de los movimientos migratorios hacia esas ciudades experimentados durante los años 60′. En el área metropolitana de Barcelona, el Programa ACTUR determinó actuaciones en tres ámbitos: Martorell, Sabadel-Terrassa y la riera de Caldes (ámbito también llamado Gallecs). La actuación urbanística de Gallecs es quizás de las más interesantes, ya que proponía la creación de una nueva ciudad, al estilo de los new towns ingleses o de las ville nouvelle francesas. Los new towns ingleses, de los cuales el de Milton Keynes es seguramente el caso más paradigmático, nacieron después de la Segunda Guerra Mundial básicamente pensadas como nuevas ciudades jardín, que buscaban crear nuevas centralidades que permitieran la descongestión y descentralización del crecimiento de las grandes ciudades, principalmente de Londres, poniendo así un límite al crecimiento de las grandes concentraciones urbanas.

Con este modelo de nueva ciudad en mente, el Gobierno procedió a la rápida expropiación de un total de 1.472 ha de suelo ubicadas en los municipios de Mollet del Vallès, Santa Perpètua de Mogoda, Palau de Plegamans, Parets del Vallès, Lliçà de Vall, Polinyà y Montcada i Reixac. Era pues una actuación urbanística de índole supramunicipal, que se imponía a cualquier tipo de planificación local pre-existente y que buscaba dar una salida a las necesidades de crecimiento desde un punto de vista metropolitano y no localista. Así pues, pese a lo quizás reprochable del proceso de expropiación forzosa, el modelo urbanístico era bastante loable, proponiendo un crecimiento compacto en lugar de la dispersión de crecimientos puntuales en cada municipio de la corona metropolitana.

gallecs2En menos de un año, las expropiaciones fueron ejecutadas, pero entonces se originó un problema administrativo que puso en jaque (posteriormente jaque mate) el desarrollo de esta nueva ciudad de Gallecs. Y es que no estaba claramente definida la naturaleza jurídica de este nuevo asentamiento y, con ello, su financiación y viabilidad económica. Mollet del Vallès, municipio que aportaba una mayor cantidad de suelo, propuso que la nueva ciudad estuviera bajo su tutela administrativa. Sobre la mesa también se puso la alternativa de crear una mancomunidad de municipios. Pero finalmente, no hubo respuesta por parte del Ministerio de la Vivienda, hasta que en octubre de 1973 se comunicó la decisión de paralizar el proyecto de new town de Gallecs. El principio del fin del régimen, así como el impacto de la crisis económica tuvieron un papel determinante en esta decisión, pero también la falta de voluntad de colaboración entre municipios y de visión supramunicipal. La llegada de la democracia, el traspaso de competencias urbanísticas a la Generalitat y el cambio de titularidad del suelo expropiado al Incasol, supuso casi una década de inmovilismo, llegando a la década de los 80 con la realidad de una enorme reserva de suelo clasificada como urbanizable, sobre la que los municipios no podía ejecutar ningún tipo de desarrollo urbanístico por su cuenta y, además, con un gran valor paisajístico y medioambiental. Además, existía y existe otra problemática derivada de la expropiación forzosa y es que no es posible cambiar la clasificación del suelo a no urbanizable, dado que eso podría conllevar a que los antiguos propietarios expropiados reclamaran sus derechos sobre ese suelo, ya que fue expropiado por motivos de interés social que luego no se han llevado a cabo.

2 1 Sistema urba Planejament.jpg

Sistema Urbano de Planeamiento – Area Metropolitana de Barcelona

A partir de 1980, el Incasol, el agente autonómico sobre el que recaen las competencias de desarrollo urbanístico, llevó a cabo una política completamente contraria a lo que proponía en su momento el ACTUR de Gallecs, es decir, en lugar de concentrar crecimientos en esos terrenos, permitir crecimientos independientes en cada uno de los municipios de la riera de Caldes, algunos de ellos sobre el propio espacio de Gallecs. Así pues, Mollet del Vallès llevó a cabo una actuación de ensanche en parte de los terrenos de Gallecs, Palau de Plegamans y Santa Perpètua construyeron polígonos industriales, etc. Todo ello llevó a la situación actual en que, de las 1.472 ha expropiadas en 1970, tan sólo quedan libres de urbanización unas 800 ha.

Es decir que la paralización del proyecto de nueva ciudad en el área de la riera de Caldes, que suponía un crecimiento compacto de diversos municipios, el cual podía aportar un uso más eficiente del suelo y de los recursos, y un menor gasto de energía y de movilidad forzosa, fue sustituido por crecimientos dispersos y sin una lógica de conjunto. Duplicando oferta de suelo industrial sin una estrategia centralizada, duplicando equipamientos y, además, sin mantener intacto el valor verde de Gallecs, una de las reivindicaciones de los agentes de la zona y uno de los motivos de paralización del proyecto inicial. Ahora, la ley catalana de urbanismo aboga por un modelo de desarrollo urbanístico y territorial sostenible, que haga un uso racional y eficiente del suelo, que promueva crecimientos compactos y que evite la dispersión.

gallecs3Ahora, existen 800 ha de suelo urbanizable no programado sobre los cuales existe un plan director urbanístico específico que promueve y trata de garantizar que Gallecs se constituya como un espacio libre de urbanización, como un espacio protegido de interés natural. Seguramente es la alternativa más lógica, pero es una lástima que durante 20 años, la política urbanística de la Generalitat no haya propiciado un modelo más sostenible de crecimiento urbano, no sólo facilitando sino contribuyendo a crecimientos irracionales, y ahora, la solución es parque natural y status quo. Pese a que se podría haber perdido un espacio de interés natural, parece menos recomendable el modelo adoptado de permitir la actuación independiente de cada municipio, sin responder al interés general. Parece mentira que una decisión y propuesta de un gobierno franquista tuviera, con matices, más lógica que las decisiones de sucesivos gobiernos democráticos.

Durante la década de los 90′ se consolida la red viaria estructurante cerrando la circunvalación norte (Avenida de Rívoli) que conecta con la variante de la N-152 que delimita la ciudad por el sur, a partir de la cual se organizan los nuevos crecimientos entre los que destacan: en primer lugar el Polígono de viviendas delimitado en Riera Seca que se ordenó como un proyecto unitario, creando una pieza de ciudad homogénea, en segundo lugar la Ciudad Jardín de Santa Rosa al sur del municipio y por último el ensanche del barrio de Can Borrel al noroeste que viene a dar continuidad al tejido residencial de Plana Lledó hasta encontrarse con la Autopista del Mediterráneo que cierra la ciudad por el norte.
A través del Plan Especial Can Mulá se ha transformado el Centro histórico, recuperando su actividad comercial. La estructura actual de la ciudad de Mollet del Vallés, se consolidó a finales del siglo pasado, dando lugar a una ciudad equilibrada con un crecimiento compacto y comedido.

O.01.Estructura

Estructura Territorial – PGOU Mollet del Vallés 2005-

 

El Pleno del Ayuntamiento de Mollet del Vallés, en fecha de 28.5.2002, acuerda la revisión del Plan General de Ordenación Urbanística aprobado definitivamente por la Comisión del Urbanismo de Barcelona el 30.6.1982. La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Mollet del Valles acordó, el 17.11.2000, encargar los trabajos de revisión en el equipo CCRS arquitectos, tras un concurso público. La elaboración de los trabajos de revisión se realizan en colaboración estrecha entre los técnicos del equipo redactor y los técnicos del Area de Territorio del Ayuntamiento de Mollet del Valles. Los trabajos de revisión han coincidido también con la implementación del Sistema de Información Territorial de Mollet del Vallés, que será la herramienta que permita en el futuro gestionar el territorio de una manera integral y eficaz.

La voluntad municipal de revisión del Plan ya se puso de manifiesto en 1998, cuando encarga un diagnóstico sobre la evolución del Plan y los aspectos más relevantes para su revisión. La revisión recoge también la voluntad municipal para desarrollar el nuevo papel que Mollet debe jugar con respecto a las nuevas relaciones metropolitanas, sobre todo en términos de servicios y medioambientales, lo que es bien manifiesto en el Plan Estratégico que se elabora 1994.

O.03.Qualificació.jpg

Calificación del Suelo – PGOU Mollet del Vallés 2005-

Este Plan de Ordenación Urbanística Municipal fue el segundo Plan de la democracia, y, en él se recoge la herencia del Plan General de 1982 y todo su desarrollo posterior. El Plan de 1982 fue un muy buen plan, sin aquel y sin los que con su esfuerzo la han hecho posible, la ciudad de Mollet del Valles no habría superado la oscuridad de la dictadura, no se hubiera podido reconstruir, y no sería la magnífica ciudad que es hoy. Por tanto, en primer lugar, hay que hacer un reconocimiento a Antoni Font, Julio Esteban y Jon Montero, miembros del equipo TAU, redactores del Plan, y a la ciudad que lo aprobó.

El Plan General de 2005 sigue la línea del plan anterior tratando de completar la estructura urbana ocupa ndo los suelos vacantes que permitan dar continuidad a la ciudad consolidada generando un modelo compacto de desarrollo que mantenga el equilibrio urbano del municipio. En este sentido se propone el desarrollo de un nuevo polígono residencial de baja densidad dando continuidad a los ejes de las calles Ángel Guimerá y la Avenida de Calderó y completando por el sur la ronda de Oriente y la Ronda Farinera que sirven de circunvalación de la ciudad. El resto de actuaciones propuestas van encaminadas a rellenar los vacíos existentes y a reforzar la redes tanto viarias como de equipamientos y espacios libres.

172_poum.jpgEl 20 de octubre la Comisión de Urbanismo de Barcelona aprueba definitivamente el nuevo Plan de Ordenación Urbanística Municipal de Mollet del Vallés-2005. El plan que recoge la herencia del Plan General de Ordenación Urbana vigente desde 1982 entiende Mollet como ciudad con vocación de capitalidad, apunta hacia un futuro más terciario y a la vez manifiesta que se fundamenta en los principios del desarrollo urbanístico sostenible. Mollet del Vallés era en 2004 una ciudad de 51.000 habitantes del Vallès Oriental ubicada en el corredor del Besòs. La ciudad se encuentra entre la AP-7 y la B-30 y el municipio tiene sectores industriales y un amplio espacio rural que forma parte del Plan Director Urbanístico del Actur Santa María de Gallegos.

fotoo-molletEl Plan aprobado caracteriza el municipio por 1) crecimiento demográfico en los últimos años; 2) el núcleo urbano densificado; 3) la industrialización creciente;4) una distribución de suelo muy poco homogénea; 5) unos elementos de capitalidad claros; 6) una construcción de vivienda dinámica; 7) una estructura económica diversificada, pero con servicios insuficientes, y 8) una buena conectividad infraestructural. El pleno del Ayuntamiento de Mollet del Vallés, en fecha de 28.5.2002, acordó la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio, redactado por los arquitectos Antoni Font, Juli Esteban y Jon Montero. El PGOU fue aprobado definitivamente por la Comisión Territorial de Urbanismo de Barcelona el 30.6.1982. Un año y medio antes, concretamente el 17.11.2000, la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Mollet del Vallés acordó encargar los trabajos de revisión de Plan al equipo CCRS arquitectos, tras un concurso público. El Avance de POUM quedó listo en octubre de 2002, momento en que se empezaron a exponer las propuestas de la revisión. Como resultado de la consulta pública se recibieron 142 sugerencias y 252 peticiones, de un total de 46 temas diferentes.

El 20 de octubre de 2004, la Ctubre aprobó definitivamente el POUM de Mollet del Vallés.

Mollet GE1.jpgLa gran apuesta del POUM era aplicar en Mollet las estrategias del desarrollo urbanístico sostenible con el objetivo de alcanzar los objetivos que establecía el POUM que eran: 1) proteger el territorio, a través de la clasificación como suelo no urbanizable de especial protección de los espacios con valores paisajísticos, ambientales, agrícolas, culturales y / o sociales, como el espacio del ACTUR de Gallegos y el río Besós y el arroyo del Tenes; 2) favorecer un desarrollo urbanístico sin aumentar la ocupación del suelo, mediante el reaprovechamiento de la ciudad misma, la rehabilitación de edificios, la reforma de los tejidos residenciales existentes y la reconversión de los tejidos industriales; 3) mejorar la calidad de vida con nuevos espacios libres públicos (18,83 m2 por habitante) y equipamientos públicos (12,33 m2 por habitante), a través del establecimiento de una red de estos espacios bien repartida y accesible a pie; 4) favorecer la movilidad sostenible, lo que conllevaba crear una jerarquía de las calles y una red de aparcamientos públicos, garantizar la reserva de plazas de aparcamiento en los edificios, conectar las estaciones de ferrocarril mediante el bus urbano, ampliar las aceras de las calles y las áreas peatonales, establecer una red de recorridos peatonales y posibilitar el uso de la bicicleta; 5) potenciar la complejidad urbana a través de una adecuada mezcla de usos para garantizar que el comercio urbano, los servicios y las actividades privadas se dispongan a la ciudad de una manera bien conectada, formando recorridos peatonales y estableciendo una red de ejes cívicos; 6) priorizar la cohesión de la población, con el ofrecimiento de una mayor diversidad de vivienda de diferentes dimensiones y tipologías en función del grado de densidad de cada parte de la ciudad y con la reserva del 30% del nuevo techo edificable residencial para vivienda de protección; 7) favorecer la compactación de la ciudad para garantizar unos buenos servicios públicos, con una densidad óptima de 150-160 habitantes por hectárea de suelo urbanizado, y 8) potenciar la mejora del suelo productivo para garantizar el trabajo y, así, disminuir la movilidad obligada residencia-trabajo, a través de la reconversión del polígono de Can Prat y la mejora de las condiciones urbanísticas del polígono industrial de Can Magarola.

ARI MOLLET DEL VALLES.jpg

Delimitación de la Trama Urbana Consolidada – Mollet del Vallés- 2013

En cuanto a la evolución de la población y el dimensionamiento del Plan, el POUM preveía un crecimiento de la población de unos 12.500 habitantes hasta el año 2017. Esta previsión partía de la tendencia observada en los últimos veinte años, cuando la población del municipio había pasado de los 35.000 a los 50.070 habitantes. Para sostener este crecimiento de población, el POUM proponía un uso del suelo más equilibrado y sostenible, a través de actuaciones dirigidas a la reforma urbana y la densificación. Por otra parte, la participación ciudadana fue activa desde el momento en que se expusieron los trabajos del avance de plan. De hecho, según el consistorio municipal, durante todo el proceso, muchas personas plantearon sugerencias y criticas, que permitieron confirmar, matizar, corregir o ampliar las propuestas del POUM. Con todo, las propuestas del Plan apuntaban hacia un Mollet terciario, lo que conllevaba la introducción de nuevas actividades y dinámicas, compatibles con la vivienda, y cierto tipo de industria más especializada, con un índice de ingresos superiores, capaz de responder el nuevo rol metropolitano de Mollet.

O.02.jpg

Regimen del Suelo – PGOU Mollet del Vallés 2005-

El nuevo milenio se inicia con la inauguración del Complex Esportiu Ca n’Arimon, seguido del parque dels Colors, de Miralles; de la Casa de la Vila con un mural de Brossa, de las primeras guarderías, de la inauguración del remodelado mercado viejo como espacio polivalente, de un mercado semanal potente que se hace cada martes … Los últimos 15 años, Mollet ha desarrollado un modelo de ciudad compacta, con tres elementos que marcan y limitan el término municipal: la reserva del espacio de Gallecs, que limita al 50% su desarrollo urbano, la práctica ocupación del suelo disponible para nuevos desarrollos, y la reducción del espacio como consecuencia de las infraestructuras de comunicación que la atraviesan.

Desde las empresas municipales EMFO, Mercamollet y Promosol se trabaja para crear empleo y promover la actividad económica y comercial. Gallecs es incluido en el Plan de Espacios de Interés Nacional (PEIN) y desde el Consorcio de Gallecs y la Asociación de Agricultores se promueve la agricultura ecológica y la recuperación de variedades tradicionales. En 2010 se inaugura un hospital de referencia para los pueblos vecinos y en 2011, finaliza la urbanización del polígono industrial y de servicios de La Farinera, un espacio de emplazamiento estratégico con una buena conectividad vial. El reto, como define el Plan Estratégico 2025, es poder impulsar una mayor actividad productiva basada en una renovación, diversificación y cualificación empresarial, donde Mollet lidere el entorno territorial del Baix Vallès.

O.08.jpg

Desarrollo y Gestión del PGOU Mollet del Vallés 2005

En el contexto del Vallés Oriental, la ciudad se ha ido consolidando como centro de servicios, papel que aún se debe reforzar más. En el contexto metropolitano, la ciudad se ha ido consolidando como polaridad, entrando en competencia con otros núcleos de este territorio. La consolidación y potenciación de Mollet como lugar de referencia en estos dos contextos pasa fundamentalmente por las siguientes acciones: mirar la accesibilidad, potenciar los servicios, modernizar la estructura productiva, adaptar la estructura comercial y potenciar los elementos de ocio.

Mollet se encuentra dentro de un marco metropolitano y regional de altísima accesibilidad. Esta accesibilidad viene dada por la presencia de potentes autopistas, de carácter internacional, autovías de carácter nacional y otras vías comarcales y locales. La estructura vial de la ciudad de Mollet funciona a partir de la superposición de dos estructuras morfológicas diferentes pero complementarias. Por un lado, existen tres rondas o anillos concéntricos que permite la circunvalación a tres niveles dentro del municipio: territorial, de la ciudad residencial y de los barrios interios respectivamente. Esta estructura, de formació histórica más reciente, se complementa con los ejes radiales que coinciden en el centro de la antiga villa, de origen normalmente más antiguo.

Una de las características más singulares de la vialidad de Mollet es el aprovechamiento del viario de carácter territorial como “viario municipal o urbano”, por lo tanto podemos hablar de una estructura vial municipal, aunque el trazado esta fuera del término municipal de Mollet, formada a nivel vertical por la carretera de Caldes, con acceso transversal a la Autopista de Girona C-33, en la Autovía C-17, en el eje urbano de Burgos-Jaume I-Gaudí, en la carretera de Mollet en Sabadell B-140, con la autopista Ap-7, y con la carretera de Sabadell a Granollers C-155, y además esta carretera tendrá continuidad a sur para conectar con el nuevo trazado de la B-500 hacia Badalona. El doblado de esta carretera hacia levante es ahora la carretera de Gallecs BV-5154, pero lo hace parcialmente en la parte alta del municipio y atravesando un espacio que queda malrn es precisamente por el uso viario de esta carretera. La estructura actual muy potente en sentido horizontal y en sentido vertical con respecto al lado poniente, debería ser completada a levante para hacerla más eficiente en nivel local. Una opción sería el eje viario de la riera que actúa como límite urbano á de Paredes y Mollet al Barrio de Lourdes que permite una conexión entre Mollet y la carretera de Sabadell a levante. En este sentido también el eje carretera de Paredes-Congost juega este papel en el límite del término municipal a levante.

vulnerables 08124_Page_03.jpgEn el 2006 figura en el Inventario de Barrios Vulnerables, redactado por el Instituto Juan de Herrera y la Cátedra de Urbanismo de la ETSAM.

En los primeros años de la década de los 70′ se construye este ensanche de la ciudad conocido como Plana Lledó, a consecuencia del incremento de población que se produce en estos años en todos los municipios periféricos de la ciudad de Barcelona, por el incremento de la natalidad, pero también por la inmigración del campo a la ciudad, que buscaba trabajo en la industria creciente del entorno de la capital.

El barrio se ubica en al noroeste del centro de la ciudad. Limita por el sureste con las vías del ferrocarril y con el casco antiguo de la ciudad, por el norte con el parque de la avenida de Rivoli y el nuevo ensanche de Can Borrell, mientras que por el suroeste limita con una gran superficie destinada a equipamientos y zonas verdes entre las que se incluye el Parque de los Colores y varios equipamientos educativos y sociales. Constituye el primer barrio que sobrepasa las vías de tren. Se caracteriza por su alta densidad de población concentrada en edificaciones de manzana cerrada. Los dos grandes tipos de viviendas son: bloques alineados a viario con cuatro viviendas por planta, dos dan a la calle y dos al patio de manzana con una superficie de unos 75 m2, entre 5 y 6 alturas, muy característico de las promociones de los años 70′ y parcelaciones periféricas de los años 50′ que se encuentran fuera de ordenación con bloques de vivienda adosada de una ó dos plantas.

El espacio público que predomina son las calles estrechas, la mayoría, sin arbolado.

Plana Lleo

Plana Lledó es un barrio afectado por la Ley de Barrios. Las actuaciones realizadas por la Generalitat más importantes son las relativas a la mejora de la urbanización y las redes de abastecimiento e infraestructuras. Se prevé la construcción de un centro de servicios de integración social y cultural y la creación de la plaza Joan Miró cuyas obras ya están en marcha. Es un barrio rodeado de parques y equipamientos que en los últimos años ha visto aumentada su población con la llegada de inmigrantes.

En el PGOU se analizaban las capacidades potenciales de crecimiento poblacional, estableciendo un supuesto rito de transformacion residencial del casco urbano constante de 165 viviendas/año, obteniendo un incremento poblacional de 7.000 habitantes a fines de 2009 y otros 6.000 a finales de 2017. En cuanto a vivienda prevé 3.224 nuevas viviendas, de las cuales 980 con algún régimen de protección.

densidad mollet.jpg

La realidad. es que hoy la población de Mollet del Vallés es de 51.650 habitantes y su parque residencial edificado de 20.333 viviendas, de las cuales tan solo 257 son unifamiliares (el 2,68% del total). En un espacio tan reducido, con un término municipal de 10,8 km2, y una densidad próxima a los 4.500 hab/km2, y habría que descontar casi un 50% del término municipal al norte de la AP-7, para entender los casi 10.000 hab/km2 de Mollet del Vallés.

El Tribunal Supremo (TS) en marzo de 2016 ha anulado un estudio económico financiero del Plan de Ordenación Urbanístico Municipal (Poum) de Can Prat, en Mollet del Vallès (Barcelona). Este está reflejado en el acuerdo definitivo de la Comisión de Urbanismo de la Generalitat. El dictamen contradice de esta manera la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), a raíz de un recurso que presentó una inmobiliaria de una entidad financiera por el planteamiento urbanístico de un sector de esta zona de Mollet, según ha informado este lunes el consistorio en un comunicado. El Ayuntamiento ha asegurado que recurrirá la decisión del Supremo “hasta la máxima instancia judicial posible” dado que la resolución invoca una normativa preconstitucional del 1976, y ha indicado que contará con el apoyo de la administración catalana. En este sentido, ha subrayado que la sentencia ha sorprendido no sólo al Ayuntamiento, sino también a la Generalitat y a la impulsora del recurso. El consistorio ha considerado que el Alto Tribunal se ha “extralimitado” y ha invadido competencias del TSJC.

El Ayuntamiento de Mollet había modificado en 2013 el Plan de Ordenación Urbana Municipal (POUM) para permitir que los actuales propietarios de las fincas de la zona de Can Prat Norte puedan mantener su actividad actual. El cambio del régimen transitorio se ha adaptado a petición de los mismos propietarios. El pleno de Mollet dió el visto bueno al cambio de la normativa transitoria del sector Can Prat Norte, por lo que con la modificación de tres apartados de un artículo se permite “que la industria actual pueda pervivir y, incluso, cambiar de titular e impulsar nuevas actividades”. La zona, delimitada por la línea de tren de Barcelona a Francia, la C-33, Can Prat Centro y el puente de la Confluencia, cuenta con pocos propietarios y parcelas muy grandes. El cambio en la normativa también permitirá que las naves puedan almacenar y distribuir energía mediante placas solares...


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


Seguiremos analizando en próximas entregas los 250 municipios mayores de España