ALCOY, según Catastro, a 1.1.2015 por tamaño y fecha

 

tabla ALCOY % edad+tamaño edificaciontabla ALCOY edad+tamaño edificacionEstos gráficos representan el Parque Residencial de ALCOY, Alicante

Son los Bienes Inmuebles, de uso Vivienda, matriculados en el Catastro, clasificados por tamaño y fecha de inscripción.

Cada barra horizontal representa una década, siendo la más reciente la inferior (2010-2014) y la superior la más antigua (1900-1909).

Cada color es un tamaño, del más cálido (<60 m2) al más frío (>180 m2).

La barra inferior (DELVI) representa el cálculo hecho desde Otropunto para la obtención de la Demanda Latente de Viviendas (la demanda latente: la configuran los que no tienen vivienda y que por su perfil sociológico (edad) y socioeconómico (no están en desempleo), son potenciales compradores). Es una estimación del número máximo de viviendas que constituyen la demanda encubierta de una zona y que se basa en las personas con el perfil de los actuales compradores pero que todavía no han constituído un hogar.

Alcoy Delvi

tabla ALCOY.jpg

Alcoy piramideALCOY CATASTRO 2014-2016ALCOY INE.jpgALCOY ALQUILER.jpg

Son datos fríos, sin cocinar.

Información para la toma de decisiones.

Información para el conocimiento.


Alcoy GE1Alcoy es una ciudad de 129,86 km2 situada en provincia de Alicante, y es capital de la comarca de la Hoya de Alcoy, dentro de la subcomarca de los Valles de Alcoy. Limita con los términos municipales de Bañeres, Benifallim, Benilloba, Bocairente, Cocentaina, Ibi, Jijona, Onil, Penáguila y Torremanzanas

Históricamente ha sido una ciudad con especial relevancia tras la Revolución industrial en España, especialmente en el sector textil, aunque también en el metalúrgico y la industria papelera. Siempre ha estado condicionada entre la ciudad-industria y la ciudad-residencial en un territorio agresivo.

Además, es conocida como la “ciudad de los puentes”, ya que su peculiar orografía está marcada por barrancos que condicionan su urbanismo y las ampliaciones sucesivas, hicieron necesaria la construcción de estos puentes. Además de los pequeños puentes que formaban la antigua red viaria (el Puente de Penáguila, el Puente de Cocentaina y el Puente Viejo de santa roquesa), que datan de los siglos XVII y XVIII, hay otros menores que fueron edificados para permitir el acceso a las industrias situadas en la orilla del río Riquer, también están el Puente de la Pechina, el Puente de las Siete Lunas, el Puente de San Roque, el Puente de María Cristina, el Viaducto de Canalejas, el Puente de San Jorge, el Puente de Fernando Reig. Además cuenta con cuatro puentes de más de dos siglos de antigüedad. Se trata de los puentes del Tossal (1712), Antiguo de San Roque (1731), Alcázares (1780), Cadisenyo (1790), Buidaoli (1828), el Pont del Salt, el Pontó, La Vaguada, el Puente de Rafael Terol, el Puente José Luis González, el Puente Francisco Aura Boronat, Batoy.

El sector químico y farmacéutico (principalmente cosmético), el sector alimentario (aceitunas rellenas representadas por la firmas La Española y Serpis, productos cárnicos, pastelería y licores), la fabricación de perchas, así como la industria auxiliar relativa a las fiestas de moros y cristianos, son la principal vertiente económica de la ciudad, sustituyendo a la anterior industria metalúrgica, textil y papelera.

O.3_Calificacion.jpg

Calificación del Suelo – PGOU ALCOY –

Actualmente existe un repunte del turismo y la restauración, debido en parte a la mejora de las comunicaciones, la rehabilitación del patrimonio histórico y la estimulación del turismo de interior, pasando de menos de 200 plazas hoteleras en el año 1997 a ser casi 500 en 2006. Estas plazas se reparten entre dos hoteles de 3 y 4 estrellas respectivamente, un hostal, un albergue y cuatro masías dedicadas al turismo rural. Es de destacar que la población se duplica en las populares fiestas de moros y cristianos, siendo por tanto la oferta hotelera insuficiente, ya que este sector está más enfocado a la explotación del turismo de un día, por la proximidad de grandes puntos turísticos como Benidorm, Alicante o Guadalest. En la actualidad se está intentando explotar el turismo de congresos.

O.3A_Calificacion.jpg

Calificación del Suelo – PGOU ALCOY – Casco Histórico

Cabe destacar la presencia del sector económico proporcionado por la educación y la investigación, debido a la existencia de la Escuela Politécnica Superior de Alcoy (EPSA) de la Universidad Politécnica de Valencia, la Escuela de Arte Superior de Diseño, el Conservatorio de Música y AITEX (Instituto tecnológico del textil).

Alcoy GE3.jpgSe levanta sobre un enclave abrupto que condiciona tanto su desarrollo urbanístico como las comunicaciones con el exterior. El núcleo antiguo de la ciudad está delimitado por los cauces de tres ríos: el Riquer, el Molinar y el Bunisaido; conectándose con el resto de la ciudad por puentes y viaductos en un intento de continuidad urbana. Este casco antiguo, declarado conjunto histórico artístico, está en un proceso de gran degradación, tanto en el ámbito arquitectónico-urbanístico, como en el socio-económico. En este proceso han influido poderosamente la reconversión industrial, la emigración hacia otras zonas y lo obsoleto de sus infraestructuras. A esto se agrega un problema medioambiental, con falta de espacios públicos y degradación de los parajes naturales.
Paisajes industriales de AlcoyAlcoy ha sido a lo largo de su historia urbanística, pionera a la hora de adoptar cualquier nueva disposición en materia de ordenación de espacios urbanos y de zonificación de usos. La promoción inmobiliaria reciente tampoco se ha sustraido, en consecuencia, a los dictámenes legales emanados sucesivamente del Ministerio de Fomento, Instituto Nacional de la Vivienda, Ministerio de la Vivienda y Ministerio de Obras Públicas, así como de las naturales dinámicas urbanas. Ambos, junto a la singular influencia de un sustrato físico sensiblemente anfractuoso han modelado gran parte del paisaje urbano actual de Alcoy. Entre 1939 y 1994 Alcoy conocerá cambios de extraordinaria importancia en su fisonomía urbana y la mayor expansión superficial de su historia. Aprovechando los terrenos planificados del Ensanche de 1878. la ciudad traspasa por fin el límite físico del rio Barxell y se instala sobre las faldas del monte San Cristóbal,  a la vez que se parcelan y urbanizan todos los terrenos contiguos al núcleo original. Sobre los principales viales se desarrollaron barrios residenciales y polígonos industriales que, amparados en el mejor de los casos en planes preestablecidos, y muchas veces por  efecto de una política urbanística laxa y permeable, acaban por ocupar el escaso suelo urbanizable que todavía orla la ciudad. Los espacios residenciales crecerán sensiblemente en esos 55 años, salpimentados recientemente con actuaciones de reforma en suelo urbano consolidado, en el marco del fastuoso Plan A.R.A. (Arquitectura y Rehabilitación de Alcoy), actuación estrella de recuperación del patrimonio urbane heredado.
La ciudad de Alcoy experimentó los beneficios de la Revolución Industrial en el s. XVIII y alcanzó gran prosperidad en el s. XIX merced a la industria textil. El crecimiento, después de una primera “ampliación geométrica del plano”, exigió la aprobación en 1878 de un Plan de Ensanche, que permitió el crecimiento ordenado de las clases medias y de la burguesía, mientras las fábricas se amontonaban en el fondo de los dos ríos que ciñen la ciudad histórica y generaron la primera fuerza motriz de la industria textil. Por su parte, el proletariado se hacinaba en el estrecho callejero del centro histórico, donde los edificios, de adobe y tapial, crecían hasta siete y ocho plantas de altura por la simple añadidura de nuevas viviendas encima de la anterior. En ese callejero histórico, se ha reproducido hasta los años 60′ el alojamiento de varias familias en una sola vivienda, alquilando una habitación para dormir (toda la familia), con derecho al uso de los espacios comunales (cocina, comedor, retrete). Fueron las conocidas cases de Claus –casas de llaves- donde cada habitación tenía una llave para preservar la intimidad de la familia instalada en ella. Ese reparto interno, unido a los fuertes desniveles del suelo, determinaba que el reparto de las dependencias de la vivienda se hallase con frecuencia a diferente nivel y se organizasen de manera helicoidal en torno al eje de la escalera. Se trata de aspecto simbólico recogido en el Barri de La Sang, por el arquitecto urbanista Manuel Vidal, como forma de enraizar y contextualizar los criterios de la arquitectura contemporánea –y del formalismo- en el sitio concreto del centro histórico de Alcoy.
…Conforme a la R. Orden de 2S de julio de 1846 se digno V.S. encargarme la formación del Plano general de la ciudad de Alcoy, comprensivo de sus arrabales y paseos, con el objeto de establecer en el mismo líneas generales fijas y permanentes que marcaran el alineamiento y ensanche de la ciudad, como se proviene en aquella soberana resolución. Efectivamente, realizados aquellos trabajos, se hallan consignados en el expresado plano y se manifiestan en el mismo con líneas fuertes color carmín, tanto en la parte de eusanche de la ciudad por los tres puntos que Ie hemos concebido, como en el de la alineación y ensanche de sus calles actuales; todo l0 cual va explicado en los términos que nos han parecido más claros en el Plano general que se lleva mencionado, al cual nos remitimos con los trabajos en detalle que expresa el presente volumen.
Estos dobles trabajos son indispensables para el objeto e idea que se ha tenido presente al fijar la R. Orden que llevamos mencionada, sin los cuales no podría apreciarse con la debida razón el retire 0 avance de los edificios, porque construido aquel con la escala de mil doscientos cincuenta por uno, no podía el compás tomer los menores retires de los expresados edificios, bajo cuyc concepto y tratando de darle toda la latirud posible al proyecto que se nos ha encargado, acompañamos el presenre volumen, que ha dado el nombre que nos ha parecido propio, Ie titulamos Plano de la ciudad de Alcoy, en la suma de sus Calles, el cual comprende veinte y cuatro láminas sobre las que van colocadas todas las calles conocidas hasta el presente en la ciudad, marcando en cada una de elias con tinta color carmín las líneas de rectificación, cuyos planos se hayan construidos con sujección a la escala de doscientos por uno, y que además de apreciarse por la escala referida sus correspondientes latitudes, se hallan estas tambien consignadas en números del color arriba expresado, colocados en los extremos y donde mas han parecido conf0rme en cada uno de ellos, para su completa inteligencia…
En 1849 fue aprobado el Plan General de Alcoy, que se modificó en 1854 acompañando una relación de aquellas calles cuyo trazado debía ser modificado.
El modelo de desarrollo adoptado fue el Ensanche, un modelo “racional” de ciudad, de trazado ortogonal en cuadrícula que aunaba sencillez de diseño, facilidad de parcelación y venta de los terrenos. En 1864 se aprueba la primera Ley de Ensanche y en 1867 su Reglamento, derogados posteriormente por la Ley de 1876 y Reglamento de 1877, a cuyos dictámenes quedó sujeto el Plan de Ensanche de Alcoy, pionero en España. El Plan de Ensanche, redactado por Enrique Vilaplana Juliá y Teodoro Balaciart Tormo, ganadores del concurso público de proyectos, fue aprobado en 1878. Su necesidad era innegable, por el desarrollo económico y demográfico experimentado por la ciudad en las últimas décadas1, la presión de la opinión pública, las precarias condiciones de salubridad en el recinto urbano existente y la falta de suelo edificable.
De la memoria Justificativa del Ensanche en 1878:
… No ignora la Corporación municipal la situación de esta población enclavada entre dos barrancos, y que, falta de medios de extenderse, había de buscar su compensación en la elevación de los edificios… Tal estrechez, no há podido menos de originar también una subdivisión ilimitada de los edificios de los particulares, hasta el punto de que en gran parte de ellos, el número de sus propietarios, se cuenta por el número de sus pisos ó tal vez de sus habitaciones… parecen castillos suspendidos á cuarenta y mas metros, con cinco y seis pisos de habitaciones estrechas, donde se hacinan numerosas familias que no disponen de la cantidad de aire y luz que necesitan para vivir… de una tierra que les dá para vivir poco más terreno del que ocuparan el dia de su muerte..
Con la aprobación en 1939 de leyes encaminadas a la edificación de viviendas de renta reducida y la creación de organismos como el Instituto Nacional de la Vivienda, la Organización Sindical del Hogar y Arquitectura y los Patronatos Municipales y Provinciales de la Vivienda, en Alcoi se edifican varios de estos grupos de viviendas protegidas, sobre todo en la tercera zona de ensanche, lo que acabará por componer un panorama constructivo guiado básicamente por la iniciativa pública. Esos grupos de viviendas de promoción pública se construirán casi siempre en lugares poco atractivos para la iniciativa privada al quedar fuera del espacio planificado. Así, entre 1941 y 1976 se construyen más de 2.100 viviendas de iniciativa pública, las últimas ocupando ya terrenos urbanizables creados por el PGOU de 1957 y documentos transitorios posteriores.
El primer Plan General-1957 aprobado para Alcoy, en época moderna es de 1957, pionero en el marco urbanístico español, nace ajustado a los preceptos marcados por la Ley de Ordenación Urbana de 1956. El Plan parte del precedente Plan de Ensache de 1878, a cuyas normas se sujetó la construcción y urbanización del territorio planeado desde entonces (junto a las Ordenanzas Municipales de 1900 y 1962).
El Ensanche, dividido en tres zonas, ocupaba sectores de huerta y secano de la margen izquierda del Riu Riquer, junto al trazado de la nueva carretera Alacant-Xàtiva. La primera comprendía los terrenos parcialmente urbanizados del Pla, en torno al Carrer de Santa Elena; la segunda se extendía por los terrenos de la partida de Riquer, entre la Carretera de Alacant a Xàtiva, el Barranc de Soler y la Carretera de Alcoi a Banyeres, hasta las faldas del monte Sant Cristòfol, espacio vertebrado por las actuales calles Alzamora, Oliver y Santa Rosa; la tercera zona ocupaba el espacio comprendido entre los barrancos de Soler y Benisaidó, el curso del Riu Riquer y el monte Sant Cristòfol, organizada a partir de la Carretera Alacant-Xàtiva, donde la cuadrícula clásica de ensanche se muestra con mayor fidelidad. El conjunto proyectado lo fue sobre una superficie de 61,69 hectáreas, algo más del doble de lo que suponía en aquel entonces la superficie ya construida, alrededor de 28 hectáreas, con manzanas de 100 a 150 m de largo por 50 a 60 m de ancho y una superficie aproximada que estaba entre los 5.000 m2 y 9.000 m2. Desde ese momento, edificios residenciales en la primera zona y sobre todo industriales (metalurgias) en la segunda zona, comenzaron a poblar la superficie proyectada; la tercera zona, más alejada del núcleo urbano, permanecerá casi vacía hasta los años 1940 y 1950, cuando comience su consolidación definitiva, una vez inaugurado en 1931 el Pont de Sant Jordi, elemento de primer orden a la hora de explicar el proceso de ocupación de esta tercera zona de ensanche.
El proyecto de Plan Director Comarcal Alcoi-Cocentaina de 1971, las Normas Complementarias de 1973 y las Normas Subsidiarias de 1981 (nuevas áreas urbanizables al noroeste de la segunda zona de ensanche, todas ellas alejadas del núcleo urbano y ubicadas en áreas forestales de gran interés) guiarán el desarrollo de la ciudad en el periodo previo a la aprobación del  Plan General de 1989.
En 1973 se modifica con un nuevo PGOU-1973, consolidando tendencias espontáneas irregulares y un aprovechamiento desordenado del espacio urbano. Este será sustituido por unas normas “puente” las Normas Complementarias al Plan General-1981 aprobadas en 1981. El objetivo era posibilitar la dotación de terrenos aptos para usos residenciales a precios razonables. Se suspenden licencias por 2 años  y se proponen áreas urbanizables como Riquer, Huerta Mayor-Les Llometes, Cotes Altes, Font Dolça-Cotes Baixes, Baradello y Sargento, El Estepar-Florencies y Serelles-La Mola.
O.2_Clasificacion.jpg

Clasificación Suelo – PGOU Alcoy-

Hasta la definitiva aprobación en 1989 del PGOU no ha tenido Alcoy un documento de ordenación espacial de la ciudad adaptado a requerimientos jurídicos y socioeconómicos de la dinámica urbana en contínua evolución.

Como en otras ciudades industriales europeas, los barrios históricos de Alcoy experimentaron en los años 1960 y 1970 graves problemas de deterioro físico y social. Identificada por el Gobierno autónomo como una potencial capitalidad de un territorio valenciano reorganizado a partir de comarcas, las propuestas de recuperación de la vieja ciudad industrial se centraron en la cualificación de las funciones, el hábitat y la morfología. Del gran paquete de intervenciones urbanísticas, las más señeras se propusieron para su centro histórico, abriendo un notable debate científico y ciudadano sobre los criterios de intervención en el centros histórico, del que salió victoriosa la renovación sobre la rehabilitación, pero sin el necesario apoyo social.
O.2A_Clasificacion

Clasificación del Suelo – PGOU Alcoy – Casco Histórico

La ciudad de Alcoy, de larga tradición industrial en los ramos del textil hogar y la papelería, entró en crisis en los años 1970 como consecuencia de la reconversión industrial hacia nuevas tecnologías y por la deslocalización. Los viejos barrios obreros del centro histórico colapsaron por graves problemas estructurales y sociales. Las primeras tímidas propuestas se centraron en la catalogación de los edificios de mayor valor y en su protección pasiva. En la segunda mitad de los años 1980, en el contexto de las estrategias desarrolladas en algunas ciudades europeas de recuperación de sus espacios centrales, la concordancia política entre las tres administraciones públicas implicadas (estatal, autonómica y municipal) propiciaron un ambicioso programa de renovación integral de la ciudad (Plan ARA con objetivos sociales, funcionales y morfológicos) para convertirla en capital de las comarcas centrales de la Comunidad Valenciana. El paquete de medidas se inspiraba en los principios sociales y funcionales del Movimiento Moderno y, en concreto, en las propuestas para recuperar el corazón de las ciudades. Por su radicalidad frente a las propuestas conservacionistas y pasivas vigentes, desataron un notable debate científico y ciudadano, saldado en beneficio de políticos y técnicos impulsores del Plan ARA. El cambio de signo político en las administraciones cooperantes y la asunción del paradigma neoliberal trastocaron la mayor parte de las propuestas, reorientadas hacia la mera sustitución de viejas viviendas por otras nuevas de promoción privada, tras un largo periodo de interrupción y parálisis, que desvió los objetivos privados y públicos hacia otros ámbitos urbanísticos. Se analiza el proceso teórico y técnico de concreción de las primeras propuestas y los cambios de paradigma, para valorar finalmente los logros alcanzados y el conocimiento empírico resultado de la larga gestión, para conocer sus posibilidades de transferencia hacia otras ciudades de características similares.

ARA Alcoy.jpg

La obligación de las administraciones públicas de garantizar la conservación del patrimonio histórico artístico de los pueblos de España, señalando la posición preminente del Estado y de los Gobiernos autonómicos, y la posición subordinada de los ayuntamientos consagrada en el art. 46 de la Constitución de 1978 (“Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.”), condujo en 1982 al Real Decreto 3945/1982 dónde todo el centro histórico de Alcoy fue declarado conjunto histórico-artístico (conforme con los principios de la Ley de Patrimonio Histórico-Artístico Nacional de 1933) y la redacción de la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español, luego sustituida en la Comunidad Valenciana por la Ley 4/1998 del Patrimonio Cultural Valenciano, que convertía los conjuntos histórico-artísticos en Bienes de Interés Cultural (BIC), entre ellos el de Alcoy.
Dentro del estudio de Barrios Vulnerables elaborado por la ETSAM/Instituto Juan de Herrera, destaca en Alcoy la identificación de 3 barrios: Casco Histórico, Ensanche y Caramanxel.
Pertenecen a la forma de crecimiento de casco histórico los barrios de Ravals Vell y Nou, Beniata, Buida Olí, Portal de Riquet, Riba y Sang.
En el siglo XIX y comienzos del XX se comienza la realización del primer ensanche, donde se van a situar los palacetes de la burguesía enriquecida por la industria. El Cantagallet es la primera alternativa fuera del entorno del centro histórico destinada a alojar a la emigración que llega a trabajar a las industrias y molinos del río Molinar. Se sitúa sobre unos terrenos escarpados, junto al área natural mejor conservada. Su forma de crecimiento responde a la de parcelación periférica. El barrio del Viaducto comunica con el núcleo de la ciudad por medio del Viaducto de Canalejas y se creó para alojar la segunda mayor oleada de emigrantes llegada a la ciudad. Se trata de una promoción de los años 60-75.
El Instituto Valenciano de la Vivienda definió un Proyecto de Arquitectura i Rehabilitación d ́Alcoi (ARA) que delimita 5 zonas de actuación: Beniata, Riba, Portal de Riquet, Buida Olí y Sang, inscrito dentro de un Plan de Revitalización Integral de Alcoi.
El casco histórico de Alcoy se encuentra entre el cauce de tres ríos, el Molinar, el Riquer y el
Bunisaido. El núcleo más antiguo corresponde a los barrio Raval Vell y Raval Nou. El área de la Sang está situado en la zona sur del conjunto histórico-artístico. El área de la Riba es la fachada lateral del barranco del río Molinar. Las áreas de Buida Olí y Portal de Riquer se encuentran situadas a la derecha e izquierda, respectivamente, del actual puente de San Jorge. El Beniata es el último barrio del Casco Histórico. El Cantagallet y el Barrio del Viaducto perfilan las dos márgenes del barranco del río Molinar.

Dentro del casco histórico de Alcoy nos encontramos con dos situaciones bien diferenciadas, las zonas interiores y más consolidadas, donde aún se centran las actividades administrativas, sociales y culturales de la ciudad, con un parque inmobiliario densificado y envejecido, y las zonas periféricas, remate y borde del casco en el límite de los barrancos que lo circundan. Aunque estas zonas han tenido su importancia histórica como zonas de acceso a la ciudad han devenido obsoletas por su accidentada topografía, el profundo deterioro de la edificación, a veces las medianas actúan como muro de contención de otras viviendas, y su situación alejada de las nuevas vías de conexión. La degradación de estas zonas no sólo es funcional, sino también ambiental.

El área de la Sang se caracteriza por la existencia de habitaciones a diferentes niveles, con
dimensiones mínimas ocupadas en régimen de alquiler por el proletariado industrial. Cuando la familia crecía se acondicionaba otra pieza situada a un nivel diferente, es la denominada “casa de Cleus”.
En área de la Riba se alojaba la mano de obra barata asociada a la industria textil y a las factorías hidráulicas del citado río. La compartimentación horizontal es muy fuerte, resultando parcelas muy profundas y estrechas que se desarrollan en gran altura.
El área de Buida Olí ha quedado marginada con la construcción del puente de San Jorge que cruza el río Serpis. Las viviendas existentes están muy deterioradas debido a la mala construcción y a que a veces están adosadas a industrias contaminantes.
El área del Portal de Riquer perfila la fachada de la ciudad desde el límite con el barranco que define el río Barxell. Las edificaciones se encuentran muy deterioradas, casi en estado ruinoso.
Cantagallet está formado por un conjunto de ca sas autoconstruidas por emigrantes llegados en los 40, en algunas de ellas se conserva un cierto carácter rural. Al otro lado de este barranco se sitúa el barrio del viaducto que se resuelve por medio de bloques de mayor densidad en una pequeña plataforma natural.
Ensanche. El ensanche se sitúa al oeste de la ciudad, relacionado con las zonas más importantes de esta, con el centro por el este, con Santa Rosa por el sur y con la Zona Norte al norte. Separado de estos barrios por los ríos Uxola, Riquer y Benissaidó, precisa de los puentes de Sant Roc, San Jordi y Petxinas para acceder a ellas. El barrio vulnerable de L’Eixample se corresponde con la zona suroeste del ensanche, delimitado al oeste por la calle Escultor Peresejo, que lo separa de la zona de ricas viviendas unifamiliares de Uxola, la calle Isabel la Católica al norte, Na Saurina d’Entença y Victor Espinós al este y el río Uxola al sur
Caramanxel: Esta zona tiene su origen en la calle Caramnxel, donde empezaron a edificarse viviendas autoconstruidas por trabajadores de escasos recursos ya en el siglo XIX. Años más tarde, antes de 1925 se instaló en la zona el Matadero municipal, actual polideportivo. Sin embargo el definitivo desarrollo de la zona se produjo a fi nales de los años cincu enta, a partir de promociones sociales del Ministerio de Vivienda para las clases trabajadoras. Entre estas se encontraban Sant Maure de 1957, Juan XXIII de 1964, La Clau y Sagrado corazón de Jesús o Caramanxel de 1976. Aunque originalmente humilde nunca alcanzó el carácter de marginalidad que tenía el barrio de Batoi. A partir de entonces el barrio se fue desarrollando e incorporando nuevas edificaciones entre las que se encuentran algunas muy recientes. Además el fuerte movimiento asociativo del barrio consiguió importantes mejoras y nuevos equipamientos.
El barrio se situó inicialmente en terrenos periféricos poco accidentados, y donde los costes de urbanización eran menores. Al sur del ámbito, junto a la avenida de Caramanxel, en las calles San Pedro y San Pablo se encuentran viviendas de una y dos alturas que se adaptan a las zonas más abruptas de la zona. A oeste de la calle Caramanchel se encuentra el antiguo matadero ahora convertido en polideportivo. A continuación de éste se encuentra una gran manzana dónde se sitúa el Cuartel de la Guardia Civil y los Antiguos Juzgados. Las viviendas de Caramanxel, de dos y tres alturas son las más deterioradas del ámbito. Como continuación de esta calle aparece el bulevar de La Hispanidad, dónde se sitúan las viviendas de mayor altura del barrio, de en torno a nueve plantas, y algunas de las más recientes. Al sur de esta avenida se sitúan la mayoría de las promociones de vivienda social. Estas están compuestas principalmente por bloques lineales de seis y cuatro alturas. Estas promociones se organizan entorno al parque de Caramanxel y la Placeta de Ros y la Plaza del Ciclista Blai Domingo Llido. El conjunto de viviendas de Juan XXIII, similar a las anteriores se separa del resto de las promociones por el Parque del Norte

De las 31.453 viviendas que hoy tiene ALCOY, tan sólo el 27% (8.445 viviendas) son posteriores a 1990 y otro 50% (15.411) se levantaron entre 1950 y 1980, y más del 10% tienen más de 70 años. En un municipio tan condicionado por su orografía y tan grande (12.966,35 ha), con un escaso 7,21% (935,3 ha) calificado de suelo urbano y un 2% (258,56 ha) de suelo urbanizable, está casi todo dicho. Cuenta con una población de 59.567 habitantes, cifra que viene reduciéndose desde 2008, y al mismo tiempo envejeciéndose rápidamente.

Es la ciudad consolidada protagonista frente a los nuevos desarrollos.

1-ÁMBITO ARRUS

ARRUS – Programa de Fomento de la Regeneración y Renovación Urbana de ALCOY -2015

Debe acondicionar el parque residencial del Casco Histórico (BIC) a las necesidades de la población demandante, acometer la regeneración de zonas industriales (tradicional motor de la economía local), con la incorporación de dotaciones y equipamientos, objetivos ineludibles de una ciudad que debe tomar un nuevo impulso tras la construcción de infraestructuras tan importantes en la última década.

Una ciudad compacta en un entorno marcado por los cauces fluviales y barrancos, que lucha por compatibilizar el desarrollo económico con la preservación del medio ambiente y su paisaje. El PGOU-1989 pone sobre la mesa un gran diagnóstico, ahora hay que defenderlo a todo tipo de presiones.


Cada mercado es local.

Cada municipio tiene su singularidad.

Cada municipio se retrata en su parque residencial.


Seguiremos analizando en próximas entregas los 250 municipios mayores de España

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s